“Dame lo que sea, no quiero quedarme con pesos encima”

15 de abril, 2020

pesos demanda

Por Luis Varela

 

Con enorme tensión, a gran velocidad, sin que nadie esté seguro de dónde está parado, los participantes del mundo financiero siguen tomando decisiones de todo tipo, mientras el corona virus sigue haciendo estragos en el hemisferio norte, y se dirige con rapidez hacia los fríos del hemisferio sur, por lo que Brasil acaba de tener la mayor cantidad de muertos en un día y Argentina ya sufre 105 fallecidos y un preocupante incremento de contagiados confirmados.

 

Para enfrentar la difícil situación, completamente desconectado de toda posibilidad de financiamiento externo, el Gobierno continuó realizando ayer emisión de pesos a mano llena y concretó una licitación para evitar pagar el bono Boncer 20 (TC20), que vence el 28 de abril, y a contramano de lo que ocurrió en el llamado anterior, uno de cada cuatro privados que tenía este papel aceptó canjearlo por bonos en pesos futuros.

 

¿Qué fue lo que ocurrió? ¿Cuál fue el elemento que generó este cambio en los inversores en papeles locales? Varios analistas, entre ellos Fausto Spotorno del Estudio Ferreres y Asociados, ya calculan que la inflación de este año estará al menos en la zona del 60% anual. Y algunos, incluso, afirman que la suba de precios terminará siendo aún mayor.

 

Ante esa realidad, con el peso deshaciéndose minuto a minuto, la decisión de los tenedores de moneda local fue contundente y la misma en todas direcciones: “comprá lo que sea, pero no te quedes con pesos, porque se están licuando y día a día irán valiendo cada vez menos”.

 

Frente a esa posibilidad, ayer se multiplicó hasta un récord histórico la operación con bonos, que son utilizado para realizar negocios intermedios que terminan comprando dólares de manera legal. Por eso, mientras el Gobierno sigue subiendo los dólares oficiales en cámara lenta, los dólares libres volvieron a pegar ayer un nuevo salto.

 

Lo paradójico del caso es que esta huída del peso hacia el dólar en la Argentina se está dando en un momento en el que el billete verde está retrocediendo en bloque en el exterior. Estados Unidos registró ayer 1.500 nuevas muertes, ya llegó a 25.000. Hubo un récord diario en Francia, con 762 fallecidos. Los muertos en Alemania ya se acercan a los de China. Y, con esa ola, el billete verde retrocedió afuera contra todo: bajó 1,2% en México, 1% contra la libra, 0,7% contra el real, 0,6% contra el euro, 0,5% contra el yen y cedió 0,1% en Chile,

 

Sin embargo, mientras el dólar cae, el peso argentino lo hace aún con mayor velocidad. El dólar turista subió 13 centavos hasta $ 87,79 pesos. El oficial subió 10 centavos hasta $ 67,53 y el blue saltó 75 centavos hasta $ 90. El dólar mayorista subió 12 centavos hasta $ 65,50. Sin pagos, el BCRA sigue recuperando reservas: tienen US$ 43.889 millones. El dólar mep saltó $ 4,85  hasta $ 105,94. El contado con liquidación subió $ 6,01 y llegó a un récord de $ 108,22. Y la brecha entre el oficial y el blue cuarentena está en el 33% y la brecha entre el ccl y el mayorista explotó hasta el 65%. Y al mismo tiempo hubo fuertes subas, medidos en pesos, para la libra, el euro y el real, que cerraron ayer a 82,65, 71,84 y 12,66 en los canales oficiales.

 

Con una inflación que supuestamente rueda al 60% anual, los plazos fijos siguieron bajando, ya que pagaron entre 20,5% y 21%. Y, en consecuencia, los que tenían TC20 por vencer, y que iban a ser reperfilados de manera automática si no aceptaban el canje ofrecido, aceptaron participar en el llamado que hizo ayer el Tesoro. Al cierre de esta edición, con los primeros números de la operación, en la licitación para rescatar el TC20: hubo 164 órdenes por 98.323 millones de pesos, el 89% del total del título. La tenencia estimada de la Anses era del 85%, así que los 4 puntos adicionales representan una adhesión privada. La mayoría fueron puestas de entidades públicas, pero se estima que el 27% de los privados entraron. Casi todos los pedidos de recambio cayeron en el Boncer de abril 21, seguido por Boncer marzo 22 y en menor medida Letes diciembre 20 y Letes julio 20.

 

Estas decisiones vienen con un adicional. Se espera que en las próximas horas el ministro Guzmán realice una propuesta de reestructuración de los bonos ley Nueva York. La idea, según se dice hasta ahora, en principio con aval del FMI, sería no pagar ni cupones ni capital hasta 2025, y luego, en años sucesivo ir pagando tasas adicionales. De ser aceptada esta propuesta, se estima que los bonos a valor contado tendría una fuerte suba, que permitiría que muchos tenedores recuperen parte de lo perdido, y puedan decidir si se quedan, o abandonan del todo los títulos de una Nación que está quebrada, sin actividad, y sin recaudación.

 

En ese marco, ayer mismo se discutía en el Senado con gran resistencia, la implementación del “impuesto patria” que se aplicaría a las grandes fortunas, aunque la izquierda pretende que sea aplicado a los patrimonios de más de $ 100 millones, que a valor dólar de ayer significaría un aporte obligatorio para quienes tengan inmuebles, propiedades y otros valores por más de un millón de dólares.

 

Esto se da con un mundo en emergencia, sin que los commodities se puedas estabilizar.  La Opep y Rusia hicieron un acuerdo para recortar la oferta de crudo, pero el barril de petróleo igual cayó ayer en un movimiento totalmente inesperado. Sin pestañear por la movida de Putin y los árabes, volvió a declinar 8,1%, hasta apenas US$ 21,53 por barril. Y detrás de eso los granos también se debilitaron, ya que en Chicago hubo una baja del 1,6% para el maíz, merma del 1,1% para el trigo y descenso del 0,8% para la soja. En Rosario, sin embargo, se vio una suba del 2,5% para la soja y del 0,8% para el maíz. Pero, buscando refugio, los metales preciosos estuvieron otra vez muy firmes: la onza de plata subió 1,4% y el oro avanzó otro 0,8%. Mejoraron los metales básicos: el cobre subió 3,2%, el aluminio trepó 2,1% y el níquel avanzó 1,8%. El bitcoin recuperó 1,6%, con el ethereum como el mejor valor del sector.

 

Especulando con que el virus será superado y que habrá un mañana, la mayor parte de las bolsas mostró subas. Hubo un repunte del 2,4% al 4% en los índices de la Bolsa de Nueva York, con verdadera histeria de cotizaciones en Wall Street. En línea con NY, hubo subas del 1,4% en la Bolsa de San Pablo y de 0,4% en la de México.

 

Y a la espera de la oferta de Guzmán, los títulos argentinos volvieron a mostrar ilusión: subieron en pesos, pero en dólares no cambiaron demasiado. Mientras en el exterior se vio una fuerte baja para los bonos de Italia, Grecia y España, con repunte para los de México, los bonos argentinos tuvieron volumen récord y un reporte mínimo en sus cotizaciones. El 80% de lo operado en bonos se transó en cinco papeles: AY24 33%, AY24X 18%, TO26X 13%, TC20 8% y TC21X 7%. Y en los extremos, hubo un salto para los bonos TVPY y PAY0, con subas del 8% al 16% para los bonos PARA, A2E8, AC17, AY24X, AA25 y DIA0. Con desplome para los bonos PAY0C, AA46D y TC21Y, con bajas del 8% al 13% para los bonos TO26Y, AA22Z, TO26Z, DICPZ, CCO26 y TC21Z.

 

Al mismo tiempo, con $ 1.092 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires saltó 6,6%, con el 80% de lo operado en acciones concentrado en ocho papeles: G.F. Galicia reunió el 27% e YPF logró el 20%. En los extremos hubo una suba del 8% al 11% para Casado, San Miguel, Central Puerto, Introductora, Galicia, Rigolleau, Juramento, Richmond y G. Oeste. Una baja del 2,8% para Patagonia. Los Cedears descollaron en la Bolsa: treparon hasta 32% y superaron en volumen a las acciones. Y los ADR argentinos en Nueva York mostraron subas del 1% al 7,5% para Globant, IRSA P, Galicia, Macro, Telecom, TGS, Bunge y Tenaris y una caída de casi 4% para IRSA I.

 

El escenario que está ganando espacio es crear la sensación de que todos los bonos en pesos se irán pagando y que los bonos en dólares se postergarán sin pago ni de cupones ni de capital. Y, por supuesto, los bonos en pesos se irán licuando con la inflación, ya que el único recurso que tiene el Estado es la emisión de una moneda en un país con la economía completamente parada.

 

Dejá un comentario