Obvio: estiman que se profundizará la recesión

16 de marzo, 2020

estabilización inflación hacienda ministerio economia indec

Anoche, en conferencia de prensa, el presidente Alberto Fernández volvió a advertir que la economía se verá (más) afectada por las medidas que se están tomando para mitigar la propagación de la pandemia del coronavirus. De esta manera, la recesión por la que atraviesa el país se profundizaría, según las estimaciones de algunos especialistas.

 

“Creemos que el impacto sobre la actividad económica será significativo”, estimó la consultora Ecolatina, que en este marco se vio obligada a recortar su proyección del PIB para 2020, pasando de una contracción de 1,5% a una de 2% con riesgo a la baja si las restricciones de circulación/cuarentena se profundizan.

 

Asimismo, estimó que el impacto de esta situación sobre la inflación será positivo: su proyección para esta año pasa de 37,5% a 35%. “Creemos que la caída en los precios internacionales y las depreciaciones de nuestros principales socios comerciales ayudarán a reducir la inflación local siempre que no se produzca un nuevo salto del dólar oficial (lo cual ocurriría en un escenario de default). Pese a que el desplome en el precio del petróleo paraliza la actividad local en el sector, ayudará a contener los aumentos en tarifas y combustibles”, explicó.

 

“Por un lado, la dinámica del comercio exterior se está resintiendo. Si bien Argentina es uno de los países con menor apertura comercial del mundo, parte relevante de su producción tiene como destino China, Estados Unidos y Europa (explican cerca del 30% de nuestras exportaciones) y el shock de demanda que están teniendo estos países definitivamente afectará el volumen de nuestras ventas”, señaló la consultora en un informe.

 

Asimismo, señaló que el precio de las commodities cayó en las últimas semanas y no queda claro si se recuperarán en el corto plazo. Además, indicó que el flujo del turismo receptivo se verá afectado por el temor a la pandemia y el cierre parcial de fronteras. “Estos efectos apuntan en la misma dirección: el ingreso de divisas comerciales se resentirá en un contexto de escasez de reservas internacionales”, afirmó.

 

Respecto a las importaciones, que también se verán afectadas (menor actividad interna y menores precios internacionales), indicó que el efecto no compensaría en la balanza comercial la merma en las exportaciones.

 

“El menor saldo de divisas pondría en una disyuntiva al equipo económico: o impone restricciones cuantitativas a las importaciones con el fin de preservar el superávit comercial para hacer frente a sus compromisos financieros, o acepta perderlo parcialmente y no resentir tanto el nivel de actividad”, trazó, y estimó que es probable que se elija un “mix”, lo cual considera que afectará tanto la negociación de la deuda como a la actividad económica local.

 

“La negociación de la deuda, que no venía desarrollándose por los carriles esperados, puede complicarse un poco más, ya que si el saldo de dólares esperado para las próximas semanas se reduce el tiempo comenzará a jugar en contra del país. Esta situación, en la cual el reloj no corre a la misma velocidad para los acreedores que para Argentina (los fondos no priorizarán la negociación con argentina en este contexto), implica menor poder de negociación”, sostuvo.

 

En tanto, los bonos han estado cayendo en las últimas jornadas, lo que podría afectar a la renegociación. De acuerdo con el análisis de la consultora, si bien convierte una quita agresiva en algo más aceptable, también es cierto que aumenta la probabilidad de que fondos buitres compren parte relevante de los activos para bloquear la reestructuración con el fin de litigar para intentar cobrar el 100% de sus acreencias.

 

Por otra parte, resaltó que es factible que la cancelación de eventos multitudinarios, un porcentaje creciente de empleados realizando tareas desde su casa y la suspensión de parte del año lectivo en colegios y universidades, afecte el nivel de actividad en sectores sensibles. “Por caso, en junio y julio de 2009, tanto los hoteles como los restaurantes sufrieron una merma en su actividad que superó el 8% mensual en términos desestacionalizados”, ejemplicaron en base al avance de la gripe A en aquella época.