No asalariados: los únicos que crecieron

17 de enero, 2020

rappi-glovo trabajo no asalariado

En el tercer trimestre de 2019, los puestos de trabajo totales se incrementaron 0,9% respecto al mismo trimestre de 2018, debido a una variación de los puestos de trabajo asalariados de -0,5% y un aumento de los puestos no asalariados de 5,3%. En números absolutos, la cantidad de puestos de trabajo (no es lo mismo que trabajadores dado que hay personas que tienen más de un empleo) fue de 20,6 millones: 15,4 millones de asalariados (10,6 registrados y 4,8 no registrados) y 5,2 millones de “puestos de trabajo no asalariados”.

 

Esa última categoría fue la que más creció en la era de Mauricio Macri. En rigor, fue la única que creció (ver tabla). Según los cálculos de Luis Campos (CTA) la cantidad de puestos “no asalariados” creció 523.000 entre el tercer trimestre de 2016 e igual período de 2019. Según Campos, la tendencia ya era evidente, aunque el valor del número, dice, lo asombró. En diálogo con El Economista, agrega: “La explicación lineal diría que es consecuente con la política laboral que impulsó el Gobierno de Macri (fomento de los emprendedores como sea, libertad de acción para empresas de plataforma tipo Uber, Rappi y demás), sumado a una economía que no generaba incentivos para crear empleo asalariado y a múltiples causas para que las personas salgan a hacer lo que puedan (caída de empleo y caída de ingresos)”.

 

 

Los datos, que provienen de un informe que ayer presentó el Indec, muestran que el sector comercial es que el cuenta con más no asalariados (1,6 millones), seguido por la industria (689.000) y el agro (467.000).

 

Según datos del Ministerio de Trabajo de octubre pasado, entre los no asalariados registrados, 1,6 millones son monotributistas, 397.500 autónomos y 355.500 monotributistas sociales. Días atrás también se publicó la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (más conocida como RIPTE) de noviembre pasado. Fue de $ 48.591,60, 1,6% más que octubre. En aquel mes, sin embargo, la inflación fue de 4,3%. La retracción del salario va más allá de aquel mes puntual.

 

La comparación punta a punta muestra lo siguiente: con una inflación acumulada de 291%, según el IPC-BA, en el período macrista (noviembre de 2015 versus noviembre de 2019) y un Ripte que avanzó 213%, la caída del salario real es de 19,9%. “En el último año y medio retrocedió 15,4%”, dijo Campos en Twitter.

 

Dejá un comentario