El superávit comercial de 2019 llegó a US$ 15.990 millones y podría ser mayor este año

23 de enero, 2020

pib Containers mercosur exportaciones exportador diseñar comercial déficit EE.UU. Brasil

Según los datos de Intercambio Comercial Argentino (ICA), publicados hoy por el Indec, a balanza comercial registró en 2019 un superávit de US$ 15.990 millones.

 

Tal como describe el estudio, las exportaciones aumentaron 5,4% (US$ 3.333 millones) en los doce meses de 2019, respecto al mismo período de 2018. La suba se debió principalmente al incremento en cantidades (12,2%), ya que los precios cayeron 6%. A nivel de grandes rubros, productos primarios, MOA y combustibles y energía aumentaron 25,1%, 4,5% y 4,1%, respectivamente, mientras que disminuyeron las MOI (6,8%).

 

En los doce meses de 2019, las exportaciones alcanzaron US$ 65.115 millones y las importaciones, US$ 49.125 millones. De ese modo, el intercambio comercial  disminuyó 10,2% y alcanzó un valor total de US$ 114.240 millones.

 

En cuanto a las importaciones, en los doce meses del año pasado se desplomaron 25% respecto al 2018 (US$ 16.358 millones). Los precios bajaron 5,4% y las cantidades se contrajeron 20,7%. Las importaciones de bienes de capital cayeron 30,7%; las de bienes intermedios, 16,2%; las de combustibles y lubricantes, 32,2%; las de piezas y accesorios para bienes de capital, 16,8%; las de bienes de consumo, 25,6%; y las de vehículos automotores de pasajeros se hundieron 55,2%.

 

Durante el último mes del año, las ventas externas sorprendieron negativamente. Sin embargo, el registro positivo confirmó 16 meses consecutivos de superávit que contrarrestaron el déficit de US$ 3.700 M registrado en 2018.

 

 

 

Según explicó el Indec, el superávit comercial registrado en los doce meses de 2019 “se debió principalmente a una caída en las importaciones, fundamentalmente, de vehículos terrestres, sus partes y accesorios; combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación; reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes; máquinas, aparatos y material eléctrico y sus partes; y semillas y frutos oleaginosos, entre otras”.

 

Paralelamente, destacó un aumento de las exportaciones de semillas y frutos oleaginosos (de US$ 2.896 millones); junto a cereales; carne y despojos comestibles; y grasas y aceites.

 

 

Los principales socios comerciales durante el año pasado fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden.

 

  • Las exportaciones a Brasil alcanzaron US$ 10.386 millones y las importaciones, US$ 10.159 millones. Con lo que el saldo comercial fue superavitario de US$ 226 millones.

 

  • Las exportaciones a China sumaron US$ 7.058 millones y las importaciones, US$ 9.267 millones. El déficit comercial en este caso fue de US$ 2.209 millones.

 

  • Las exportaciones a Estados Unidos sumaron US$ 4.104 millones y las importaciones alcanzaron US$ 6.274 millones. El déficit con Estados Unidos en diciembre fue de US$ 2.170 millones.

 

Estos tres países en conjunto absorbieron 33,1% de las exportaciones de Argentina y abastecieron 52,3% de las importaciones.

 

En 2020, ¿vamos por más?

 

Desde ABECEB hacen un pronóstico cauteloso: esperan que “las exportaciones se mantengan estancadas y que las importaciones se recuperen muy modestamente en un contexto de magra recuperación del consumo y la actividad económica”.

 

Según anticipa LCG, “la mejora en el tipo de cambio otorga mayor competitividad vía precio para las ventas externas de 2020”. Sin embargo, falta conocer como afectarán las mayores retenciones en las exportaciones de productos primarios y manufacturas agropecuarias, así como también una mayor base de comparación anual respecto a la que existió en 2019, dada la fuerte sequía que sufrió el sector agrícola en 2018.

 

“Esperamos que, durante el año actual, las exportaciones crezcan alrededor de 4% anual, considerando que también se proyectan mejoras en el precio del trigo y la soja”, añadieron.

 

En relación con las importaciones, el aumento de los controles vía licencias no automáticas y el mayor tipo de cambio causarán un efecto negativo. “De todas maneras, las bajas bases de comparación y una mejora en la actividad a mediados de 2020 podrían comenzar a mostrar un rebote del indicador, seguido de variaciones positivas”, explicaron.

 

“Esperamos que las exportaciones continúen excediendo a las compras externas, manteniéndose el superávit de la balanza comercial”, concluyó su pronóstico LCG.

 

Ecolatina coincide, optimista, y afirma que “para 2020, el superávit comercial acumularía otro récord, sin embargo, los crecimientos espectaculares de dos dígitos habrían quedado atrás”. Proyectan un resultado positivo cercano a US$ 17.000 millones.

 

En un momento de escasez de dólares, el saldo superavitario es una buena noticia pero todavía parece lejano el objetivo de lograr un aumento sustantivo de las exportaciones que evite la reaparición de la restricción externa cuando las importaciones aumentan fuerte a medida que se reactive la economía.

 

Dejá un comentario