Estiman que el paquete de medidas subirá la recaudación 1% del PIB

17 de diciembre, 2019

marco_del_pont afip medidas recaudación

El Gobierno de Alberto Fernández enviará hoy al Congreso un proyecto de ley con un paquete de medidas económicas. Entre ellas se encuentra el regreso de “dólar turista”, que será un impuesto del 30% para las compras con tarjetas de crédito efectuadas en el exterior, y un aumento sobre el impuesto de Bienes Personales. Por medio de estas medidas, sumadas al aumento sobre el nuevo esquema de retenciones para el sector agrícola, que se implementó la semana pasada, Fernández buscará aumentar los ingresos fiscales.

 

“Los cálculos que estamos haciendo, teniendo en cuenta la suba de retenciones al campo, el impuesto compras en el exterior y el aumento en Bienes Personales, nos muestran que el año que viene los ingresos estarán subiendo más o menos un punto porcentual del PIB”, indicó ante El Economista Fernando Marull, titular de la consultora Fernando Marull y Asociados.

 

Marull detalla que, respecto a 2019, el año entrante los ingresos por las retenciones al agro subirían 0,2% del PIB; Bienes Personales, 0,4% del PIB; y turismo, 0,3% del PIB. Sin embargo, aclara que el cálculo correcto es respecto de la proyección según las alícuotas anteriores si en 2020 se hubiesen mantenido. En ese caso, el aumento de las retenciones al campo representa un aumento sobre el PIB de 0,5%.

 

No obstante, el especialista resalta que aún falta conocer en detalle las medidas que el Gobierno tomará respecto al gasto público, las que estima que tendrán un impacto mayor que el que generará el aumento de los ingresos tributarios. De acuerdo con sus proyecciones, en 2020 el gasto aumentará 1,5%, por lo que el déficit primario resultaría mayor al de este año y el saldo negativo se estaría acercando al 1% sobre el PIB.

 

“Estimamos que este paquete implicará entre $ 250.000 millones y $ 300.000 millones en total. Esto representará entre el 0,8% y el 1% del PIB, donde los más pesado será el impuesto por compras con tarjetas de crédito en el exterior”, señaló en diálogo con El Economista Fausto Spotorno, director de la consultora Orlando J. Ferreres (OJF), quien coincide en señalar que, para ponerlo en la balanza, habrá que analizar qué impacto tendrán las medidas que prometió el Gobierno, como el incremento en las jubilaciones, salarios estatales, asignaciones, entre otros.

 

Por su parte, el economista Francisco Eggers señala que el agujero fiscal actual está en el orden los US$ 20.000 millones. “Hay estimaciones que indican que, por retenciones, se recaudarían US$ 2.000 millones anuales más, y lo de las tarjetas quizás arrime otros US$ 2.000 millones. Además, Bienes Personales, si triplica su recaudación con un fuerte aumento, podría acercar otros US$ 1.000 millones. Es decir, cierra parte del agujero, pero todavía queda bastante”, afirmó Eggers ante este medio.

 

Los economistas proyectan que en 2020 el gasto público aumentará 1,5% y que el déficit primario resultaría mayor al de 2019: en concreto, se estaría acercando a un punto porcentual del PIB.

 

Según Eggers, se podría avanzar mucho más en ese sentido con retenciones más fuertes, pero eso debería ir junto con sostener un tipo de cambio muy competitivo. Sin embargo, resalta el especialista, esto tiene costos sociales. “Pero no achicar fuertemente el agujero fiscal también tiene costos”, remarcó.

 

El economista Miguel Kiguel señaló que un impuesto del 30% al turismos “saliente” parece tener un claro objetivo recaudatorio: puede generar más de 0,5% del PBI, según afirmó desde sus redes sociales. Por su parte, el economista Amilcar Collante indicó que su cálculo es que, aún cayendo 35% las compras en el exterior, habrá US$ 1.460 millones en recaudación, que al trasladarlos a pesos con una cotización oficial de $ 65 por dólar, arrojaría casi $ 95.000 millones.

 

“A la espera de mayores detalles, consideramos que este impuesto (por compras en el exterior) debería incrementar la demanda por turismo local, aunque esperamos un efecto acotado en términos de recaudación directa (0,2% del PIB) y creemos que la medida está principalmente orientada a reducir el impacto de los gastos de turismo sobre las reservas del BCRA, engrosando el resultado de la cuenta corriente cambiaria”, estimaron desde el Grupo SBS.