El Gobierno de Mendoza promete una revolución productiva con la minería

23 de diciembre, 2019

SUÁREZ

En medio de intensas y multitudinarias movilizaciones, el Gobierno de Mendoza salió a defender los cambios en la Ley 7.722 y aseguró que la minería será un gran impulso para la provincia.

 

“Luego de aprobarse las modificaciones que se hicieron a la Ley 7.722, que prohíbe el uso de algunas sustancias químicas para la explotación de minerales, quedaron abiertas las puertas para dar inicio a 19 proyectos mineros en la provincia de Mendoza. (Eso) posibilita no solo la diversificación de la matriz productiva sino que además se reactivará una actividad que moverá en la provincia recursos por alrededor de US$ 349.234 millones (valor bruto del mineral), bajo estrictos controles que garantizan la protección del agua y del medio ambiente”, indicaron en un comunicado oficial. La cifra de US$ 349.234 millones resulta a todas luces excesiva y es cerca de 80% del PIB de Argentina.

 

 

El cálculo fue hecho por la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros (Camem). La entidad realizó un informe acerca de los recursos que se podrán extraer estimando que la minería permitirá generar en la provincia 17.550 puestos de trabajo durante la etapa de construcción de seis de los proyectos principales y otros 39.240 en la etapa productiva, entre mano de obra directa e indirecta (servicios).

 

Los proyectos que podrían avanzar a partir de la aprobación de las modificaciones son Sierra Pintada (uranio), San Jorge (cobre y oro), Don Sixto (oro, ubicada entre San Rafael y Malargüe), Paramillos (plomo, plata y zinc), Elisa (cobre), Hierro Indio (hierro) y Paramillos Sur (cobre), los mismos que se incluyen en las estimaciones de producción a cinco años; y Papagallos (cobre y oro), Santa Clara (oro), y Barroso, Cerro Amarillo, Matancillas, Callejón Grande, El Seguro y Quebrada Amarilla (cobre).

 

“Desde la Camem explicaron que en los primeros cinco años y con siete minas en producción, podrían generarse US$ 1.215 millones. La estimación comprende consumos en bienes y servicios por US$ 456 millones, y otros US$ 342 millones en producción, por el compre local”, agregaron desde el Gobierno provincial, aportando una cifra, en este caso, más realista.

 

En cuanto a la recaudación del Estado, la carga tributaria directa anual alcanzaría los US$ 114 millones, y si se consideran los encadenamientos productivos, la recaudación para la provincia sería de US$ 213 millones.

 

En tanto que durante la etapa productiva se necesitarán 9.810 personas, pero se calcula que por cada uno de ellos se generan más de tres puestos de trabajo (29.430 empleos), y en total la producción alcanzará los 39.240 puestos de trabajo.

 

Antes de entrar en producción, se generarían 32.450 puestos de trabajo de forma directa para la construcción de los emplazamientos, lo que daría lugar a 97.350 puestos de trabajo indirecto, o 129.800 empleos totales.

 

La estimación toma en cuenta los veinte proyectos. Así la actividad podría comenzar en Mendoza con la generación de 17.550 puestos de trabajo en construcción y 8.070 en producción en el mediano plazo, entre mano de obra directa e indirecta.

Dejá un comentario