Transición: relativa calma durante el primer día

29 de octubre, 2019

Bolsa mercado dólar

La jornada financiera de ayer transcurrió sin grandes sobresaltos. Con el endurecimiento del cepo cambiario (el Banco Central bajó el límite para la compra individual a US$ 200 mensuales), el dólar logró retroceder $ 1,5 respecto al viernes en el segmento minorista y cerró en $ 63,5 en el Banco Nación. No obstante, el mercado mostró su reacción negativa ante el triunfo del candidato del kirchnerismo, Alberto Fernández: el Merval retrocedió casi 4%, el riesgo país aumentó 6% y las acciones locales en Wall Street cayeron más de 14%.

 

Sin embargo, este escenario estuvo muy lejos de lo que algunos temían. Había expectativas de que la jornada de ayer fuera similar a la del día siguiente de las PASO. Aquel lunes, tras el entonces candidato del Frente de Todos, hoy Presidente electo, la reacción fue descomunal: la inmediata corrida cambiaria llevó al dólar a un salto de 30% (pasó de $ 46 a $ 60); se duplicó el riesgo país y llegó a los 1.600 puntos básicos; la bolsa de Buenos Aires se desplomó casi 40%; y las acciones argentinas se derrumbaron hasta 65%.

 

Tal como lo había adelantado El Economista en ediciones anteriores, la jornada de ayer no tenía margen para que se repitiera el escenario de aquel “lunes negro” de agosto. Básicamente, porque, dada la amplia ventaja de Fernández sobre el oficialismo en las primarias, el resultado definitivo ya estaba asumido por el mercado y los movimientos se habían anticipado.

 

A eso se sumaron otros factores que influyeron sobre el clima de ayer, como el nuevo límite que implementó la entidad monetaria para la compra mensual de divisas, la no muy extensa brecha entre Macri y Fernández en los comicios y las buenas señales que dieron desde ambos espacios respecto a la transición de Gobierno.

 

En la noche del domingo, tras la difusión de los resultados electorales, el presidente, Mauricio Macri, anunció que acababa de acordar con el Presidente electo una reunión para al día siguiente por la mañana para empezar a trabajar en el traspaso de mando y lograr una “transición ordenada”, lo cual fue bien visto por el mercado. El encuentro se concretó ayer las 10:30 en la Casa Rosada.

 

Otro de los factores con posible incidencia fueron las cifras de los comicios. Por la inmensa ventaja que había sacado el kirchnerismo sobre el oficialismo en las elecciones primarias, se esperaba que esa ventaja, que fue de quince puntos, se mantuviera o se ampliara en las elecciones generales. Pero la brecha entre ambos candidatos, mucho más acotada de lo esperado, fue bien vista por el mercado, ya que simbólicamente le resta poder al Gobierno entrante.

 

“El resultado marca que no tienen una mayoría absoluta. Entonces, el impacto no es tan agresivo”, señaló a este diario Guido Lorenzo, director de LCG. “Vamos a tener días más parecidos a los previos a las elecciones”, estimó el especialista.

 

“Es importante que el resultado haya sido con menor brecha de la esperada en términos de balance de poder y peso de la oposición”, coincidió Federico Furiase, director del estudio EcoGo, aunque resaltó ante este medio que, de todas maneras, “lo más relevante es el rumbo del nuevo programa económico del Gobierno entrante y que haya cooperación política durante la transición”.

 

Medidas del BCRA

 

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, afirmó ayer que las nuevas restricciones para comprar dólares tienen el objetivo de preservar las reservas. Además, admitió que este endurecimiento del cepo “no será gratuito” para la actividad económica.

 

“En los últimos días de la semana pasada observamos un aumento importante en la demanda de dólares, principalmente por parte de los individuos. Ante el riesgo de que este fenómeno se mantuviera esta semana, decidimos profundizar los controles en este frente”, explicó Sandleris ante la prensa. “Después de las PASO, las reservas cayeron US$ 22.000 millones, de los cuales un tercio corresponde a la salida de depósitos en dólares, otro tercio al pago de deuda y el restante a intervenciones en el mercado cambiario”, aseguró.

 

Por otra parte, Sandleris lamentó la “falta de consensos” para evitar llegar esta instancia. “No es normal que una elección presidencial genere el nivel de incertidumbre y volatilidad que hemos visto en estos meses”, enfatizó, y añadió que este escenario no se da en otros países. “La mayoría de los países de la región ha logrado alcanzar ciertos consensos básicos sobre las reglas económicas que hacen que los procesos electorales no afectan a sus economías”, sostuvo. “Lamentablemente, los argentinos no hemos sabido construir estos consensos básicos”, resaltó.

 

Dejá un comentario