Reforma laboral: Acevedo dijo que Fernández la apoya, pero Kulfas lo negó

6 de octubre, 2019

Aunque todavía falten 21 días para las elecciones y dos meses para la asunción de un nuevo gobierno, los primeros contrapuntos entre los empresarios industriales y representantes del Frente de Todos, ya salieron a la luz de la reforma laboral.

 

En un primer momento, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, aseguró que Alberto Fernández sentía que es “algo posible” realizar una reforma laboral.

 

Pero tal idea de una reforma laboral, uno de los pedidos que la cúpula de la cámara empresarial le acercó al candidato opositor en la reunión del último miércoles, fue rechazada de inmediato por Matías Kulfas, uno de los referentes del equipo económico del Frente de Todos.

 

Acevedo habló durante una entrevista radial sobre la posibilidad de que un nuevo gobierno encare una reforma laboral y aclaró que su percepción se desprendía de los encuentros que mantuvo con Fernández y su equipo durante los últimos días.

 

“Es uno de los puntos que discutimos. Yo no le tengo miedo a la reforma laboral y es lo que discuto con los gremialistas. Se necesita una modernización. La ley de trabajo actual es muy antigua. Tenemos un montón de nuevos trabajos y hay que lograr que estén dentro de la ley para que puedan tener acceso a obras sociales y jubilación. Alberto lo ve como algo posible”, aseguró Acevedo en diálogo con CNN Radio.

 

Kulfas, en cambio, fue categórico al negar una futura reforma laboral y explicó que los encuentros que mantuvo Fernández con los empresarios y particularmente con el presidente de la Unión Industrial, Miguel Acevedo, giró más bien en torno a la posibilidad de lograr un fuerte pacto social y en “trabajar sector por sector, analizar dónde hay problemas, temas para mejorar y ponerse a trabajar en ese sentido”.

 

“Argentina no necesita ninguna reforma laboral”, enfatizó en diálogo con la AM750. Y agregó que no ve a la reforma laboral como “una solución mágica” sino que cree que sus efectos “agravarían la situación” de crisis.

 

“El problema de la Argentina es cuando aparecen estas miradas en torno a soluciones mágicas. Enseguida, aparece alguien que dice ‘tengo una solución, hagamos una reforma laboral, eliminemos el costo del despido y la economía empieza a ser competitiva y vuelve crecer’. Esto no tiene asidero”, sostuvo el economista.

 

“Lo que va a pasar es que los trabajadores que son despedidos no van a tener ni siquiera para sobrellevar los recursos hasta que logren un nuevo empleo. Ese trabajador va a consumir menos y esto va a agravar la recesión, no la va a subsanar”, señaló.

 

Acevedo más allá de la Reforma 

 

El titular de la UIA reveló además que el candidato del Frente de Todos les planteó otros temas como desdoblar paritarias por distrito: “Él tiene una mirada más federal, lo que es muy lógico. El primer paso sería que las paritarias no sean generales, porque después la paritaria de Buenos Aires termina siendo la de todo el país. Y acá el poder adquisitivo es muy alto en comparación al interior, donde podría hacerse con sueldos más reducidos”.

 

Acevedo se refirió también al rol que tendrá y la posible injerencia de Cristina Kirchner, candidata a vice, en la toma de decisiones. “Cristina es la vicepresidenta de la fórmula. La Argentina tiene un sistema presidencial muy fuerte. El que va a mandar y va a tener la lapicera para firmar las medidas es el presidente”.

 

Cuando le consultaron sobre cómo será la economía en los próximos años, Acevedo fue terminante: “Van a ser años duros… muy duros. Lo que se tendría que haber hecho en los últimos cuatro años se fue postergando por distintos motivos. Van a tener que ser de consenso porque lo que se necesita no lo puede hacer un partido político. No hace mucho estuvo una propuesta del Gobierno actual de consensuar algunos puntos básicos donde estar de acuerdo y sobre eso construir. Eso no se hizo, ni se llegó a discutir y es fundamental”.

 

Y por último, le pegó al presidente. “(Mauricio) Macri ignoró a la industria; la vio como algo antiguo. Y la industria no es antigua; es competitiva o no lo es. Acá es tremendamente competitiva. Pero si la industria sale y tiene casi 50 por ciento de impuestos en lo que haga, una logística terrible, tasas municipales y encima tiene que competir con un Gobierno que pone una tasa de interés de más del 80 por ciento… Esa tasa además después va a costos. El Gobierno cree que bajando la base monetaria va a bajar la inflación y se olvida de los costos”.

 

Dejá un comentario