Agenda externa para buscar aire en campaña

10 de septiembre, 2019

Agenda externa para buscar aire en campaña

En medio de la campaña electoral para las elecciones legislativas de 2017, el presidente Mauricio Macri prefirió delegar en la vicepresidenta Gabriela Michetti la misión de representar al país en la asamblea anual de las Naciones Unidas. La ratificación de las políticas de Cambiemos, en ese contexto, resultó una prioridad para el Gobierno ante un escenario internacional que lo mostraba como novedad bien recibida por las principales potencias. Sería su única ausencia. Macri participó en ese foro internacional tanto en 2016 como en 2018, años sin comicios, y lo hará este año, para buscar en el frente externo algo del aire político del que adolece en el país.

 

La breve gira del Presidente comenzaría el 21 de este mes, según trascendió ayer. Y además de su discurso en la apertura de sesiones de la ONU, Macri podría tener encuentros bilaterales con los mandatarios de Estados Unidos, Donald Trump, y de China, Xi Jinping. De ellos espera gestos de apoyo, bien preciado en un momento en que la marcha de las variables económicas será un test decisivo para tomarle el pulso a la performance electoral de octubre y la campaña adquirirá mayor intensidad.

 

Se descuenta que la comitiva estará integrada por el canciller, Jorge Faurie; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el embajador ante la ONU, Martín García Moritán, entre otros. A ellos se les sumará el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, para mostrar síntomas de “normalización” en la situación financiera del país, luego de la tormenta cambiaria de las últimas semanas.

 

El posible encuentro con Trump, en especial, es esperado con impaciencia por el Gobierno. Estados Unidos, el país que preside, tiene un gran peso dentro del Fondo Monetario Internacional (FMI), en un contexto en el que la Argentina espera el giro de US$ 5.400 millones por parte de la entidad financiera. En tanto, durante la eventual reunión con el presidente chino se podrían abordar proyectos de inversión que ya estaban siendo analizados, pero que todavía no se concretaron.

 

En 2016, Macri intentó mostrar en qué consistía el cambio en la política exterior de su gobierno y planteó los tres ejes de su política: el “hambre cero”, el combate al narcotráfico y la necesidad de unir a los argentinos. También se refirió al cambio climático como parte de los desafíos globales y reiteró el llamado al diálogo a Gran Bretaña por Malvinas. “Integrarnos y trabajar juntos nos fortalece, sigamos apostando a construir redes y tender puentes; cuenten con la Argentina, tenemos mucho para decir y para hacer”, sostuvo en uno de sus párrafos.

 

En 2018, ya con el primer cimbronazo financiero complicando la ecuación macroeconómica, Macri reivindicó su política exterior y la “inserción inteligente” del país en el mundo, cuestionó abiertamente al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela pidiendo que se declarase una “crisis humanitaria” y mencionó algunas de las dificultades que atravesaba el país. “Sé que el esfuerzo es grande y quiero agradecerle a cada argentino por eso. Sabíamos que no sería fácil, porque estamos cambiando sin tomar atajos y sin comprometer el futuro. Estamos construyendo consensos para un desarrollo equitativo y sostenible”, señaló.

 

¿Cuáles serán los ejes del discurso de este año?