Córdoba: peregrinación de cara a las primarias

19 de julio, 2019

Córdoba: peregrinación  de cara a las primarias

Córdoba se convirtió ayer en uno de los centros de la política nacional: dos precandidatos presidenciales, el del Frente de Todos, Alberto Fernández y el de Consenso Federal, Roberto Lavagna, estuvieron en la esta provincia haciendo campaña.

 

Siendo la segunda provincia del país, y distrito clave del triunfo de Mauricio Macri en la segunda vuelta de 2015, Córdoba se ha convertido en un distrito estrella, al cual todos los espacios y candidatos que compiten por la Casa Rosada, peregrinan con la intención de consolidar sus candidaturas.

 

El 12 de mayo, el gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, fue reelecto por un amplísimo margen en lo que constituyó la consolidación del oficialismo provincial que conduce los destinos de la provincia desde 1998.

 

Los precandidatos a diputados de Schiaretti competirán con boleta corta en las PASO de agosto y las generales de octubre.

 

Parado sobre un considerable capital político, pero lejos de pronunciarse a favor de alguna de las candidaturas presidenciales, Schiaretti decidió jugar con estrategia local declarándose prescindente en la disputa por la carrera presidencial. Los precandidatos a diputados nacionales de Hacemos por Córdoba (el oficialismo provincial), competirán con boleta corta en las primarias de agosto y octubre.

 

Hace pocos días, Schiaretti llevó al extremo el planteo y sus apoderados realizaron una presentación ante la justicia electoral, para que haya boletas sueltas de los candidatos presidencia bles. Una suerte de institucionalización del corte de boleta, lo que ayer la justicia finalmente desestimó.

 

Conscientes de las dificultades que el kirchnerismo ha tenido siempre para ser competitivo en Córdoba, Fernández desembarcó ayer en la provincia por segunda vez, en menos de diez días. Fue recibido la semana pasada por Schiaretti en la gobernación y arribó junto a Sergio Massa. La presencia del tigrense en tierras cordobesas no es ingenua: Massa trazó una alianza electoral en 2015 (UNA) con el fallecido José Manuel De la Sota, la que obtuvo el segundo lugar en las generales.

 

Las claves para pensar la importancia de Córdoba en las elecciones de este año son dos: si el oficialismo puede retener el caudal de votos que cosechó en 2015 (lo que parece difícil a la luz de los números rojos de la economía y de la caída de la imagen de Macri), y cuántos de los votos obtenido por el frente UNA (De la Sota + Massa) podrán ser capturados por la fórmula F F, lo que al menos les otorga margen para crecer, si bien Córdoba ha sido refractaria al kirchnerismo.

 

Fernández y Massa estuvieron ayer en la capital provincial, en donde compartieron un almuerzo junto a dirigentes de cámaras empresarias, recorrieron una fábrica por la tarde para luego brindar una conferencia de prensa. Hoy continuarán su recorrida por Villa María y Carlos Paz.

 

 

El arribo de los dirigentes del Frente de Todos fue motorizada a su vez por el titular del PJ cordobés y senador Carlos Caserio, quien ha expresado públicamente su apoyo a la fórmula del peronismo.

 

Por su parte, Lavagna y su vice, Juan Manuel Urtubey, brindaron ayer una conferencia de prensa en horas del mediodía para luego obtener la foto con el gobernador.

 

Los precandidatos de Consenso Federal sostuvieron ayer que “contra la grieta es el principal atractivo que tiene ese espacio” para el electorado.

 

 

“Nosotros desde un principio dijimos: ni un extremo ni el otro: ni Cristina, ni Macri. Fueron dos gobiernos de ocho años de fracaso y de economía estancada”, manifestó Lavagna.

 

En el equipo de trabajo del exministro de Economía, reconocieron que la foto servirá para poder instalar la figura de Lavagna, quien en 2007 como candidato a la presidencia obtuvo un triunfo a nivel provincial, por sobre Cristina Kirchner.

Dejá un comentario