Diálogos after office

3 de mayo, 2019

diálogos after office

El Economista salió de ronda ayer, como todas las semanas, con un trader y un analista político.

 

El Gobierno jugó su última bala de plata: las reservas. El FMI no va a prestar más (y no queda mucho) y los mercados están cerrados y así seguirán hasta 2020. El debut del lunes fue muy bueno (el dólar cayó más de $1,60), el martes bajó menos, el miércoles fue feriado y ayer se anotó una suba de más de 50 centavos…

Trader (T): Sí, pero está planchado. Cerró debajo de $45. No es poco. El tema es que si intervienen fuerte todos los días, la merma de reservas va a ser muy obvia y eso les va a jugar en contra. El waiver del lunes no garantiza un dólar quieto todos los días, pero da flexibilidad para operar si empieza a subir 50 centavos en cinco minutos. Si intervenís fuerte todos los días va a pasar como en abril de 2018. Si usan esto para desactivar 3 o 4 protocorridas por mes puede ser útil, pero si la cosa se pone fea fea no hay waiver que alcance.

 

Entonces, usted cree que hay pax cambiaria durante mayo, cuanto menos…

T: No me comprometa, eso no lo sabe nadie y el que le asegure algo, míralo de reojo. Atención que hay muchos gringos con bonos y letras en pesos. Si ninguno de ellos quiere desarmar, debería andar tranquilo el “billete”, pero recuerda que se esperaba lo mismo en abril.

 

Igual en abril subió menos de $1…

T: Es cierto, pero hubo mucha volatilidad en un mes en el que todos esperábamos calma.

 

En síntesis, buena decisión del BCRA. Compró tiempo…

T: Diría que la medida del lunes puede servir si te da flexibilidad para enfrentar algún que otro vacío de mercado y 3 o 4 protocorridas por mes. Si la quieren usar para planchar absolutamente el tipo de cambio en $45 te diría que es malo, y es por lo que supongo que el FMI no quería ofrecer esa flexibilización desde el principio, porque te van a ir comiendo esos dólares, y no los ahorristas locales, sino los fondos de afuera que están empomados y long en pesos sin salida. Si las expectativas y el humor del mercado son buenos, todo se estabiliza sin echar mano a las reservas, pero si todos se ponen recontra bearish con Argentina y hay pánico, nada te salva. La medida del lunes te puede ayudar en un escenario intermedio.

 

Si fuera Guido Sandleris, ¿firma un dólar a $50 para octubre o se la juega a que sea más bajo?

T: ¿Pregunta en serio? Firmo con sangre ayer.

 

Pasa entre el público otro operador de la city.

 

¿Y usted cómo la ve?

T2: Es un poco rápido para sacarte una conclusión, pero muy apresuradamente veo un canal de trade entre $44 y $45 en el mayorista pero en dos o tres jornadas definir eso es demasiado rápido. Creo que lo van a estabilizar en un rango, favorecer el carry así no se desarma y ven si aparece oferta de dólares. Después de ahí, depreciación controlada por debajo de la inflación. Esa es la idea. Ojalá les salga.

 

Pasemos al terreno estrictamente electoral. Algunos dicen que Macri ya perdió, algo, a mi modo de ver las cosas, muy exagerado. Faltan meses, hay más de 10% de indecisos y tienen los fierros del Estado. Usted que tiene varias presidenciales sobre el lomo, ¿cómo la avizora?

Analista Político (AP): Cada vez más complicada. Para Macri, digo. Arriba, es decir, entre los dirigentes amarillos y boinas blancas, hay una unidad tensa. Siempre fue un matrimonio por conveniencia, pero abajo se está rompiendo…ya lo vimos en Santa Fe el domingo. El candidato oficialista (en referencia a José Corral) perdió votos, que fueron para Antonio Bonfatti.

 

Sí, pero había un “escape socialista” en la provincia, y en las nacionales no hay equivalente: la elección será entre Macri y Cristina. Más allá del enojo radical o cambiemita, no imagino a las bases votando a Unidad Ciudadana…

AP: A ver si me entiende. El desafío de Macri es mantener lo que ya tiene y jubilar la tercera opción, que hoy es su principal amenaza y le hablo de Roberto Lavgana, que le está sacando votos al jefe de Estado y siquiera se lanzó aún. Mirá si suma a “Rulo” Lousteau y el neurocirujano con altas pretensiones. A Cristina, Lavagna ni le hace cosquillas.  Le diría a Don Roberto, como sugerencia, que debería desperonizarse un poco y no mezclarse con los Caamaño, Barrionuevo y Pichetto. Pero, volviendo a tu pregunta, mirá la película. Hace tres meses, la pregunta era con quién competiría Macri en el balotaje. Era algo obvio y dado. Hoy, hay dudas si llega. Cuanto menos, no es imposible que no llegue. Yo creo que va a estar y puede ganar. Las claves serán el dólar y la inflación. Si no doma a esas variables, puede perder un bloque de apoyo que hoy está con él porque no tiene adónde ir.

 



Dejá un comentario