Alberto y Mauricio, con asados electorales

24 de mayo, 2019

Alberto Fernández gobernadores peronismo PJ

Durante el mediodía del viernes, ambos precandidatos a la presidencia mantuvieron encuentros paralelos en tono electoral.

 

Alberto Fernández almorzó con el diputado Máximo Kirchner junto con intendentes y legisladores peronistas de la provincia de Buenos Aires en San Antonio de Areco. Donde se reunieron para avanzar en definiciones electorales y también en la elaboración de un plan para el sector agropecuario.

 

En la peña La Matera del distrito bonaerense de Areco, a 108 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, Alberto fue recibido por el intendente anfitrión Francisco “Paco” Durañona y por un grupo de jefes comunales bonaerenses que compartieron un asado como continuidad del encuentro del martes pasado en Cañuelas.

 

Fernández consideró que “siempre es bueno escuchar y hablar con los intendentes del interior de la Provincia, donde existe la preocupación de ver cómo seguir construyendo juntos y avanzar en cómo afrontamos esta situación en un contexto complejo”.  “Los intendentes son muy importantes porque son un dique de contención de malestar social y porque atienden a mucha gente que el Gobierno nacional ha expulsado al sistema”, agregó.

 

Con respecto a las negociaciones por la fórmula a gobernador bonaerense, Fernández no se explayó demasiado y solo esbozó: “Algo hablamos, pero no mucho”.

 

Al mismo tiempo, el presidente Mauricio Macri junto al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, compartieron un asado con trabajadores que participaron de la obra del Paseo del Bajo, el corredor vial porteño que se inaugurará el lunes.

 

 

Durante el almuerzo de fin de obra, que tuvo lugar en el obrador de Alicia Moreau de Justo y Garay, Macri estuvo acompañado por el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, quien previamente recorrió el viaducto acompañado por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

 

El mandatario asistirá el lunes a la inauguración oficial de la obra.

 

También asistieron el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel; el secretario de Transporte de la Ciudad, Juan José Méndez; y el secretario adjunto de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), Rubén Pronoti.

 

Según datos oficiales, más de 3.500 personas participaron en la construcción del corredor vial que se inició en enero de 2017.

 

En el último mes trabajaron 1.037 armadores, carpinteros y albañiles; 357 operadores de equipo y choferes; 239 mecánicos, señaleros y electricistas; 128 ingenieros y arquitectos; 83 técnicos, supervisores y capataces; y 153 administrativos.

 

El Paseo del Bajo, que se extenderá por 7,1 kilómetros, será de uso exclusivo para camiones y micros de larga distancia, permitirá “mejorar la fluidez del tránsito” y la “conexión” entre el Norte y el Sur de la Ciudad y “descongestionará” la zona del Microcentro porteño.

 

“El viaducto brindará una mayor seguridad vial y reducirá un estimado de 30 minutos de viaje a los 135 mil usuarios que cotidianamente ingresan en la Capital Federal”, precisaron desde Presidencia de la Nación.

 

Dejá un comentario