El 50% de las fintech invertirá más de US$ 1 M hasta 2021

23 de noviembre, 2018

“El fenómeno fintech no es una moda ni una tendencia pasajera: va a revolucionar la industria financiera”

 

Por Sofía Alvarez Beroqui

 

Una de las principales características de la era digital es la inmediatez. La demora que conllevan usualmente los trámites para solicitar un crédito, contratar un seguro o realizar cualquier operación bancaria ya no se adapta a la necesidad de los usuarios, cada vez más tecnológicos. En ese escenario comienzan a tomar fuerza empresas emergentes que revolucionan la industria financiera.

 

Existen 133 fintech en Argentina: si bien es un ecosistema incipiente, ya se proyecta su gran potencial. El Economista asistió a la presentación del primer estudio nacional sobre el tema, difundido por el Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Afluenta, líder en finanzas colaborativas. El informe, realizado por la consultora Accenture, permite observar la fuerte expansión de las empresas que ofrecen servicios financieros a través de herramientas tecnológicas.

 

El éxito de las fintech es una tendencia mundial que ya se ve reflejada a nivel local. Se trata de empresas de origen digital, que brindan servicios financieros mediante el uso de la tecnología, desafiando al sistema bancario tradicional. Entre las muchas categorías existentes se encuentran en primer lugar aquellas que facilitan el acceso a préstamos, en segundo lugar las que funcionan como medio de pago o transferencias y en tercer lugar las que brindan soluciones para pymes, comercios o grandes empresas.

 

En América Latina el sector se consolida acaparando el 25% de las inversiones, y en Argentina el crecimiento fue del 61% en 2018.

 

Erika Molina, representante de BID Lab, resalta que nuestro país se encuentra en cuarto lugar en cantidad de emprendimientos Fintech, después de Brasil, México y Colombia: “Algunos de los resultados que vemos a nivel local son parte de una tendencia regional: el sector está creciendo y consolidándose. Además, se genera un dinamismo de las inversiones de capital emprendedor: en el último año algunas fintech tuvieron inversiones récord”.

 

Uno de los puntos fundamentales del debate se encuentra en la regulación de la prestación de este tipo de servicios financieros. Hasta el momento, entes reguladores como el BCRA o la Comisión Nacional de Valores (CNV) consideran que el sector es chico y no representa riesgos. Sin embargo, según las encuestas el 73% de las fintech evalúa que contar con un marco regulatorio es un factor importante para su crecimiento y desarrollo.

 

Juan Pablo Bruzzo, presidente de la Cámara Argentina de Fintech, expresó que si bien aún no hay una regulación, hay normativas relevantes que inciden en la actividad, tales como el onboarding digital (o alta móvil) y la firma electrónica: “Son pequeños grandes logros que no sólo permiten el crecimiento de las fintech, sino de todo el sistema financiero”, aseguró.

 

Bruzzo también analizó la importancia de contar con un informe que permita comprender la evolución del ecosistema: “En Argentina hay una exclusión muy fuerte. Tanto las fintech como todo el sistema financiero tienen el desafío de brindar servicios de calidad: que la gente no deba hacer filas, que sea posible ahorrar, realizar pagos, pedir préstamos, sacar seguros adecuados. Este desafío excede a las Fintech, ya que reside en desarrollar un mercado de capitales sostenible entre todos”.

 

El próximo martes 27, la entidad que agrupa a las firmas del sector organizará el Foro Fintech 2018, en el que se abordará el aspecto regulatorio, así como también la relevancia que tienen este tipo de empresas para la inclusión financiera. Las oportunidades que presentan como actores sociales, como por ejemplo acceder a créditos, financiamiento y educación financiera, resultan sumamente importantes para aquellos sectores no bancarizados o semibancarizados.

 

 

Viviana Alva Hart, Jefa de Operaciones del BID en Argentina, explicó que en un contexto de baja inclusión financiera y alta penetración de Internet móvil, las fintech tienen el potencial de usar las innovaciones tecnológicas para hacer llegar los servicios financieros a la población desatendida por el sector tradicional.

 

En nuestro país, solo 49% de la población posee cuentas bancarias. Si ese porcentaje se divide por género, se observa que a diferencia de lo que sucede a nivel mundial, es mayor el porcentaje de mujeres titulares. El estudio hace foco en la necesidad de considerar la diversidad de género dentro de la industria, desde el punto de vista laboral y gerencial, pero también desde el análisis del consumidor y cliente. Asi
mismo, evalúa el impacto que tienen estas nuevas compañías en el medioambiente, por ejemplo reduciendo el consumo de papel físico y la necesidad de movilidad.

 

“Estamos intentando mejorar la calidad de vida de las personas, impulsando el desarrollo. La inclusión financiera significa que más gente tenga acceso, y que ese acceso sea más económico. La protección al medio ambiente y el tema de género también están presentes en el estudio, lo que es un llamado de atención para los emprendedores, porque hay muchas cosas relevantes además de la inclusión financiera”, añade Alejandro Cosentino, fundador y CEO de Afluenta.

 

Las fintech tienen el potencial de servir a personas que hoy se encuentran sin acceso a servicios financieros, pero su rol no se limita sólo a profundizar la inclusión financiera. Ofrecen nuevas e innovadoras oportunidades que extienden el sistema tradicional con agilidad y transparencia, comprendiendo mejor las necesidades de la población.

 

Tal como reflexiona Bruzzo: “Argentina comienza a ser un actor clave para la mirada de los inversores internacionales. Más del 59% de las empresas han obtenido fondos del exterior y la mitad de las fintech espera invertir más de US$ 1.000.000 en los próximos tres años”.

Dejá un comentario