El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 21°C

Pymes protagonistas y no sobrevivientes

Tras la sanción de la ley Pyme, el Gobierno trabaja en la reglamentación para hacer efectivos los beneficios de la norma.

10-08-2016
Compartir

Consciente del rol de las pequeñas y medianas empresas en la generación de empleo, el Gobierno impulsa un tratamiento tributario diferencial, medidas de fomento al sector, junto a líneas de crédito que pueden ser de 16% a 18%. El paquete pyme lanzado en mayo pasado entusiasmó a propios y extraños, y se plasmó en el Programa de Recuperación Productiva (ley 27.264 conocida como ley Pyme), sancionado por el Congreso en julio y publicada en el Boletín Oficial el 1° de agosto. Ahora desde la Secretaría de Emprendedores y Pymes trabajan en la reglamentación para hacer operativa toda la ley en septiembre de 2016.

Durante el seminario “Desarrollo PyME: Nueva ley y Programas para su fortalecimiento”, organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA), Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y Pyme del Ministerio de Producción, señaló que “nuestro objetivo central es cuidar y ayudar a crecer a las pymes, más aún en este momento tan particular de la Argentina y el mundo en materia de empleo, a partir de los avances tecnológicos que generan tensiones”.

En el marco del panel dedicado a explicar aspectos centrales de la ley de fomento a las micro, pequeñas y medianas empresas, ante un auditorio colmado de empresarios pyme socios de la UIA, Mayer recordó que hay un “problema estructural de empleo, con una fuerza laboral de 19 millones de personas, de las cuales sólo la mitad está formalizada, es decir en blanco, por lo tanto tenemos la misión de generar millones de puestos de trabajo”.

En este sentido, Mayer aseguró que “siempre es fundamental apoyar a las pymes por el rol que juegan en el desarrollo económico en un país, pero hoy se volvió más importante que nunca dada la situación que atraviesa el mundo que tiende a la automatización de procesos”. Para ello, desde la secretaría a su cargo se trabajó en estos meses en modificar las reglas de juego para la actividad de las pymes, junto a cuestiones tributarias y de financiamiento. Por otro lado, el titular de la Secretaría Pyme definió los tres ejes del área, capital humano, innovación productiva y asociatividad.

Los detalles

Al momento de explicar los alcances de la ley 27.264, Carolina Castro, subsecretaria de la Pequeña y Mediana Empresa, destacó que “la Ley de Fomento PyME incorporó aportes de otras fuerzas, por eso fue votada con gran nivel de consenso en el Congreso”, y subrayó como algo “novedoso” plantear un tratamiento impositivo diferencial para las pymes. Ahora sigue un trabajo que se enlazará con el Plan Productivo Nacional y se apoyará en la instancia del Consejo Consultivo de Monitoreo de Competitividad Pyme, creado por la ley, una instancia de “articulación público-privado”, según enfatizó Castro.

La funcionaria señaló que se está trabajando fuerte en la reglamentación de la ley, con el objetivo de hacerlo en los sesnta días desde la sanción que estipula la ley, que se estarían cumpliendo a fines de septiembre. El dato no es menor, porque la norma aún presenta algunas zonas grises, aunque en líneas generales es acompañada por el empresariado.

Por ejemplo, algunas de las consultas de los empresarios tuvieron que ver con la categorización como empresa pyme que fija la ley pero que no necesariamente es aceptada por las provincias y municipios para la determinación de tributos (Ingresos Brutos, tasas municipales, etc), lo que genera costos adicionales a las empresas. Por otra parte, hay sectores como las pyme mineras, que se quejan de no ser contempladas por la ley, o por el impacto de la inflación en los montos facturados y las categorías micro, pequeña y mediana empresa.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés