Ya no se descarta la candidatura de Trump

Clinton ganará las primarias del martes y se convertirá en virtual candidata mientras que hay confusión entre los republicanos

25-04-2016
Compartir

En la temporada de primarias más larga que se recuerde, los republicanos pueden definir a su candidato el 7 de junio en California.

Manaña será un día decisivo en la campaña presidencial de Estados Unidos. Habrá primarias en cinco estados del este del país (Connecticut, Delaware, Maryland, Pennsylvania y Rhode Island) y se espera un amplio triunfo de los que están liderando la carrera: Hillary Clinton y Donald Trump.

Con esos resultados Hillary quedará virtualmente consagrada como la candidata demócrata y la única duda es si Bernie Sanders abandonará la competencia cuando no sólo los análisis políticos sino también las matemáticas digan que no podrá lograr la nominación.

De todas maneras, Sanders recordará hasta el final que la gran ventaja que le lleva Hillary es porque tiene el apoyo masivo de los llamados superdelegados que son dirigentes del partido que participan de la Convención pero que no fueron electos en las primarias. Entre los surgidos del voto de los ciudadanos, la diferencia no es tan grande. También insistirá en que es un mejor candidato para las elecciones generales de noviembre. Mucho menos claridad hay en el campo republicano. Trump sumó hasta ahora 845 delegados, 300 más que Ted Cruz que marcha segundo. El martes, Trump ampliará su ventaja y reunirá entre 925 y 949 delegados.

De los resultados surgirá una certeza: Trump llegará a la Convención con una amplia ventaja en materia de delegados. La duda seguirá siendo si alcanzará a obtener los 1.237 delegados que son necesarios para obtener la nominación. Hasta las primarias de Nueva York, la mayoría de los analistas creía que no llegaría a ese número y que por lo tanto habría una Convención abierta en la que sería preciso que negociar el nombre del candidato. Pero hoy los pronósticos están divididos y tiende a predominar la visión de que Trump llegará al número mágico de 1.237 o estará tan cerca de lograrlo que la dirigencia republicana tradicional le costará frenarlo. Y si intenta hacerlo pagará un costo político por negarle la candidatura a quien más votos obtuvo.

Los datos

El mes que viene habrá primarias en las cuales se elegirán 199 delegados. La más relevante de todas será la de Indiana porque tiene un resultado incierto. Según el politólogo William Galston, a fines de mayo Trump tendrá entre 1.000 y 1.033 delegados pero otro analista, Steve Kornacki, estira la cifra a 1.061.

El 7 de junio se realizarán las últimas cinco primarias que distribuirán 303 delegados, de los cuales 172 corresponden a California. Teniendo en cuenta las encuestas sobre las elecciones en esos estados, Trump concluiría la temporada de primarias reuniendo, como piso, 1.170 delegados. Pero si tiene un buen desempeño en Indiana y California puede superar los 1.240. Las últimas encuestas lo muestran ganando en ambos estados.

Con la calculadora en la mano, muchos dirigentes republicanos empiezan a preguntarse si conviene seguir alimentado la estrategia “cualquiera menos Trump” o ver como pueden condicionar y limitar los aspectos más negativos de una candidatura que muchos, hasta altura, consideran inevitable.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés