El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Suba de los ingresos en EE.UU.

Se produjo el primer incremento en ocho años y fue el mayor aumento anual desde 1967.

14-09-2016
Compartir

La campaña electoral de Estados Unidos, tuvo ayer un único protagonista: Donald Trump. Hillary Clinton bajó la intensidad de su actividad proselitista como consecuencia de la neumonía que la afecta. Mientras tanto los sondeos siguen mostrando que la diferencia en favor de Clinton se redujo a menos del 3% pero sigue predominando en los distritos considerados decisivos por lo cual mantiene su condición de favorita. De todas maneras, Hillary deberá definir una estrategia para enfrentar a Trump ya que debe evitar caer en una campaña negativa y de confrontación personal porque es un terreno en el cual tiene poco que ganar y mucho que perder. En ese plano el único que se beneficia es Trump que ha hecho desde el comienzo una campaña poco convencional. En los próximos días los candidatos comenzarán a prepararse para su primer debate que se realizará el 26 de septiembre. En las últimas elecciones no tuvieron mayor influencia en la decisión de los votantes, pero este año todo es atípico en la política estadounidense.

La economía

A su vez, el debate sobre los temas económicos gana espacio en la campaña. Trump hizo su aporte en ese sentido al sostener que Janet Yellen está haciendo lo que quiere Barack Obama que es mantener las tasas bajas. Pero los mercados descartan la posibilidad de que la Reserva Federal suba la tasa de interés en su reunión de la semana próxima. Hubo mensajes contradictorios entre distintos funcionarios de la Fed lo que demuestra que no hay acuerdo sobre el rumbo a seguir y en ese marco no cabe esperar cambios. Por otra parte, la tasa de inflación se mantiene baja y el mercado de trabajo, si bien está sólido, no mostró grandes variaciones entre las últimas mediciones, por lo cual no hay ninguna urgencia por subir las tasas.

Sí se puede

La Oficina del Censo de Estados Unidos informó ayer que en 2015 los ingresos de una familia tipo subieron por primera vez en ocho años. El ingreso promedio de los hogares creció 5,2% con relación al año anterior y se ubicó en US$ 56.500. De todas maneras, ajustado por inflación, el ingreso es 1,6% inferior al de 2007 que fue el año previo de la crisis y 2,4% menor que el de 1999 que fue el pico histórico. Pero también se destaca que es el mayor crecimiento anual desde que comenzaron a publicarse los datos de ingresos en 1967. El índice de pobreza fue de 13,5% mientras que en el año 2000 era de 11,3%. La línea de pobreza para una familia de tres integrantes se ubica en US$ 18.850 de ingresos anuales. Los analistas consideran que esta tendencia se mantendrá de la mano del crecimiento y la reducción del desempleo por lo cual los ingresos no tardarán en superar el nivel previo a la crisis. Un dato saliente del informe es que la mejora fue amplia, distribuida entre todos los sectores y abarcó a casi todos las regiones del país.

También se registraron cambios en la distribución del ingreso ya que creció más el de los sectores de menores recursos que el de aquellos que están en la cúspide de la pirámide. Por otra parte, se sintieron los efectos de la reforma del sistema de salud de Obama ya que se redujo considerablemente el número de estadounidenses sin cobertura médica.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés