El Economista - 70 años
Versión digital

vie 14 Jun

BUE 20°C

Sincronización es la palabra de moda

Las principales economías del mundo están creciendo y lo harán también en 2018, un escenario que se dio en pocas oportunidades

10 octubre de 2017

En la semana en la que se realiza la Asamblea Anual del Fondo Monetario y el Banco Mundial no  faltan análisis y pronósticos sobre la economía global. Y en todos los casos se destaca la sincronización que existe en este momento porque los países que tienen características similares están atravesando el mismo ciclo económico. Así, Estados Unidos y la zona euro están creciendo a tasas similares y Japón los sigue de cerca.  La OCDE monitorea  45 economías y todas están creciendo, algo que ha sido muy poco habitual en los últimos cincuenta años.  El nivel de actividad de los países del G 20 se expande al 3, 6% y los indicadores anticipados apuntan a que el crecimiento seguirá en 2018. Y los países BRIC crecieron simultáneamente en el primer semestre   por primera vez en tres años.

David J. Stockton del Instituto de Economía Internacional con sede en Washington pronostica también un crecimiento global del 3,7% tanto este año como el próximo. En 2017 el PIB de Estados Unidos subiría 2,1%, el de la zona euro 2,2% y el de China 6,8%. Mientras que el año que viene lo harían al 2,4%, 2,1% y 6,6% respectivamente.  Un escenario estable además de  sincronizado.

Los motivos que lo explican son cuatro según Stockton: políticas monetarias expansivas, estrategias fiscales con más estímulos que antes, mayor confianza por parte de los empresarios y una mejor situación de los países exportadores de commodities porque hay una demanda sostenida.

El crecimiento  sincronizado está recibiendo respuestas sincronizadas por parte de los gobiernos y de los bancos centrales. Por eso, en mayor o menor medida, están pensando en desarmar su posición de activos financieros, o como mínimo no incrementarla. También empezaron a subir levemente las tasas de interés.  De todas maneras, no todos los economistas comparten esa estrategia y hasta el FMI plantea que no es un camino adecuado ir hacia hacer políticas monetarias más restrictivas en un escenario de bajas tasas de inflación y niveles salariales retrasados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés