El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 16°C

Luis Lacalle Pou terminó con 15 años del Frente Amplio

29 noviembre de 2019

Como se descontaba, la Corte Electoral de Uruguay confirmó ayer que Luis Lacalle Pou ganó el balotaje del 24 de noviembre y, de esa manera, el Partido Nacional vuelve al poder.

Lacalle Pou se impuso al candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, aunque con una diferencia muy estrecha de 48,7% a 47,4%

El nuevo Gobierno pone fin a un ciclo de quince años del Frente Amplio, con dos gestiones de Tabaré Vázquez y una de Pepe Mujica. Los signos de agotamiento son claros porque la economía está estancada, subió el desempleo y hay un incremento de la inseguridad a la que no se le dio la respuesta adecuada desde el Gobierno.

Lacalle Pou presidirá un Gobierno con la presencia de los partidos que formaron parte de la coalición electoral que le posibilitó ganar las elecciones. El Partido Colorado, la otra fuerza histórica de Uruguay tendrá un papel importante pero también hay un socio incómodo: el general Manini Ríos, un militar ultraderechista que obtuvo el 11% de los votos en la primera vuelta.

Entre las iniciativas que pretende llevar adelante Lacalle Pou figura la de reducir el déficit fiscal, que alcanza a 5% del PIB. Pero encontrará resistencia porque la futura oposición, que ya se ha manifestado en contra de cualquier ajuste o recorte en los programas sociales.

El próximo Gobierno uruguayo será más liberal en lo económico, más conservador en lo social y más duro en la esfera de la seguridad pública. Pero todo será dentro de la moderación que caracteriza a la política uruguaya.

Lacalle Pou también tiene una mirada crítica sobre el Mercosur, que lo acercará a la posición que tiene el Gobierno de Brasil en ese tema. Pero no se trata de una visión exclusiva del Presidente electo sino que es compartido por gran parte de la dirigencia política uruguaya. De todas maneras no es fácil hacer cambios en el Mercosur, ni para mejorarlo como plantea el discurso de los progresistas ni para limitarlo como sugiere el discurso liberal y aperturista.

La relación de los futuros gobiernos de Argentina y Uruguay no tendrá sobresaltos más allá de las cuestiones ideológicas. La trama social del vínculo entre ambos países supera cualquiera diferencia de visión entre los gobiernos, y no hay que olvidarse que el momento de mayor tensión en la relación bilateral se dio por el conflicto de las pasteras cuando gobernaban Cristina y Tabaré.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés