El Economista - 70 años
Versión digital

dom 19 May

BUE 10°C

Hillary, la gran favorita

08 noviembre de 2016

por Juan Radonjic

Hoy se vota en Estados Unidos y el resto del mundo tiene motivos suficientes para estar interesado en el resultado porque las decisiones que se toman en Washington tienen impacto más allá de las fronteras del país.

Se pone fin a la peor campaña electoral que se recuerde por la cantidad de agravios personales entre los candidatos y, por eso, es un motivo de preocupación el efecto que pueda tener sobre el futuro gobierno tanta confrontación. El gran desafío del sistema político será dejar atrás lo antes posible esta campaña en la cual el rechazo al otro candidato fue, en muchos casos, el principal determinante del voto.

Que una figura como Donald Trump haya llegado a plantear un escenario de elección competitiva muestra muchas debilidades del funcionamiento político de Estados Unidos. No se trata de sus propuestas, porque salvo en el tema de los acuerdos comerciales, ha seguido el credo republicano. El problema son sus posiciones personales llenas de racismo, misoginia y arrebatos autoritarios. Pero Trump no es fruto de la casualidad, sino de la radicalización que desde hace varios año viene mostrando el Partido Republicano. Forma parte, además, de una tendencia global de auge del populismo que viene de la mano del bajo crecimiento de la economía y de la sensación de abandono por parte del establishment político y económico que tiene muchos sectores sociales que se sienten amenazados por la globalización. Y, por eso, millones de estadounidenses le darán hoy su voto.

Las proyecciones

El promedio de las últimas encuestas le otorga a Hillary Clinton una ventaja de tres puntos en el total nacional, aunque mantiene una amplia superioridad en el Colegio Electoral. A lo largo de campaña, hubo momentos de mayor diferencia a favor de Hillary, pero nunca dejó de estar primera. Por otra parte, los candidatos presidenciales demócratas obtuvieron más votos que los republicanos en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales.

La coalición que sostiene a Hillary está conformada por las minorías, las mujeres, los jóvenes y los segmentos más educados de la población. La base geográfica de los demócratas está en la costa oeste, los estados del noreste y en algunos distritos industriales. Hay 19 distritos en los cuales los demócratas vienen ganando desde 1992 y que aportan 242 electores de los 270 que son necesarios para ganar. Si Hillary, por ejemplo, suma Florida (29 electores), la elección estará definida.

Los republicanos en esta oportunidad obtienen el respaldo mayoritario de los hombres blancos de mediana educación. Desde el punto de vista geográfico, su peso electoral se concentra en el sur y en el oeste del país pero la suma de electores de los estados en los que ganaron desde 1992 llega a sólo a 114.

La demografía ayuda a los demócratas porque tienen el apoyo de los segmentos de la sociedad que más crecen y los antecedentes electorales están a su favor. Más allá de su crecimiento sobre el final, en ningún momento Trump pareció en condiciones de cortar con las tendencias tan favorables para Hillary.

El mapa electoral de Estados Unidos es bastante estable y el comportamiento de los votantes se repite en la mayoría de los estados y circunscripciones. Los distritos realmente competitivos porque no tienen un patrón electoral definido son muy pocos y allí concentraron sus esfuerzos los candidatos. También en ese plano, la ventaja es para Hillary, ya que ganaría en la mayoría de ellos como Florida, Virginia, Iowa, Nueva Hampshire, Pennsylvania y Colorado mientras que Trump sólo ganaría en Ohio y Carolina del Norte. Todo apunta a un triunfo ajustado de Hillary en el voto total y una gran ventaja en electores.

El único elemento que podría alterar el resultado sería una baja concurrencia a votar en los sectores más favorables a Hillary. Uno de ellos sería el de los negros y de allí que Barack Obama haya intensificado su participación en el tramo final de la campaña para generar un mayor entusiasmo en ese segmento. Otro grupo clave es el de los latinos, que en su inmensa mayoría apoyarán a Hillary pero que, a diferencia de los afroamericanos, tienen una baja participación electoral. Si su presencia fuera más importante en esta elección que en las anteriores eso podría definir el resultado en varios estados.

La pelea por el Congreso

También hoy se eligen 435 representantes y 34 senadores. Los republicanos conservarán la mayoría en la Cámara de Representantes aunque con un margen menor ya que tendrán entre 220 y 230 bancas. Pero según las encuestas, los demócratas tomarían el control del Senado ?arriesgan sólo 10 bancas mientras que los republicanos 24? por lo cual cualquiera fuere el resultado de la elección presidencial, habrá un gobierno dividido. Y dado el nivel de polarización de la política estadounidense, no cabe esperar que vaya a haber mucha cooperación entre los poderes, al menos en los primeros meses del nuevo mandato presidencial.

Luego de las elecciones se abre un proceso complejo. Un triunfo de Trump produciría una conmoción mundial y no sería bien recibido por casi ningún gobernante (con excepción de Vladimir Putin y alguno más). Los mercados financieros se sacudirían y los inversores irían en búsqueda de los activos más seguros. El populismo, cuyo crecimiento tanto preocupa a los sectores políticos más tradicionales, tendría su consagración.

Pero un triunfo de Hillary Clinton tampoco estaría exento de riesgos. Y no por las características de su gobierno, bastantes previsibles por cierto y de mucha continuidad ? al menos inicialmente con el actual? sino por un escenario político que se presenta complejo.

Por un lado habrá un gobierno dividido y desde la Cámara de Representantes los republicanos intentarán bloquear todas las iniciativas de la Casa Blanca. El FBI acaba de demostrar que hay un sector ultraconservador que está dispuesto a hacer cualquier cosa para deteriorar a Hillary. Y tendrá, además, la necesidad de fortalecer su imagen, algo que no logró a lo largo de toda la campaña.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés