El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

El costo de ser anfitrión

Brasil recibe los Juegos en recesión, escenario no pensado siete años atrás cuando ganó la designación.

05-08-2016
Compartir

El desafío de Brasil ante los Juegos Olímpicos ofrece un escenario distinto al que asemejaba siete años antes, cuando RÍo de Janeiro era elegida como sede, acompañando la decisión de que el Gigante del sur aloje además, al mundial de fútbol 2014. Acompañar el crecimiento económico y demostrarlo con verdaderas fiestas que atraigan inversiones y turistas eran las principales metas. El anfitrión espera a sus invitados con un país en recesión y una suma de inconvenientes que ponen en duda la capacidad organizativa de Brasil. De igual manera, esperan que estos juegos sirvan de inyección anímica y económica, con algunos números que alientan a la mirada optimista.

Costo

El gasto total de los juegos habría sido de ?15.000 millones, con un costo, según la revista Forbes, de hasta ?8.000 millones en infraestructura, obras que para los organizadores significan “el legado público” a la ciudad de Río. Los patrocinadores, al igual que los derechos televisivos, serán el principal sostén de la organización. Según Expansión, el Comité Olímpico Internacional (COI) cuenta con US$5.600 millones de ingresos por vía comercial. A causa de los derechos de televisión y el programa de patrocinios globales, que vende en exclusiva. Río espera a más de medio millón de espectadores y de 10.500 de atletas.

El banco de inversión Goldman Sachs realizó, como en los últimos juegos, la proyección de medallas en cuenta al marco económico de cada país, las condiciones de crecimiento, contexto político, cantidad de población y el desempeño en los últimos certámenes. El resultado del estudio indica que Argentina obtendrá apenas una medalla, ubicándose 36° en el ranking total. Ranking que liderará Estados Unidos con 106 medallas y lo seguirán con 89, China y Gran Bretaña con 59. Según el documento, “el éxito económico mejora las opciones de gloria olímpica, porque es más probable que un país produzca atletas de categoría mundial en un ambiente de categoría mundial”.

En referencia a la situación económica de Brasil, Goldman Sachs señaló que los Juegos Olímpicos “harán poco en lo relativo a estimular el crecimiento de Brasil, los alrededor de US$ 10.000 millones gastados en infraestructura y logística constituyen una suma demasiado insignificante para generar un impacto e una economía tan grande, en especial el gasto total en inversión se ha contraído de forma ininterrumpida desde 2014”.

Infraestructura

Los problemas habitacionales en la Villa Olímpica provocaron cuestionamientos por parte de varias delegaciones, entre otras, la Argentina. El presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), Guillermo Werthein, avisó, el lunes pasado, que “Argentina tiene cinco pisos en la Villa Olímpica y dos no están habitables” y agregó que “los departamentos están terminados por afuera, pero cuando comenzaron a probar se encontraron problemas con plomería y electricidad, que sería el final de obra. Río dice que lo va a terminar, pero nosotros no podemos correr ningún riesgo”. Más tarde adelantó que contrataron departamentos fuera de la Villa y vamos a mover el personas técnico y al staff para privilegiar a nuestros atletas”. Quienes no sufrirán estos inconvenientes, son los integrantes del seleccionado norteamericano de básquet. Residirán en el “Silver Cloud”, un crucero de la linea Silversea Cruises. El barco está protegido por pantallas antibalas y cuenta con 250 agentes de seguridad.

La que verá de lejos los Juegos será Dilma Rousseff. La comisión especial del Senado que estudia el impeachment de la destituida expresidenta, aprobó ayer el documento para votar el juicio político a Rousseff prevista para el 29 de agosto. En una entrevista al diario español El Mundo, la expresidenta declaró que se siente “la Cenicienta” de los Juegos Olímpicos. “Imaginás que vas a dar una fiesta, trabajás durante varios años, montás las condiciones, colocás la iluminación, llamás a la prensa, y el día de la fiesta alguien llega, toma tu lugar y se apropia de la fiesta”, sintetizó, decepcionada.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés