El Economista - 70 años
Versión digital

lun 17 Jun

BUE 11°C

EE.UU., buenos datos y debate por impuestos

La actividad manufacturera llegó a su nivel más alto en 13 años y pronto volverá la discusión sobre la reforma impositiva

03 octubre de 2017

La actividad manufacturera en Estados Unidos llegó a su nivel más alto en trece años. El índice ISM registró una suba de dos puntos entre agosto y septiembre al pasar de 50,8 a 60,8. Una índice superior a los 50 puntos indica que la actividad, tomando en cuenta distintos factores como ventas, producción y nuevos empleos, está en expansión. Las actividades manufactureras en Estados Unidos se vieron favorecidas por la mayor demanda interna y las mejores condiciones económicas globales junto a la competitividad que brinda un dólar débil.  También se conoció el índice PMI que mide la actividad manufacturera en muchos países y se destacaron los avances en la zona euro y en Japón.

En materia de divisas, el dólar arrancó octubre manteniendo la tendencia alcista que tímidamente mostró en septiembre luego de haber perdido valor en los primeros ocho meses del año. Pero en esta oportunidad también influyen factores políticos como la situación planteada en España porque el gobierno de Cataluña, luego del referéndum del domingo, decidió seguir adelante con su proyecto de independencia.

Pero también ayudó a la moneda estadounidense, lo buenos datos de la economía. Además de la suba del índice ISM, el Banco de la Reserva Federal de Atlanta corrigió al alza su pronóstico de crecimiento para el PIB del segundo trimestre que pasó de 2,3% a 2,7%. Muchos analistas plantean  ahora que en el último trimestre del año el dólar se revalorizará, recuperando así parte de su devaluación en los primeros tres.

Por otra parte, la matanza de Las Vegas postergó ayer todos los debates políticos en Estados Unidos. Pero en los próximos días volverá la discusión en torno a la reforma impositiva. La posición del Gobierno y la de los que se oponen a la iniciativa son conocidos y no difieren de las escuchadas cada vez que se discutió esta cuestión en el pasado.  Están los que sostienen que si se reducen los impuestos la economía crecerá más por lo cual se recaudará más y eso compensará la disminución de las alícuotas. Y el mayor crecimiento redundará en más y mejores empleos. Del otro lado están los que sostienen que menos recaudación llevará a déficits fiscales crecientes que deberán financiarse con endeudamiento y las tasas de interés serán más altas por lo cual no habrá mayor crecimiento. Para que la economía se expanda hay que pensar en otras herramientas y no en bajar los impuestos sostienen los críticos de la iniciativa de la Casa Blanca.

Observando los antecedentes, no hay evidencia empírica concluyente a favor de una u otra posición. La economía creció en la década del ´80 cuando se bajaron los impuestos en tiempos de Reagan pero se expandió, y a tasas más altas, durante el gobierno de Clinton que subió impuestos al igual que lo había hecho Bush padre.  A su vez, en tiempos de Bush hijo se bajaron los impuestos y el crecimiento económico fue muy pobre.  En cualquier caso, hay consenso en que son muchos los factores que influyen para que la actividad económica tenga un buen desempeño. Entre ellos están los movimientos demográficos, el contexto global, los cambios tecnológicos y el maco político.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés