El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 May

BUE 17°C

Dilma cuestionó la fragmentación política

Hoy continuará en el Senado de Brasil el juicio político a Dilma Rousseff que pronunció un discurso y contestó preguntas.

30 agosto de 2016

Ayer Dilma Rousseff ejerció su derecho de defensa ante el Senado con una presentación inicial de media hora y luego respondió preguntas de los distintos senadores que hicieron uso de la palabra. En muchos casos, se limitaron a fijar una postura política a la cual también Dilma pudo responder con mucha precisión y demostrando un conocimiento sólido sobre el funcionamiento del Estado. Pese a las tumultuosas sesiones iniciales, la de ayer fue ejemplar en su desarrollo. Hubo respeto y se pudieron expresar las posiciones de cada uno con total tranquilidad. En ese marco Dilma apuntó a algunos temas estructurales que deberán ser tenidos en cuenta en los próximos años. Alertó sobre la necesidad de recuperar el crecimiento de la economía y cuestionó por ser contraria a ese objetivo la política de revalorización del real. También sostuvo que afecta a la gobernabilidad del país la extrema fragmentación política. Recordó que durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso se necesitaba lograr un acuerdo entre tres partidos para aprobar leyes en el Congreso. El número subió a once durante la presidencia de Lula y a veinte durante su mandato. Por eso abogó por una reforma política que Brasil tendrá que hacer cualquiera fuere su gobierno en los próximos años.

El juicio político continuará hoy pero los analistas descuentan que se decidirá la destitución de Dilma. Para ello se necesita el voto de 54 senadores (dos tercios de la cámara) y ya 53 anticiparon su voto en ese sentido. En caso de ser destituida, Dilma pedirá que se anticipe la convocatoria a elecciones presidenciales. Sostiene que Michel Temer no puede completar su mandato porque ella fue votada por 54 millones de personas pero nadie convalidó el programa de su eventual reemplazante. Seguramente en la sesión de hoy la tensión será mayor porque se acercará el momento de la definición que marcará una antes y un después en la política del países pero que también tendrá mucho impacto en la región. No todos los días se destituye a un presidente y menos al de un país que tiene una de las economías más grandes del mundo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés