Altas expectativas

Cumbre del G20 en Roma: foco en la pospandemia y antesala de la COP26

El próximo fin de semana, se celebrará en Roma la decimosexta cumbre de los líderes del Grupo de los 20 (G20)

Cumbre del Líderes del G20 en Roma, Italia.
26-10-2021
Compartir

El próximo fin de semana, se celebrará en Roma, Italia, la decimosexta cumbre de los líderes del Grupo de los 20 (G20) y, como siempre sucede con este tipo de eventos, las expectativas son muy altas. 

En simples palabras, el G20 es el principal foro intergubernamental de coordinación política, económica y financiera internacional. Actualmente, está conformado por Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.  

En total, sus miembros representan casi el 90% del PIB global, dos tercios de la población mundial, el 80% del comercio internacional y más del 80% de las inversiones en investigación y desarrollo. 

Sus orígenes datan de 1999, cuando los países emergentes reclamaban una mayor representación en los organismos internacionales. Ante la presión, el G8, formado por las economías más ricas, decidieron incluir a las economías en rápido desarrollo en la Cumbre de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales que se realizó el 15 y 16 de diciembre de ese año en Berlín, Alemania.  

Durante muchos años, el G20 fue exclusivamente una cumbre de ministros. Sin embargo, todo cambió a partir de la crisis financiera internacional de 2008. En esa oportunidad, la cumbre se realizó en Washington y, por recomendación de EE.UU., las reuniones incluyeron a los jefes de Estado y de gobierno. Desde entonces, los líderes se han reunido anualmente.  

La importancia de esta edición  

A gran escala, esta edición del G20 se centrará en la lucha contra el cambio climático, el coronavirus y las medidas necesarias para una recuperación global tras la pandemia.  

Un dato a tener en cuenta es que, en 2020, debido a la aparición del Covid-19, la cumbre se realizó de forma virtual, por lo que esta será la primera vez en la que muchos líderes se verán nuevamente en persona tras más de dos años.  

Sin embargo, la Cumbre de Roma, que se realizará el 30 y 31 de octubre, es considerada particularmente importante porque servirá de antesala a la 26° Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que se desarrollará a partir del 1° de noviembre en Glasgow, Escocia.  

Actualmente, los países del G20 producen más de las tres cuartas partes de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, por lo que su papel es trascendental para afianzar la lucha contra el cambio climático.  

La mayoría de los miembros del G20 están divididos sobre cómo debe ser la eliminación gradual del carbón y sobre el compromiso de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.  

Respecto a este último punto, los científicos dicen que limitar el calentamiento global a 1,5 grados en comparación con los niveles preindustriales es vital para limitar los desastres ambientales.  

En 2015, durante el histórico Acuerdo de París, se puso como objetivo limitar el calentamiento global a "muy por debajo de 2 grados" y "preferiblemente" a 1,5. Sin embargo, seis años después, no ha habido grandes avances, por lo que los países buscan endurecer el lenguaje de los compromisos.  

Tampoco existe un acuerdo unánime sobre la fijación de fechas para poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles, detener el financiamiento internacional de proyectos de carbón y eliminar gradualmente la energía del carbón por completo.  
Sobre esta cuestión, tendrán un papel trascendental China, Rusia e India, tres de los cuatro países más contaminantes del mundo pero que aún no se han comprometido a lograr emisiones netas de carbono cero para 2050.  

Grandes ausencias  

Pese a la importancia del evento, parece que al menos cuatro líderes brillarán por su ausencia: el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el de China, Xi Jinping; el de México, Andrés Manuel López Obrador y el primer ministro de Japón, Fumio Kishida. 

Quien sí finalmente asistirá será el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien se suma al mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, y a los líderes de Argentina, Australia, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Alemania, India, Indonesia, Corea del Sur, Sudáfrica, Arabia Saudita, Turquía y la Unión Europea.  

Tanto Xi Jinping como Putin argumentaron que no viajarán a Roma debido a que actualmente su principal preocupación es el coronavirus. En el caso del presidente chino, no ha salido de su país desde enero de 2020, cuando estalló la pandemia. Por su parte, el mandatario ruso recientemente estuvo aislado por precaución. Más allá de la polémica decisión, ya que sin dudas estas ausencias son un golpe para el evento, ambos confirmaron que participarán virtualmente del mismo.   
Una parada clave para la Argentina  

El jueves, el presidente Alberto Fernández viajará a Italia para participar de la cumbre presencialmente. Más allá de la trascendencia del evento en sí, para la Argentina es de vital importancia de cara a la reestructuración de la deuda con el FMI.  

Argentina tiene vencimientos por US$ 17.800 millones y US$ 18.800 millones en 2022 y 2023, respectivamente. Además del caso de Argentina, Fernández volverá a insistir en la "necesidad" de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda ante el "riesgo generalizado de crisis de deudas externas en los países en desarrollo". 

Durante su estadía en Roma, el Presidente estará acompañado por el canciller Santiago Cafiero; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié y el embajador de Argentina en Washington y sherpa argentino del G-20 Jorge Argüello. 

Uno de los grandes objetivos del equipo argentino es que se incluya dentro del documento final de la cumbre el pedido para que el FMI elimine los sobrecargos a los países deudores. También está agendado un nuevo encuentro entre Fernández y Kristalina Georgieva del FMI. 

Además, teniendo en cuenta que la Argentina mantiene una buena performance en lo que respecta a la lucha contra el cambio climático, es probable que Fernández insista con la idea de promover un canje de deuda por acción climática para países en desarrollo.  

Tras la cumbre del G20, el presidente viajará a Glasgow para participar de la COP26. Allí espera reunirse con Biden, aunque todo indica que se quedará con las ganas de tener una audiencia privada con el papa Francisco.   
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés