El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 8°C

Sturzenegger deberá elegir entre el IPC y el PIB

El rumbo de las variables clave

18 agosto de 2016

“Hacia delante, entendemos que el BCRA mantendrá la política de tasas de interés nominales a la baja debido a que la propia autoridad monetaria percibe que 'el proceso de desinflación continúa de manera nítida en las dos primeras semanas de agosto' y la información que se conocerá en los próximos días seguirá siendo indicativa de continuidad del proceso de desinflación actual (Precios de San Luis, Price Stats y nuestros indicadores), como consecuencia del bajo nivel de actividad económica y de un dólar apreciado”, plantea Hernán Hirsch desde FyE Consult.

Coinciden desde Econviews. “Esperamos una reducción mensual de tasa de Lebac de 35 días en el rango de 75 a 100 puntos básicos por mes. Así, durante las próximas semanas seguirá 'sobrando tasa' pero el BCRA buscará 'correr de atrás' el proceso de desinflación para jugar sobre seguro. La tendencia a un peso fuerte se mantiene intacta”, sostienen desde la consultora que capitanea Miguel Kiguel.

IPC versus PIB

En el escenario de reducción de las presiones inflacionarias y dólar apreciado, dice Hirsch, el BCRA (y el Gobierno) enfrentarán un dilema clásico: IPC versus PIB. Veamos. Por un lado, “mantener la actual política monetaria (tasa real ligeramente mayor a 4%) y asegurar el cumplimiento de la meta monetaria para el último trimestre del año (inflación del 1,5% mensual), con riesgo de profundizar el atraso cambiario y demorar la recuperar económica” y, por el otro, “relajar la política monetaria e intervenir más decididamente en el mercado de cambios con el objetivo de evitar una mayor pérdida de competitividad cambiaria y apurar la recuperación del nivel de actividad”.

Según el economista, “nuestra impresión es que la (por ahora) decisión de no intervenir en el mercado de cambios para evitar una caída adicional del dólar, revela que la autoridad monetaria se está inclinando más que antes por el objetivo inflacionario (minimizar riesgo de reapertura de paritarias) que por el cambiario (y de actividad económica)”. En rigor, ayer el BCRA no intervino en la rueda.

Lo mismo plantea una economista que solicita off the record. “Este escenario vuelve a plantear al BCRA la disyuntiva entre inflación y nivel de actividad: mientras que la apreciación cambiaria ha ayudado en cierta medida a contener el aumento de precios, un tipo de cambio más depreciado podría eventualmente colaborar con el nivel de actividad”, esgrime.

Proyecciones

Según Hirsch, el “billete” podría seguir cayendo (quizás hasta $ 14,50/14,60) antes de que Federico Sturzenegger salga a vender divisas. El dólar, según el consultor, estará “por debajo de los $16 en diciembre próximo”. Asimismo, avizora que la tasa de política monetaria (Lebac a 35 días) cerrará 2016 en 24,75%. Por último Hirsch es optimista con respecto a la desinflación. “Con continuidad de la política monetaria de tasas de interés actual (real del 4%) y un dólar calmo, entendemos que la tasa de inflación seguirá disminuyendo y perforará el nivel de 2% mensual, apuntando hacia valores del 1,5% mensual para fin de año”, concluye.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés