El Economista - 70 años
Versión digital

vie 21 Jun

BUE 16°C

Sturzenegger avisó que seguirán supertasas, guiño para los carry traders

Luego de que el BCRA tuviera que inyectar $ 100.000 M porque se quedó corto en la renovación de Lebac, el dólar se despertó

17 agosto de 2017

El día después de que el BCRA tuviera que inyectar $ 100.000 millones porque se quedó corto en la renovación de las Lebac, como era de manual, el dólar se despertó. El billete en el circuito mayorista en el que operan los bancos y las grandes empresas reaccionó con una suba de catorce centavos para cerrar en $ 17,21. En la city cuentan que se vio mayor demanda de inversores por cobertura o simplemente porque a este precio del billete (que abrió ayer en $ 17,07) era un valor de “compra”. No obstante ello, lo que explican en las mesas es que el aluvión de pesos que tuvo que soltar Reconquista 266 potenció ese mayor deseo por el billete verde. “Creo que fue un tema puntual que se irá apagando cuando esos pesos empiecen a canalizarse a otras alternativas, como los pases u otros activos en pesos que pagan tasas altas. No hay que olvidar que hay un techo 'político' con el dólar en $ 18”, reflexionaba un operador cambiario.

Según Global Agro Brokers, el mercado de dólar mayorista spot abrió levemente ofrecido frente al cierre de la previa, con algunas ventas de exportadores. No obstante el resto de la rueda la divisa estuvo demandada, y frente a liquidaciones de exportadores estimadas en niveles de US$ 120 millones, las compras de bancos privados para importadores empujaron el cierre. Los futuros se negociaron tomadores hasta el final con volatilidad considerable, aunque antes del cierre algunas ventas presionaron a la baja las tasas implícitas que se derrumbaron 5 puntos en el tramo corto.

El billete en el circuito mayorista en el que operan los bancos y las grandes empresas reaccionó con una suba de catorce centavos para cerrar en $ 17,21

Con respecto al circuito minorista, el dólar quedó en $ 17,47 anotando un alza del doce centavos. Con respecto al volumen operado en el MULC, se hicieron US$ 582 millones, 32,2% más que el día anterior.

Pero hubo algo que no se tomó en cuenta en la rueda del miércoles pero que seguro empezará a ponderarse a partir de hoy son las palabras de Federico Sturzenegger, número uno del BCRA, en la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA). El funcionario afirmó que “hacia adelante, el BCRA persistirá en su posición restrictiva, y la intensificará de senecesario, para llegar a fin de año a niveles cercanos al 1% mensual, valor requerido para encaminar el proceso de manera consistente con la meta del año que viene, centrada en una inflación de 10% anual”. “La persistencia de la inflación núcleo nos convenció que debíamos seguir firmes en esa postura y de hecho el día de hoy creemos que es indispensable mantenerse para acercar la desinflación a los valores que buscamos”, afirmó Sturzenegger.

Lo que dijo Sturzenegger es que las súper tasas en pesos vinieron para quedarse. Los especialistas pensaban que después de septiembre el Central iba a empezar a “relajar” la política contractiva, algo que evidentemente no está en el pensamiento del banquero central. Con esas palabras, Reconquista 266 está diciendo que la ganancia en pesos seguirá siendo interesante. Claro, no dice nada sobre el tipo de cambio que en un esquema de “flotación” puede ir para cualquier lado. De todas formas, en el mercado estiman que el tipo de cambio tiene más para ceder que para seguir subiendo. Depurado el efecto Lebac que estará unos días más en el mercado, luego debería volver a instalarse un dólar con tendencia a apreciarse y no lo contrario.

Lo que dijo Sturzenegger es que las súper tasas en pesos vinieron para quedarse

¿Volverá el carry trade? Y en mercado destacan un dato muy interesante. Cuando el 19 de julio pasado el BCRA hizo su anterior licitación mensual de Lebac, la tasa que se fijó para la letra más corta fue del 26,50% anual. Ese día la cotización mayorista del dólar estaba en $ 17,14, por lo que entre la licitación y el vencimiento de esa letra los inversores necesitaban que la divisa no subiera más allá de $ 17,74 para que el rendimiento de la Lebac fuera mayor al de la divisa.  Es decir, que no superara el rendimiento de alrededor del 1,8% que ofrecían las letras. El dólar llegó a cotizar bien por encima del nivel límite que marcaba cuál sería el rendimiento positivo de la Lebac. Llegó a cambiarse a $ 17,82 antes de que el BCRA saliera a hacer ventas por US$ 1.800 millones con tal de evitar que la corrida cambiaria se espiralizara. Pero las elecciones llegaron al rescate y devolvieron a la divisa a $ 17,13 justo a tiempo para el vencimiento de las letras del BCRA. Ergo: incluso en el peor momento para el ciclista financiero, al final, terminó ganando.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés