El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Primera licitación de Lebac con impuesto a la renta financiera

Lo que un inversor debe mirar para decidir si sigue invirtiendo en este instrumento es si continuará obteniendo un rendimiento real de su inversión neto del efecto impositivo

15-01-2018
Compartir

 Por Matías Daghero Agente Productor Bursátil

En el día de mañana se realizará la primera licitación de Lebac del año y todos los ojos del mercado (y de los analistas políticos) estarán puestos en el resultado de las mismas.

Será la primera ocasión en que el BCRA deberá fijar la tasa de las Lebac luego del cambio de metas de inflación comunicado el Día de los Inocentes por los 3 ministros y el presidente del BCRA.

El pasado martes, Federico Sturzenegger realizó una baja simbólica de 75 puntos básicos de la tasa de pases para llevarla a 28% anual, pero muy por debajo de lo que se le pedía desde Casa Rosada. Apenas dos días después se dio a conocer la inflación de diciembre que vino muy por encima de lo esperado y cerró el año en 24,80%.

Fue el segundo año en el que la inflación real fue bastante por encima de la meta del BCRA, con proyecciones para 2018 de que, a pesar del cambio de meta, tampoco sería cumplida (Tabla 1).

La curva de Lebac

Con estos antecedentes y proyecciones, el BCRA no tiene mucho margen para bajar las tasas en la licitación. Es que también la divisa norteamericana dio un salto sustancial en el mes de diciembre y una baja adicional de las tasas podría hacer subir aún más al dólar.

Difícil encrucijada en la que se encuentra el BCRA. Si sube las tasas para intentar bajar las expectativas de inflación hacia sus metas, le atribuyen que enfría la economía. Si baja las tasas recalienta el dólar y esto a su vez realimenta el proceso inflacionario (restando aún ver el pass through de dólar a precios en el mes de enero de la suba del dólar de diciembre).

Si miramos la curva de Lebac y la comparamos con la de la última licitación realizada en diciembre antes del cambio de metas podremos notar que la curva nuevamente tiene pendiente negativa: las tasas de corto plazo rinden más que las de largo plazo (Gráfico 1).

A su vez, las tasas también se encuentran un escalón por debajo de los niveles de la licitación de diciembre.

Con el impuesto Como corolario, también podemos destacar que se tratará de la primera licitación en que sus inversores luego deberán pagar el impuesto a la renta financiera del 5% sobre la ganancia obtenida, aplicando un mínimo no imponible de $66.917,91.

Esto hace que a partir de colocaciones que sean sostenidas durante todo el año de alrededor de $250.000 en Lebac comiencen a tributar, aunque en muy bajo monto.

Aún resta la publicación del decreto reglamentario para conocer los detalles de la modalidad de implementación, pero se estima que serán los ALyCs (ex sociedades de Bolsa) quienes actúen como agentes de retención.

Más allá de esto, lo que un inversor debe mirar para decidir si continúa invirtiendo a pesar del nuevo impuesto es si continuará obteniendo un rendimiento real de su inversión neto del efecto impositivo (Tabla 2). Y por el momento esta respuesta no sólo es afirmativa, sino que también continúa otorgando un rendimiento elevado si se lo compara con otros instrumentos de riesgo similar en la mayoría de países del mundo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés