El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 13°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 13°C

Para Caputo, la deuda se estabilizará en 2020

Sostuvo que hoy se sitúa en torno al 28,5% del PIB y pronosticó que “se estabilizará” hacia el año 2020 para luego “comenzar a bajar”

29-09-2017
Compartir

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, minimizó el efecto de la deuda pública en el destino económico del país, aseguró que se ubica en torno al 28,5% del PIB y pronosticó que “se estabilizará” hacia el año 2020 para luego “comenzar a bajar”.

“El nivel de deuda es un resultado endógeno a medida que cumplamos las metas, por lo tanto no es problema, prevemos estabilizarla en el 2020 y que luego comienzará a bajar”, señaló durante una Conferencia Anual de FIEL.

Para Caputo, el “endeudamiento es sostenible y, desde ya, está garantizado el refinanciamiento de la deuda intrasector público”. El INDEC difundió que el stock de deuda externa bruta total a fines de junio ascendió a US$ 204.818 millones, incrementándose en US$ 5.950 millones respecto a marzo de este año.

El ministro también expresó su optimismo en el futuro económico del país, al anunciar que hay 59 proyectos de obras de infraestructura con inversión pública-privada (PPP) por más de US$ 26.000 millones en los próximos tres años y medio.

El funcionario indicó que este nivel de inversión mixta se ubicará en torno al 3,5% del Producto Bruto Interno (PIB), lo cual “va a generar un punto adicional de crecimiento (económico) el año que viene”.

“Estamos tratando de apalancar nuestros recursos con el sector privado y trabajamos con organismos multilaterales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Desarrollo de América Latina con fondos específicos para invertir en infraestructura mientras reducimos el déficit fiscal”, explicó.

Discusión por el déficit

Por otra parte, se mostró convencido de que las políticas para reducir el déficit fiscal darán resultado el año próximo cuando el “rojo” de las cuentas públicas “sea del 3,2% del PIB (frente al 4,2% de este año), con una economía creciendo al 3,5% y una inflación cercana a un dígito”.

“Está recontraclaro que vamos a llegar al equilibrio fiscal en forma gradual, bajando un punto por año hasta 2020, por lo tanto disiento con quienes afirman que este nivel de déficit es insostenible”, apuntó.

“Nadie niega la importancia central que es bajar el déficit, pero tenemos desafíos más importantes, como discutir algunos puntitos, precisamente porque no tenemos dudas de que la baja será una certeza”, sostuvo.

Según dijo, el desafío planteado es trabajar para “crecer en forma sostenible en los próximos 10/15 años bajo el impulso de la inversión y cómo hacemos para no quedarnos sin nafta en el camino, particularmente después de recibir un país completamente descapitalizado”.

Otro capítulo que mencionó como un “gran desafío” fue la necesidad de desarrollar el sistema financiero a través de los “bancos, el mercado de capitales y la inclusión financiera”.

Respecto al rol del sistema bancario, destacó el escenario de disponer de “una tasa de referencia en pesos a diez años”, proceso que está permitiendo un crecimiento en el otorgamiento de créditos del “48% anual”.

“La suba de los créditos hipotecarios es aún más exponencial: en agosto crecieron el 40% respecto a julio y la mejora será del 25% en setiembre, con más de $ 8.000 millones destinados a la vivienda. Con estos números cerraremos el año con más de $ 50.000 millones en créditos hipotecarios”, concluyó

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés