El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 4°C
Escenario

Noviembre arrancó con la mejor Bolsa local desde la prepandemia

El dólar ni se movió, los bonos subieron, el riesgo país bajó y la Bolsa alcanzó un récord en pesos y el mejor nivel en dólares desde febrero de 2020.

Mientras el mundo estuvo pendiente de lo que puede hacer la Fed hoy con su tasa, el mercado argentino inició el mes de manera impecable.
Mientras el mundo estuvo pendiente de lo que puede hacer la Fed hoy con su tasa, el mercado argentino inició el mes de manera impecable.
Luis Varela 02 noviembre de 2022

Mientras invariablemente la gente sale del supermercado quejándose, el mercado financiero argentino arrancó ayer noviembre con números impecables: dólares libres completamente bajo control, bonos en alza, riesgo en baja y, fulminantemente, con la Bolsa de Buenos Aires ganando volumen y alcanzando un valor récord histórico en pesos y su mayor nivel en dólares desde la prepandemia, en febrero de 2020.

Esta contradictoria foto argentina, con gente de a pie sufriendo un ajuste que ahorca cada vez más y el mundo de las finanzas que va levantando algo la cabeza, se dio en paralelo con dos temas que dominaron a esta parte del mundo: la demora de Jair Bolsonaro para reconocer el triunfo de Lula, ya que apenas dijo que cumplirá con la Constitución, sin nombrar al Presidente electo, con un ambiente en el que hubo 250 bloqueos de rutas y momentos de alta tensión en todo el territorio brasileño.

Hoy mueve la Fed

Y el otro gran tema, que seguramente conmoverá al mundo de las finanzas en el día de hoy tiene que ver con la movida de la Fed, que esta tarde anunciará cuál es la nueva suba de la tasa de interés corta, y los inversores globales pasaron de un moderado optimismo a una preocupación, ya que hubo ayer mismo muchas señales de que los precios de todas partes siguen volando, por lo que la inflación global sigue intacta, a pesar de que las tasas ya se multiplicaron casi por 8 en los últimos 27 meses.

Y si alguien tiene dudas sobre lo que está pasando con los precios internacionales (además de ver cómo se achica el contenido del changuito), debe decirse que ayer los precios de las commodities volaron, con el factor Putin como piedra angular, aunque también tuvo que ver la particular medida del líder chino Xi Jinping, al deslizar que está por dar finalizado el confinamiento por el covid, por lo que los mercados chinos tuvieron ayer una fuerte recuperación, claro después de que Xi logró su cometido, ser reelecto por tercera vez, algo que no pasaba desde Mao.

Pero lo que incendió a los commodities fue la orden de Putin de volver a bloquear las exportaciones de granos que se habían reabierto a través del Mar Negro, además de tensar la cuerda con los demás socios de la Opep+, planteando que la oferta rusa de crudo en 2023 puede verse recortada de manera sustancial. Pero sea por Xi o por Putin Vladimir, ayer hubo un salto del 2,3% en el precio del petróleo, los metales básicos brincaron, el valor de los granos también tuvo incrementos significativos, tanto en Chicago como en Rosario. Y con la expectativa de que el papel moneda mundial vaya perdiendo valor contra todo, los metales preciosos también estuvieron ayer para arriba e incluso se anotaron repuntes en las criptomonedas.

Los inversores globales se habían ido a dormir tras el festejo del Halloween con la idea de que Jerome Powell, de la Fed subiría hoy la tasa corta norteamericana en 0,75 puntos, hasta 4% anual, con la expectativa de que la subiría "sólo" medio punto en diciembre y un cuarto de punto en febrero, pero ayer además de la notable firmeza de las commodities hubo un dato interno norteamericano, que volvió a generar caras largas: se dio a conocer el dato de ofertas de trabajo en el territorio norteamericano, y todos se atragantaron con un incremento de 500.000 puestos más, con mucha gente renunciando al empleo que tenía y cambiando de empleo ya que puede conseguir una tarea más conveniente y mejor paga. 

Este buen dato económico, que soñaría por tener Europa, Japón, China y ni que hablar la Argentina, significa que la inflación norteamericana sigue vivita y coleando, y eso es pasto para que la Fed siga con suba de tasas. Por lo que la frase de la tarde de ayer fue "no habrá pivote", lo cual quiere decir que el pico máximo de la tasa de la Reserva Federal todavía no ha llegado, la suba del costo del dinero tendrá que seguir, aunque dependerá de los datos que vayan apareciendo: este mismo viernes sale un dato en detalle de la marcha del empleo.

Esta renovada expectativa de que la Fed seguirá con una posición agresiva determinó que se afirmaran ayer las tasas largas norteamericanas, sobre todo en los plazos más cortos: se pagó 4,7% anual a 1 año, 4,3% a 5 años y 4,1% a 10 años y a 30 años. Y con esta controvertida situación el súper dólar sigue moviéndose en una cumbre que amenaza con no durar durante mucho tiempo más. Ayer en el exterior el dólar subió 0,4% en Chile y 0,1% contra el euro, peor bajó 0,2% contra la libra 0,3% contra el yen y el mexicano y cayó 0,6% en Brasil.

El dólar en Argentina

Y en Argentina el mercado cambiario inició noviembre completamente tranquilo, aunque con intervención de manos amigas y con inquietante endeudamiento del Banco Central. En el mercado de cambios la autoridad monetaria tuvo que vender US$ 27 millones para seguir manteniendo a los dólares anestesiados y funcionó, ya que el dólar blue no cambió siguió a $290, el dólar Qatar no cambió y se mantuvo en $327,78, el Senebi cayó $2,71hasta $309,07, el MEP bajó $1,08 pesos hasta $292,84 y el contado con liquidación cayó $3,75 hasta $303,67. Por lo que la brecha sigue perdiendo temperatura: entre el oficial y el blue fue de 77% y entre el CCL y el mayorista fue del 93%.

Con toda esta maraña de devaluación en etapas, ya que Massa, vía Gabriel Rubinstein, autoriza a que importen con dólares propios, apretando aún más el corsé llamado Siri para que importar vía dólares del BCRA sea un milagro, determinó que al final del día, a pesar de perder dólares en el Mulc Reconquista 266 terminó sumando a las reservas US$ 71 millones, aunque en eso tuvo bastante que ver la mejora del yuan y el fortalecimiento del swap chino que significa la mitad de las reservas brutas que tiene el país.

Como dos datos preocupantes, ayer mismo el Banco Central chupó de los bancos depósitos por otros $ 782.017 millones en Leliq cortas. Y los analistas advierten que las reservas líquidas no se están moviendo y de ese modo no hay manera de que se puedan cumplir las metas firmadas con el FMI, por lo que para la auditoría de diciembre el país tendrá que pedir el primer "waiver" o perdón de esta etapa, si es que el organismo multilateral no sigue abriendo la manguera de oxígeno para que el enfermo en terapia intensiva siga respirando de manera animada.

Más anuncios de Massa

Mientras tanto, a puro relato, Massa anunció que está negociando con las empresas que entre diciembre y marzo habrá 1.500 productos que tendrán precios congelados, y que podrán ser chequeados por los consumidores vía celulares, con una página web donde los compradores en almacenes o supermercados podrán ver si un precio es el correcto, y si encuentra valores fuera de lugar podrá hacer denuncias, con la promesa de jugosas multas.

Lo curioso de todo este anuncio de congelamiento de precios, que no funciona desde los sumerios y los caldeos para acá, es que Massa le da a las empresas todo noviembre para que ubiquen los precios que quieran, calculando todo lo que van a necesitar de suba hasta marzo, lo cual concentrarían todas las subas en noviembre. También llegan subas en los combustibles, se discute lo de las prepagas y se espera con atención el primer discurso en público que dará Cristina Kirchner este viernes en un acto de la UOM junto a Máximo y Axel Kicillof.

El tema es que con dólar tranquilo, precios de los granos fortalecidos, algunas lluvias que cayeron, la llegada de Lula que favorecerá más un Mercosur integrador que Bolsonaro, muchos imaginan que el real seguirá sin escaparse, lo cual beneficiará indirectamente al tipo de cambio argentino, y con eso los títulos locales sintieron un fuerte empujón.

Los bonos y las acciones

Los titulos públicos argentinos anotaron una suba del 1,6% promedio, aunque con bajo volumen negociado, por lo que el riesgo país cedió 42 unidades hasta 2583 puntos básicos. Y, mientras la Bolsa de Nueva York tuvo otro día en rojo (el Nasdaq bajó 0,9%, el S&P cedió 0,4% y el Dow achicó 0,2%), con alza del 0,8% en la Bolsa de San Pablo y mejora del 1,9% en la Bolsa de México, la Bolsa de Buenos Aires fue lo mejor de todo.

Con $2.618 millones operados en acciones y $4.621 millones en Cedears, el índice S&P Merval subió 2% en pesos y medido en dólares alcanzó los 528 puntos, es decir su mejor nivel desde febrero de 2020, es decir el precio más alto desde la pre-pandemia. Y eso mismo se confirmó con una suba en bloque de hasta el 8% en los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, con YPF, Francés, Despegar, Galicia, Macro, TGS, Papa E y Supervielle como las mejores del día.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés