El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 12°C
Panorama

Nada cambia: el blue y el CCL se siguen acercando a $ 500

Con intervención y pérdida de reservas, el mercado cambiario repitió más de lo mismo. El MEP fue frenado, pero el blue, el CCL y el Senebi volvieron a saltar.

Los bonos y las acciones están como estacionados. El tema es más político que económico. Hay atención por el acto del jueves.
Los bonos y las acciones están como estacionados. El tema es más político que económico. Hay atención por el acto del jueves.
Luis Varela 23 mayo de 2023

En el inicio de una semana financiera corta, de apenas tres ruedas, el mercado financiero argentino mostró más de lo mismo: dólares blue y fuga en alza, reservas en baja, con bonos y acciones sin reacción. Y lo más distintivo del día fue una foto trucha en Wall Street que alteró unos minutos los precios, y el rechazo K contra Alberto: no lo quieren en el acto del jueves, y no se sabe si Massa estará presente.

Mirando a largo plazo, las lluvias del fin de semana y los pronósticos del sistema meteorológico plantean que la siembra de trigo podrá ser buena, con riesgo que de La Niña seca pasemos a un Niño con inundaciones. Pero mirando a corto Massa salió a confirmar que por la sequía entrarán este año unos US$ 15.000 M menos, con el BCRA a punto de romper el piso de reservas brutas por US$ 43.000 millones y con reservas líquidas inexistentes.

Frente a esto, mientras el equipo económico sigue negociando con el FMI y con China para que adelanten los DEG y amplíen el swap, hay cierto resquemor entre los inversores porque en las próximas siete semanas la Argentina debe pagar US$ 3.750 millones ( US$2.700 millones al FMI y US$ 1.050 millones a los bonistas que entraron al canje de Guzmán)  y en este momento no hay ni un solo dólar como para cumplir con esos dos compromisos, por lo que el país vive al día, pendiente de que el Fondo o los chinos nos tiren una soga.

Lejos de los pesos

Pesos
 

Con este cuadro de situación, la reacción de ahorristas e inversores es abandonar toda posición en pesos, pasarse a cosas, a dólares o lo que sea, pero no mantenerse en dólar local. Con eso, el dólar blue, el contado con liquidación y el dólar senebi volvieron a saltar entre $4 y $5, sin que se observe ningún tipo de interés en bonos o acciones argentinas.

En el exterior, tampoco fue un día con muchas novedades. Continuaron las conversaciones por el techo de la deuda de EE.UU. Hubo un pequeño temblor provocado por una foto que se viralizó, creada por Inteligencia Artificial con una virtual explosión en el Pentágono. Y la discusión central está en qué hará la Fed con la tasa en junio, ya que las recientes cifras de inflación norteamericana mejoran, pero son resistentes a la baja.

Lo que gana más espacio es que la Fed probablemente haga una pausa en su tasa base en su reunión de mediados de junio y que la suba en 25 puntos básicos en la reunión de julio, de 5% a 5,25%, siempre de acuerdo a los índices de precios y de empleo que vayan surgiendo. Y hay una gran separación entre lo que creen los inversores y la línea que sigue bajando la Fed: los inversores están convencidos de que la tasa base bajará a partir de octubre, Powell repite que se quedará alta todo este año y el primer trimestre de 2024 y el director de la Fed de Saint Louis, James Bullard, insiste con que debe subirse dos veces más, del actual 5,25% anual, hasta al menos 5,75%.

Los inversores no creen, pero las tasas largas norteamericanas van obedeciendo a esa suposición y ayer volvieron a subir de manera sólida: se pagó 5,1% anual a 1 año de plazo, 3,8% a 5 años, 3,7% a 10 años y 4% a 30 años. Y con esta renta el dólar global estuvo ligeramente sostenido: subió 0,7% en México, 0,5% en Japón, 0,4% en China y 0,1% contra la libra, pero bajó 0,7% en Brasil, 0,3% en Chile y 0,1% contra el euro.

Más compras del Central

banco-central-bcra
 

A nivel local, la tendencia es una figurita repetida de lo que pasa desde que Massa está en Economía. Ayer, con liquidaciones de dólar agro por US$ 94 millones, el BCRA logró comprar en el mercado US$ 31 millones, pero al final del día la autoridad monetaria perdió otros US$ 93 millones en las reservas, y los DEG siguen sin aparecer. Con esta presión, el dólar blue saltó $4 hasta $490, el dólar Qatar subió $2,86 hasta $490,04, el Senebi saltó $4,63 hasta $480,39, el MEP bajó 70 centavos hasta $464,72 y el contado con liquidación saltó $4,86 hasta $479,21. Por lo que la brecha entre oficial y blue siguió en el 100% y la del CCL con el mayorista fue del 105%.

Evidentemente, por el muy alto volumen operado en bonos, el Estado volvió a participar de manera sostenida en el mercado para evitar que la suba de los dólares libres sea mayor, y como resultado del día los bonos argentinos terminaron con una suba levemente superior al 1%, por lo que el riesgo país bajó 22 unidades, hasta 2.578 puntos básicos.

Bolsas a la espera  

mercados
 

A nivel papeles privados, con muchos inversores convencidos de que el mercado bajista terminó, y que se vienen tiempo sostenidos, hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: el Dow bajó 0,4%, el S&P no varió y el Nasdaq subió 0,5%. Mientras que la Bolsa de San Pablo bajo 0,5% y la de México cayó 1,6%.

En el mercado bursátil local la jornada fue intrascendente. Con $5.044 operados en acciones y $13.856 millones en Cedears, hubo un cierre sin cambios en la Bolsa de Buenos Aires. Mientras que los ADR argentinoss que operan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas del 1% al 5,4% para Central Puerto, Cresud, Mercado Libre, Loma Negra e IRSA; con bajas del 1% al 3,4% para Despegar, Supervielle, Bioceres, TGS, Macro, Galicia, Francés y Pampa E.

Tampoco hubo definición concreta en las materias primas. El petróleo subió 0,7%, los metales preciosos actuaron débiles, los metales básicos siguen bajando y las criptomonedas ni se movieron. Lo que causó cierto alivio fue un repunte para los granos, tanto en Chicago como en Rosario, aunque en el mercado local hay una gran intervención oficial con el trigo, ya que el pan está en ebullición en las panaderías, y puede arrimar la inflación de mayo a casi 10%.

La política manda

mosaico pesos urnas
 

Mirando un poco más a fondo el mercado local, hoy más que nunca, los ojos están más puestos en la política que en la economía. Dentro de exactamente un mes se define el cierre de coaliciones. En este momento hay fuerte tensión por el armado de las PASO. Cristina puede intentar marcar un rumbo este jueves. Hay fuertes tensiones en el PRO en JxC, mientras Milei se frota las manos.

Los politólogos deslizan que Cristina espera que Larreta venza a Bullrrich, así Milei le roba muchos votos a JxC, y que eso plantearía la remota posibilidad de que para el balotaje puedan quedar el libertario y los kirchneristas, estimando que mucha población indefinida puede espantarse con las propuestas de Milei y que eso da chances para seguir en la Presidencia.

Pero por supuesto, esas son puras especulaciones, tiene que correr mucha agua bajo el puente. Y en términos estrictos de consejos de inversión, los analistas plantean que si del recambio de Gobierno la Argentina deviene en una administración más exitosa que la actual, los bonos subirían más que las acciones. Y, en cambio, si el país vuelve a sumergirse en un repetido fracaso, las acciones abandonarán buena parte de la recuperación que tuvieron y los bonos seguirán hundidos.

Desde el exterior, sin embargo, no nos miran ni los buitres. Los inversores internacionales ya no creen en el país, ni le creen a ninguno de los candidatos en danza. Esperan hechos, no palabras. Y para entrar con capitales de manera consistente, un gobierno no peronista deberá ganar al menos tres elecciones, ya que la CGT y los gremios seguirán trabando todo, como pasará hoy con los subtes, generando un caos en la Ciudad, sin que Larreta haga absolutamente nada.

De corto, es decir antes de que se llegue al momento cumbre de las PASO el 13 de agosto, los inversores se inclinan por la compra de bonos atados al CER, y no a los vinculados al dólar, ya que Massa necesita anclar las expectativas. Llega junio, un mes decisivo, no solo por la política, sino porque hay vencimientos gigantes de deuda en pesos, que seguramente obligará a Massa a realizar otro desgastante canje de deuda.

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés