El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 19°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 19°C

Mañana sale IPC y Sturzenegger congeló la tasa

08-02-2017
Compartir

por Mariano Cúparo Ortíz

El BCRA volvió a dejar quieta la tasa de interés de política monetaria (pases a 7 días) y cumplió diez semanas con la tasa de referencia en 24,75%. Unas expectativas de inflación que, si bien mostraron una bajadita en el margen, aún están lejos de las metas, una inflación que en enero promete acelerarse y una dificultad para lograr que los agregados monetarios se muevan de forma consistente con el objetivo de política, explican la sostenida cautela del BCRA.

Palabra oficial

Lo primero que destacó el BCRA ayer fue que las expectativas inflacionarias del REM para el 2017 (tema que estuvo entre sus preferidos durante el 2016, excepto en noviembre cuando pareció cambiar de estrategia y bajó la tasa dos puntos) bajaron en enero 0,2 puntos pero que aún siguen por encima de las metas. Según el REM, para el 2017 los especialistas esperan una inflación de 20,8%, número aún por encima del 17% que se propuso lograr el BCRA. En segundo lugar el Banco Central dio algo que a priori sería una buena noticia: “Las estimaciones de alta frecuencia monitoreadas por el BCRA confirmaron en las últimas semanas que en enero el proceso de desinflación siguió en curso”.

El aviso llega luego de un par de semanas en las que la autoridad monetaria venía manifestando más bien lo contrario para enero: “Señales mixtas”. Con todo, según cierto consenso entre mediciones privadas el IPC GBA que publicará el jueves el Indec dará alrededor de 1,8%, lo que lejos de implicar una continuidad de la desinflación implicaría una nueva aceleración que dejaría a la luz que en materia de la dinámica de precios lo que domina es la volatilidad.

Vuelve una diva

Por último, el BCRA volvió a poner el acento en la inflación núcleo, lo que deja entrever también alguna inconsistencia discursiva: el dato de la núcleo fue puesto en segundo plano en los comunicados, cuando el tarifazo llevó a la general a niveles por debajo de ese indicador. Como en los primeros meses del año se espera que la general vuelva a estar por encima, la núcleo se sacude el polvo y vuelve al escenario.

Incomodidades

Una última cuestión que genera incomodidades en la batalla del BCRA contra la inflación y contra la indisciplina del mercado para alinear sus expectativas con las metas es la del carácter sorprendentemente expansivo que tuvo enero en los agregados monetarios: enero sorprendió con una expansión que al 2 de febrero llegó a $ 2.261 M, tomando en cuenta todos los factores de explicación de la base monetaria. Factores que tienen como protagonistas a las Lebac, que fueron expansivas por $ 26.980 M, que se sumaron a las compras de divisas al Tesoro que implicaron una emisión de $ 23.836 M y a los pases (cuya tasa es la de referencia) que esterilizaron por $ 46.198 M.

Con todo, para el analista de Estudio Bein, Federico Furiase, el desafío estará el próximo martes, cuando se concentrará un alto vencimiento de Lebac, lo que le puede meter presión a su tasa y también a la de los pases a siete días para evitar una fuerte expansión. “Otra opción es que el BCRA aproveche para normalizar la curva de Lebac e incentivar una mayor demanda en los tramos más largos para estirar el perfil de vencimientos”, explicó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés