El Economista - 70 años
Versión digital

dom 24 Oct

BUE 18°C

Versión digital

dom 24 Oct

BUE 18°C

Las reservas BCRA saltan al mayor nivel en nueve años

18-10-2016
Compartir

por Luis Varela

En otra rueda con claros movimientos cruzados, el mercado argentino volvió a dejar a los inversores con la boca bien abierta: entró una lluvia de dólares al Banco Central para seguir aprovechando la tasa de interés, la Bolsa porteña sigue logrando records con muchos negocios, pero la economía real no despega, el dólar recupera seis centavos y los bonos argentinos siguen colocados en un tobogán, con el riesgo país empinándose de a poco.

El dato probablemente más distintivo de la apertura de la segunda quincena del mes tuvo que ver ayer con un nuevo movimiento alcista para los granos en la Bolsa de Chicago. A pesar de anotarse cosechas récord en todas partes, la soja volvió a subir con precios muy firmes y volvió a los US$ 360 por tonelada. El movimiento hace que muchos analistas empiecen a preguntarse si hay alguna chance de que las commodities resuciten y que logren un nuevo ciclo con buenas cotizaciones.

Con ese elemento en el centro de la escena, ayer el Banco Central se quedó con las arcas llenas. En un solo día, previo a la licitación de las Lebac, entraron a las reservas de la autoridad monetaria nada menos que US$ 3.800 millones. Con eso, las reservas saltan a US$ 39.333 millones, su mayor nivel en nueve años y Federico Sturzenegger ya tiene reservas líquidas como para devolver en un mes el préstamo contingente por un año que hicieron los bancos en noviembre de 2015 para capear la transición.

Lo paradójico del caso es que estas arcas sólidas del BCRA, con las reservas más altas desde 2007, muestran un costado bastante oscuro: desde que asumió Macri en diciembre pasado, la deuda del Central por Lebac saltó en un 120%, desde $ 257.833 millones dejados por Cristina hasta $ 572.098 en el cierre de agosto, última consolidación, y durante el último mes y medio has crecido todavía más.

Las reservas se engrosan porque capitales golondrina vienen a aprovechar tasas que en otra parte no se consiguen, pero los negocios de la economía real no muestran ninguna recuperación: ayer mismo se conoció que en los primeros nueve meses de este año la producción de acero cayó nada menos que 18,6%.

Con ese marco, sin liquidaciones importantes de parte de la economía real, el dólar volvió a subir ayer: ganó seis centavos y cerró a $ 15,45 en el canal oficial y a $ 15,67 en el blue. Al tiempo que el dólar estuvo en general débil afuera, solo ganando terreno contra el yuan. La notable entrada de dólares financieros para aprovechar las tasas no se siente en el precio de los bonos. De hecho, ayer los títulos públicos argentinos volvieron a retroceder otro 0,2%, en un descenso que ya tiene una extensión de casi cuatro meses. Con todo, las diferencias de ayer no fueron importantes y entre lo destacado sobresalió una suba del 1 al 1,3% para los bonos LTDO6 y L2DN6 y una baja del 1 al 2,6% para los bonos AA46D, PMD18, PARYD, BP28, PARP y CUAP.

Donde se sigue viviendo un mundo aparte es en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Ayer, con un alto volumen de negocios de $ 377 millones, el índice Merval de papeles líderes logró subir otro 1,43% y alcanzó otro récord histórico tanto en pesos como en dólares. En los últimos treinta días la Bolsa argentina subió 12% en pesos y en los últimos doce meses el Merval escala nada menos que 84% medido en dólares.

Siempre con alto volumen en los papeles petroleros como Petrobras Brasil, Pampa Energía e YPF, lo más destacado de ayer fue un gran avance del 14,8% para Inversora Juramento, con un salto del 3 al 5% para Fiplasto, Agrometal, Morixe, Grimoldi, Introductoa, Siderar, Celulosa, Costanera y TGN. Del otro lado, hubo caídas del 2 al 2,8% para Clarín, Holcim, Patagonia, Esmeralda, Colorín, Consultatio y Santander Río. En Nueva York, mientras tanto, los ADR argentinos tuvieron una rueda mixta, con una suba del 1 al 4,8% para IRSA Prop., Ternium, YPF, TGS, Pampa Energia y Cresud, y bajas del 0,5 al 3% para Nortel, Telecom, Bunge y Tenaris.

Conocidos estos números, debe destacarse que el mercado argentino está funcionando desacoplado respecto de lo que ocurre afuera. Los bonos del mundo bajan bastante más que los argentinos, pero las Bolsas externas están en general débiles, mientras que la Argentina está mostrando el mejor momento de los últimos años.

Ayer, con malos balances recibidos, hubo una baja del 0,2 al 0,3% en los índices de la Bolsa de Nueva York y generalizadas bajas en casi todas las bolsas de Europa, con la acciones chinas anotando su mayor caída en tres semanas por merma de valores en la Bolsa de Shangai, mientras que San Pablo lograba subir 1,5%, con México terminando casi sin cambios.

El buen momento que viven los mercados latinoamericanos tiene que ver, según varios expertos, con el freno en la caída de las commodities. Ayer el petróleo se sostuvo en los US$ 49,90 y analistas lo ven en 70 dólares pronto. Hubo una rueda mixta para metales básicos con suba para el zinc y caída para el aluminio. Y lo mejor de todos sigue siendo un reverdecer de los granos. Con algún signo de final de caída para los metales preciosos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés