El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 May

BUE 3°C

La Fed duplicará la tasa en 2017 y el mercado lo sintió

15 diciembre de 2016

por Luis Varela

En línea con lo esperado, los mercados recibieron ayer las dos noticias que se vinieron cocinando en las últimas cincuenta horas: en el exterior la Reserva Federal de EE.UU. subió un cuarto de punto la tasa de interés por los préstamos a un día y en el frente interno el gobierno de Macri logró diluir el proyecto opositor por Ganancias y se inicia una zona de discusiones para encontrar otra salida.

Sin embargo, esas dos novedades que están marcando esta coyuntura tuvieron algunos agregados de letra chica, muy esclarecedores, y esa sintonía fina tuvo impacto directo en los precios del mundo financiero.

La letra chica de la Reserva Federal tuvo que ver con lo que se proyecta para 2017. Ayer Janet Yellen elevó por segunda vez en ocho años la tasa overnight del 0,5% al 0,75%, pero adelantó que durante el año entrante, junto con la asunción de Donald Trump a la Presidencia de EE.UU., realizará tres subas al hilo y que, en consecuencia, la tasa base de los capitales que se mueven en el mercado norteamericano se duplicarán de acá a diciembre próximo, desde 0,75% hasta 1,5% anual.

Semejante anuncio provocó una gran reacción en un sinnúmero de cotizaciones. Para empezar, la tasa larga de EE.UU. (a diez años) se estiró un poco más: ya había subido del 1,4% al 2,45% anual, y ayer alcanzó el 2,57%, su mayor nivel en dos años y medio.

Semejante incremento modificó las negociaciones en las commodities. El petróleo, que venía muy entonado, acercándose a los US$ 55 por barril, se desplomó ayer más de 3,6% y volvió a cotizar por debajo de los 51 dólares. Los granos y los metales básicos también tuvieron una reducción, pero las bajas de precio no superaron el 1%. La onza de plata bajó apenas, pero la onza de oro achicó 1,3%, con su peor cotización en once meses.

Frente a todo este movimiento, el dólar fue el gran ganador de los mercados externos. El billete verde subió contra el euro a su mayor nivel en catorce, mejoró contra el yen a su escalón más alto en once meses y, contrariamente a lo que venía ocurriendo, volvió a tomar dirección alcista en los mercados latinoamericanos: subió contra el peso mexicano, el real y el peso chileno.

Y en este punto surge la sintonía fina del tema argentino. El presidente Macri se reunió con Hugo Moyano. Y a pesar de que el PJ sigue amenazando contratar el proyecto en el Senado en una semana, la idea que huele el mercado es que se logrará el consenso para arribar a una modificación más amigable y sin tanto recargo de impuestos.

Esa posibilidad de nuevo proyecto de Ganancias tranquilizó bastante las aguas y, a contramano del mundo, el dólar en la Argentina estuvo para abajo: la cotización oficial bajó nueve centavos, hasta $ 16,15, pero el mercado paralelo le envió una clara señal a Macri: los inversores no están de acuerdo con las leyes económicas que se están sosteniendo ni mucho menos con el nivel de gasto o déficit fiscal, los inversores desconfían y vuelven a negrear sus operaciones. Por eso, ayer, mientras el dólar oficial bajaba, el dólar blue volvió a subir siete centavos, alcanzando un precio de $ 7,43.

Donde se vio claramente que las aguas siguen sin estar tranquilas fue en la negociación con títulos argentinos. Los bonos estatales volvieron a registrar otra jornada con precios hacia abajo: retrocedieron otro 0,3% con muy alto volumen negociado. En consecuencia, la tasa a diez años de Argentina se elevó al 7,12% anual y ya está a pasos de alcanzar a la herida tasa larga de los mexicanos.

En el panel de bonos hubo alguna sorpresa. El 70% de lo operado en papeles públicos se transó en apenas cuatro títulos: el bono AA17 se llevó el 34% de los negocios, el AY24 el 14%, el L2DM7 nada menos que el 12% (algo inédito) y el DICA reunió el 7% de las operaciones. Con este esquema hubo una salto del 10% en el bono BARY1, una suba del 1 al 5,7% para los bonos ERD16, BDEDD, LTDE7, BD2C9, DIA0, DICYC y TO26; y una baja del 1 al 2,7% para los bonos PMO18, TVPP, PR13, TVPA, BDED y PARA.

A su vez, la Bolsa de Nueva York terminó con su peor rueda desde principios de noviembre, anotando bajas del 0,3% al 0,8%. Todas las Bolsas europeas, sin excepción, terminaron en rojo.

La Bolsa de San Pablo perdió 1,8% y la de México achicó 1,4%. La Bolsa de Buenos Aires también sintió el impacto de manera contundente. Tuvo el mayor volumen diario de las últimas tres semanas ($ 387 millones) y acusó un descenso del 1,6%, por lo que sus cotizaciones medidas en dólares regresaron a los valores que se habían alcanzado en julio de este año: esto significa que durante los últimos dos meses los papeles privados argentinos tuvieron un derrumbe del 12% medidos en dólares.

Lo peor del caso es que las bajas de ayer se produjeron casi todas en la última media hora de negocios y que quedaron muchas órdenes de venta sin realizar, algo que en principio debería concretarse hoy.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés