El Economista - 70 años
Versión digital

mar 18 Jun

BUE 17°C

La emisión de deuda ya supera los US$ 40.000 M

31 octubre de 2016

El Gobierno ya colocó casi US$ 42.500 millones durante el año y, según pronostican en el mercado, continuaría endeudándose también en 2017 a niveles similares (sin contar cuestiones especiales que hubo este año, como el pago a los holdouts).

Según la consultora Research for Traders (RFT), las emisiones en pesos de este año incluyeron bonos ajustados por CER ($ 26,5 millones), a tasa fija ($ 166,5 millones), a tasa Badlar + 275 puntos ($ 10,6 millones) y a tasa Badlar + 325 puntos ($ 16,7 millones). En moneda extranjera, se colocaron Letes en dólares de corto plazo (US$ 5,9 millones), Bonar en dólares para pagar a los holdouts (US$ 16,5 millones), bonos en dólares para comprar cupones PIB (US$ 2,7 millones) y los últimos bonos en euros (US$ 2,8 millones).

Pese a que muchos consideran alto este nivel de endeudamiento, el economista Jefe de Econviews, Eric Ritondale, aseguró que está en niveles normales, considerando que mucho fue para cuestiones excepcionales, como cancelar la deuda con los holdouts heredada del gobierno anterior. Sin embargo, aclaró, este nivel sólo es manejable “si se mantiene como mucho por un par de años y se dan señales claras de ir avanzando hacia una reducción del déficit fiscal en los próximos tres o cuatro años”.

Para 2017 se estima también que las emisiones continúen en niveles similares, aunque esta vez no habrá cuestiones extraordinarias, como el pago a los holdouts. Gustavo Neffa, director de RFT, aseguró a El Economista que el año próximo las emisiones llegarán a unos US$ 30.000 millones porque “habrá vencimientos importantes, como el Global 2017 o el Bonar 2017, además de otra deuda que no son bonos, como con el Club de París o el swap con China”. Por su parte, un estudio de Econviews estimó que deberán emitirse unos US$ 35.052 millones para cubrir “un déficit de US$ 34.726 millones”.

Aunque el escenario muestra que el endeudamiento continuará, Ritondale, sin embargo, se mostró optimista: “Lo que importa es la sostenibilidad. Si la economía empieza a crecer y hay una reducción gradual del déficit fiscal, la deuda neta con los acreedores privados se estabilizaría en niveles incluso inferiores al promedio de los países emergentes”.

La clave en todo esto será, precisamente, lo que ocurra con las cuentas públicas. Según explicó Ritondale a El Economista, los mercados estarán atentos a si el Gobierno “da señales de estar bajando el déficit”, algo que será clave “para obtener financiamiento más barato”.

Si bien hoy el rojo fiscal está prácticamente igual al de 2015, Ritondale sostuvo que será muy importante darle al mercado señales a mediano plazo con este tema, “como hizo recientemente Brasil al decir que no expandirá el gasto por encima del PIB en los próximos veinte años”.

Una buena señal en ese sentido, consideró, fue el acuerdo fiscal firmado con las provincias, que prevé que las gobernaciones “que hayan ejecutado un resultado primario deficitario” durante este año deberán aplicar en 2017 “una baja del 10% expresado en porcentaje del PBI”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés