El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 25°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 25°C

En el negocios de los bonos emergentes, el país no aparece

26-10-2016
Compartir

por Leandro Gabin

El caudal de negocios con bonos en el universo emergente viene recuperándose a todo ritmo. Una buena noticia para el Gobierno que el año que viene tendrá que financiar algo así como US$ 30.000 millones. Que el viento siga soplando para los países en vías de desarrollo no es un dato menor. Y que el mundo mantenga tasas bajas también será relevante para el “manejo financiero” del macrismo en 2017.

Yendo a los números, según la asociación que nuclea a los bancos de inversión que operan en emergentes (EMTA), en lo que va del año se negociaron bonos por un total de US$ 2.655 billones. “Los volúmenes de operaciones aumentaron en el segundo trimestre, ya que todos los mercados se recuperaron a partir de un comienzo muy negativo del año”, señaló Jane Brauer, director y estratega de Bank of America- Merrill Lynch. Brauer añadió que, “los mercados emergentes se encuentran actualmente en un punto dulce con la mejora de los fundamentos, las entradas fuertes de capitales, aumento de las emisiones y sólidos retornos hasta la fecha”.

En el primer trimestre del año la deuda emergente movió US$ 1.299 billones mientras que en segundo trimestre se hicieron transacciones por US$ 1.356 billones. Sube 17% acumulado en lo que va del año contra mismo período del 2015. Pero cuando se observa a los que son los que más dinero mueven, Argentina no aparece. En términos generales, según la estadística de EMTA, los instrumentos mexicanos eran los más negociados.

Para el levantamiento de los participantes de la asociación con sede en Nueva York, los bonos mexicanos lideran con negocios por US$ 216.000 millones en volumen. Esto representó una disminución del 19% en comparación con los US$ 266.000 millones reportados en el segundo trimestre de 2015 y un descenso del 8% frente a los volúmenes del primer trimestre de US$ 234.000 millones. De todas formas, los bonos mexicanos representaron el 16% de los volúmenes globales.

En el segundo puesto aparecen los instrumentos de la India, con negocios por US$ 188.000 millones. Esto representa 146% de aumento contra los US$ 77.000 millones reportados en el segundo trimestre del año pasado y un aumento del 7% en los volúmenes del primer trimestre de US$ 176.000 millones. Los volúmenes de la India representaron el 14% del total reportado en la encuesta del EMTA.

En tercer lugar están los bonos de Brasil, cuyo volumen se situó en US$ 155.000 millones. Esto se compara a US$ 159.000 millones en el segundo trimestre de 2015, lo que muestra una disminución del 2%, pero un aumento del 16% en el volumen contra el primer trimestre (US$ 134.000 millones). El trading de Brasil representó el 11% del volumen de la encuesta. Otros instrumentos negociados con frecuencia eran los bonos de Africa del Sur (US$ 110.000 millones) y China (US$ 98.000 millones).

En el grupo de los que más operan, Argentina no aparece. Una razón, a pesar de la megaemisión de deuda este año, es que el país tiene pocos bonos internacionales en el mercado. También, que recién ahora el inversor de mercados emergentes puede empezar a tomar más deuda argentina porque el país salió del default. La ponderación de Argentina en la tradicional cartera de JP Morgan que canaliza esto a través del EMBIG es pequeña. Y lo será en términos comparativos. Después de todo, el país estuvo doce años fuera del radar de los inversores y sin colocar deuda voluntaria. La reconstrucción llevará tiempo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés