El Economista - 70 años
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 17°C
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 17°C
Escenario

El mercado espera más cambios: el dólar sube y los títulos bajan

La deuda sube, el gasto no cede, poco cambia: todos los dólares aumentaron, los bonos cedieron, el riesgo país creció y la Bolsa perdió negocios.

El mercado espera más cambios: el dólar sube y los títulos bajan
Luis Varela Luis Varela 18-08-2022
Compartir

En un día en el que todo estuvo concentrado en las movilizaciones, algunas de parte de sindicatos que tienen a su gente con salarios ajustados por inflación (que fueron de este a oeste, de la 9 de julio al Congreso) y otros piqueteros opositores (que bloquearon la Panamericana y que fueron de oeste a este, de la 9 de julio a Casa Rosada), el mercado financiero tuvo un resultado con todos los dólares hacia arriba, bonos en baja, riesgo en alza y Bolsa algo mejor pero sin volumen.

Desde lejos, el presidente Alberto Fernández dio un discurso en La Rioja en honor al General San Martín, pero desde el Ejecutivo ni Manzur ni ningún ministro pusieron la cara frente a la multitud: desde fuentes oficiales se encargaron de repetir que toda la movida no es en contra del Gobierno, en un día en el que se conocieron además dos datos duros, que van completamente a contramano del relato que se viene repitiendo: según el Indec, la actividad industrial bajó 1,9% durante julio en relación con igual mes del año pasado; y según el Centro de Educación, Servicios y Asesoramiento al Consumidor (CESyAC) en julio una familia tipo que vive en la Ciudad de Buenos Aires ya necesitó $ 229.859,24 para afrontar todos sus gastos mensuales.

El rumbo de la inflación

Conocida la suba de tarifas, llamada "redistribución de subsidios" por el Gobierno (en algo que recordó la calificación de "reperfilamiento" del default por la deuda en pesos que hizo Macri), los centros de análisis económicos advirtieron ayer en bloque que la inflación de agosto viene otra vez picante, por encima del 6% mensual "y habrá que ver lo que sucede en los meses sucesivos con subas de tarifas que todavía no están bien claras, porque hoy agregaron a los comercios y los consocios, por lo que las pymes pagarán más luz y trasladarán a precios, y en los edificios se pagarán más expensas, que terminarán impactando en propietarios e inquilinos".

La cuestión es que sin que se conozca hasta ahora quién será el número dos de Massa en Economía, el que manejará ciertamente los números, todas las señales que se van observando van mostrando de alguna manera más de lo mismo: más carga para las mochilas que llevan los privados, sin que se toquen en absoluto los gastos de la política ni de los funcionarios de alto rango. Es más, ayer mismo el "consenso fiscal" aprobado en el Senado logró dictamen en Diputados y eso abrirá la puerta para que las provincias puedan subir impuestos. O sea, Massa con una mano mostrará que les recorta fondos al interior, pero con la otra se les permitirá que vuelvan a subir impuestos como ingresos brutos. Como con Batakis, los gobernadores parecen estar saliéndose con la suya: "la nuestra no se toca", sobre todo ahora que viene el año electoral.

Por toda esa razón, entre los inversores va ganando la idea de que Massa irá haciendo todo tipo de movimientos para ganar tiempo, sumar reservas para el Banco Central, intentar mantener más o menos quieto en frente cambiario, como forma de aplacar la inflación, pero los precios se siguen incendiando. Ayer hubo centenares de quejas porque los precios de los regalos por el Día de las Infancias muestran que mientras el Indec habla de una suba del 71% en el último año, los juguetes vienen con aumentos de entre el 150% y el 200%.

Subieron los dólares

Resultado: los catorce dólares de Alberto volvieron a subir. El dólar blue subió apenas $1, hasta $292, pero el Senebi saltó $4,52 hasta $287,80, el MEP saltó $5,59 hasta $281,37 y el contado con liquidación subió $6,07 hasta $284,13.  Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 105% y la del CCL y el mayorista subió a 109%. Todo en un marco en el que el dólar global estuvo nuevamente muy firme: por datos sobre ventas minoristas en EE.UU. las tasas largas norteamericanas subieron a 3,1% anual a 5 años, 2,9% a 10 años y 3,1% a 30 años, y detrás de eso en el exterior el dólar subió 1,8% en Chile, 0,6% contra el yen, 0,4% contra la libra y el mexicano y 0,2% contra el real, pero bajó 0,1% contra el euro. Y como consecuencia, a nivel interno, medidos en pesos oficiales, el euro subió 27 centavos hasta 137,91, el real bajó 7 centavos hasta 26,25 y la libra bajó 42 centavos hasta 163,31.

Como parte claramente positiva del día debe decirse que en el denominado Mercado Único Libre de Cambios el BCRA informó que compró US$ 80 millones (por lo que habría sumado US$ 119 millones en las últimas cinco ruedas). Pero al final del día, cuando publica los números oficiales (que incluyen comercio exterior y otras variables) se vio que la suba de reservas del día existió, pero no fue de US$ 80 millones sino de US$ 37 millones.

Este número, más una brecha cambiaria que no baja del 100%, y con movimientos sociales que se van inquietando cada vez más, volvió a predominar la tendencia vendedora de bonos argentinos y con volumen récord para un día los papeles nacionales bajaron nuevamente, por lo que el riesgo país se incrementó nuevamente en 48 unidades, hasta 2.419 puntos básicos. La inflación no baja, el gasto público sigue sin ser tocado, nada cambia en la Argentina, con esto no se esperan inversiones, ni empleo genuino, y la tendencia sigue siendo de salida. Es más, sólo como uno de los tantos indicadores del día se supo que la empresa que fabrica zapatillas Nike despidió 100 operarios porque no puede importar insumos...

Wall Street para abajo

En cuanto a los negocios estrictamente bursátiles, en el exterior sigue ganando espacio la idea de que el mundo va a una recesión, no se sabe de cuánta profundidad. Por eso, la Bolsa de Nueva York tuvo ayer otra rueda negativa: el Dow perdió 0,5%, el S&P cedió 0,7% y el Nasdaq achicó 1,2%. Mientras que las principales bolsas latinoamericanas estuvieron casi sin moverse: la Bolsa de San Pablo subió 0,2% (a seis semanas y media de la elección Bolsonaro-Lula) y la de de México bajó 0,1%. 

En la plaza bursátil local el mercado firmó el empate, porque subió apenas en pesos, bajó en dólares, pero lo más importante es que perdió volumen de negocios. Con $1.923 millones operados en acciones y $5.804 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires subió 0,9%. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York volvieron a mostrar un día mixto, con subas del 1% al 5,6% para Loma Negra, Telecom y TGS; y con bajas del 1% al 5,3% para Mercado Libre, Cresud, IRSA y Galicia.

Esta vez las commodities tuvieron un comportamiento más dispar, a pesar de la fortaleza global del dólar. Hubo un repunte del 1,3% para el petróleo. Siguió la debilidad de los metales preciosos. Los metales básicos actuaron mixtos. Se registró un fuerte paso atrás, del 3% promedio, para las criptomonedas. Y lo que trajo cierto alivio, tanto para el Gobierno como para los representantes del campo que siguen negociando un mejor "dólar soja", fue que los granos mostraron un buen resultado para la soja tanto en Chicago como en Rosario, aunque el trigo tuvo un día con fuertes caídas en ambos mercados.

¿En qué dirección está yendo el país? Ayer se conoció que se acaba de alcanzar un nuevo récord de la deuda pública: con una suma equivalente a US$ 380.760 millones. Frente a eso, el economista Aldo Abram, de Libertad y Progreso dio su sentencia sobre la presente realidad argentina: "Todos los caminos llevan a Roma, los ajustes terminan todos en el sector privado, encima piden un adelanto de lo que se va a pagar en Ganancias. Con este adelanto de Ganancias, más la mayor presión que habrá en las provincias, ¿alguien puede llegar a pensar que la inversión va a volver a Argentina?”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés