Dólar calmo reaviva interés por pesos

La apreciación del tipo de cambio y el marcado descenso de la volatilidad revivieron apetito por posiciones en pesos

12-11-2018
Compartir

La apreciación del tipo de cambio desde fines de septiembre y el marcado descenso de la volatilidad revivieron el apetito por las posiciones en pesos y, en concreto, por las Letras Capitalizables en Pesos (Lecap).

En este escenario, GMA Capital sostuvo que las últimas ruedas transcurrieron en el mismo sentido. Sin sobresaltos, la cotización del dólar se movió hacia la banda inferior. Al cierre del viernes, el valor de la divisa de la Comunicación A 3.500 fue $ 35,4883 y estuvo solamente 0,45% por encima de la cota inferior de la zona de no intervención de ese día: $ 35,33. Paralelamente, la volatilidad se mantuvo en niveles confortables que no se veían desde fines de agosto.

En tanto, el BCRA, habiendo sobrecumplido la meta de crecimiento cero del promedio de la base monetaria en octubre (cayó 1,5% mensual), continuó aspirando pesos con licitaciones de Letras de Liquidez (Leliq). Pero la particularidad fue que lo hizo convalidando tasas de interés decrecientes: de hecho, la tasa de las Leliq (66,897%), luego de haber alcanzado el pico de 73,52% el 8 de octubre, ya es la más baja en 40 días.

La renta fija tampoco presentó sorpresas desagradables. Hubo señales de fortaleza en los bonos a pesar de que la calificadora Fitch rebajara la perspectiva de la deuda argentina de neutral a negativa debido a la debilidad de la actividad económica y las dudas sobre la consolidación fiscal.

También hubo una leve recuperación en los títulos en dólares que hizo que el Riesgo País descendiera y se acercara a los 600 puntos, algo que no ocurría desde fines de septiembre.

Bonos

En este escenario, GMA se plantea si están caros los bonos CER respecto de sus comparables en dólares. “Para responder el interrogante, estudiamos la relación entre los retornos de bonos de corto plazo y, luego, la comparación entre instrumentos más largos en distintas monedas”, sostiene. Aprovechando la relativa calma de la semana, nos preguntamos si existen oportunidades de arbitraje entre curvas. En otras palabras, estudiamos si los movimientos recientes permiten explotar ventajas entre bonos denominados en distintas monedas.

Como Argentina no posee una curva representativa y con volumen en pesos a tasa fija, la comparación con los títulos en dólares la efectuamos con bonos que ajustan por inflación mediante el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

“Esta última clase de instrumentos sirve a múltiples propósitos. Los títulos más cortos son eficientes vehículos para devengamiento de tasa en contextos de inflación. Asimismo, los más largos, como sus precios son más sensibles a cambios en la tasa (real), son variantes atractivas para operar cambios en la política monetaria (comprar cuando el BCRA relaja las condiciones, vender cuando las endurece)”, concluyó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés