El Economista - 70 años
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 25°C
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 25°C

¿Cuál es la acción blindada del Merval?

Con la baja y quita de retenciones al agro, existe una empresa cuyos papeles presentan gran potencial. Pase y lea.

08-09-2016
Compartir

por Dolores Ugarte

Con la flexibilización y eliminación de retenciones al agro argentino, el Gobierno apostó a que la recuperación de la actividad económica empiece por el campo. De esa manera, las acciones de empresas exportadoras ligadas a la actividad están teniendo un excelente 2016.

No obstante, frente a las importantes subas registradas, no todos los papeles del sector siguen ofreciendo el mismo potencial de ganancias, y conviene analizar con cuidado a los que aún se perfilan como activos prometedores.

La más prometedora

La opinión de los analistas locales es que la valuación de las acciones de empresas relacionadas con el campo ha mejorado significativamente en el mercado bursátil y, por ende, han beneficiado a los inversores posicionados en ellas. De este grupo, actualmente se destaca Molinos Río de la Plata, que cotiza en el Panel General, como un papel a mantener o bien a comprar, en el caso de quienes aún no lo tengan en cartera.

La compañía forma parte del grupo de small caps por su baja capitalización de mercado ?precio de la acción por la cantidad de ellas? y porque tracciona un volumen diario, que no suele llegar al 10% del operado por las compañías grandes de la plaza bursátil.

Pero como ninguna historia es totalmente color de rosa, hay ciertas amenazas que deben considerarse desde el frente externo. De acuerdo con el economista jefe de Inversor Global, Diego Martínez Burzaco, “hay que tener cuidado con un aspecto fundamental, y es que en las últimas semanas los precios de las commodities agrícolas han venido bajando porque el dólar se fortaleció en el mercado financiero”, y eso podría afectar la performance de empresas del agro.

En ese sentido, el precio del maíz y el trigo se encuentran en sus mínimo de los últimos 7 y 12 años, respectivamente.

No obstante, el especialista explicó que “en vista de que los datos recientes de la economía de Estados Unidos muestran debilidad, la Fed no subirá las tasas de interés y el dólar no podrá seguir alimentándose de la posibilidad o bien, de la ejecución de la medida”.

Además, Molinos cuenta con otros argumentos a favor que justifican las inversiones en sus acciones. En principio, la compañía tiene un balance con sólidas ganancias, posee marcas muy bien posicionadas dentro del mercado interno, está invirtiendo en el almacenaje de granos y haciendo crecer su complejo oleaginoso. Sumado a ello, dentro de su facturación, el 67% corresponde a la venta de oleaginosas.

Con respecto a este tema, Martínez Burzaco manifestó que la empresa “tiene buenas perspectivas tanto en la exportación de granos y oleaginosas ?negocio granel? y en el mercado nacional a través de la comercialización de productos alimenticios básicos y premium y aunque no está barata en este momento, es una acción interesante con el panorama argentino”.

Entre otras señales positivas a la hora de invertir en los títulos de esta firma, figura el hecho de que la empresa está creciendo, está ganando dinero, está bien manejada y cuenta con mucho margen de expansión por delante aún porque el sector de las oleaginosas va a seguir creciendo.

El respaldo

Si bien para el cierre del primer semestre de 2016 el sector bancario ocupó el primer lugar en términos de ganancias, las energéticas y el agro también mostraron resultados destacados. Este último recuperó posiciones gracias a la reducción de impuestos sobre la rentabilidad y Molinos Río de la Plata se hizo notar con un crecimiento en sus exportaciones que la llevaron a ganar $ 1.088 millones en el semestre, lo que representa una mejora de 78% respecto al mismo período de 2015.

Este incremento corresponde exclusivamente al segmento de graneles, compensado por una reducción del resultado operativo del segmento marcas como consecuencia de un significativo incremento de los costos, no compensado por la evolución de los precios. Por otra parte, la empresa obtuvo una ganancia neta de $ 547 millones, significativamente superior a los $ 207 millones obtenidos durante el mismo período del año anterior, producto del mayor resultado operativo y menores resultados financieros, según un comunicado de la propia firma.

Los analistas sugieren que se trata de una alternativa de inversión para captar el efecto inflacionario, en un contexto en el que la mayoría de los actores del agro ya reportaron subas significativas en Bolsa y han agotado gran parte de su recorrido alcista.

Sin embargo, de acuerdo con Martínez Burzaco, además de Molinos, Cresud puede seguir desempeñándose bien por su potencial en el valor de la tierra, no solo a partir de una mejora en las perspectivas del sector, sino también como efecto del blanqueo de capitales.

Los inversores interesados en las oportunidades que ofrece la Bolsa local no pueden dejar de posicionarse en estos papeles “blindados” en un escenario financiero volátil como es el argentino.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés