El Economista - 70 años
Versión digital

jue 20 Jun

BUE 15°C

Criptomonedas: el Banco Central detalla por qué es difícil regularlas

El anonimato, problemas de jurisdicción y los múltiples usos de los tokens son algunos de los problemas

21 noviembre de 2019

Por Ariel Bazán

Especialistas en informática, investigadores y funcionarios del Banco Central participaron de una reunión en el Senado en la que se debatió la necesidad de regular las criptomonedas. Desde el BCRA vienen tomando nota del avance de estos activos digitales y analizan posibles medidas para encarar el escenario, pero aún no tienen claro en qué dirección apuntar.

En la reunión organizada por la senadora radical Silvia Elías de Pérez, los funcionarios del BCRA Emiliano Giupponi, de la gerencia de Monitoreo de Riesgos Macroprudencial, e Iván Hundewadt, de la gerencia de Planificación y Desarrollo Normativo, aseguraron que las criptomonedas tienen demasiadas cuestiones que dificultan su regulación.

Uno de esos problemas, sostuvo Hundewadt, es el anonimato: “Con la blockchain se puede hacer trazabilidad, pero no vincular certeramente una transacción con la identidad real de la persona”. A esto se suma, sostuvo, que “hay criptoactivos con atributos de anonimato enriquecido, es decir que tienen una plataforma adicional de anonimato e impiden de manera total la trazabilidad”.

Otro problema de los criptoactivos, explicó, es que “el alcance global de la tecnología tiene implicancias respecto al arbitraje regulatorio”: es decir, hay incertidumbre sobre si aplicar en una transacción la jurisdicción de alguna de las partes intervinientes, del lugar dónde se hizo, etcétera.

Por otra parte, surgen nuevos riesgos por la variedad de usos que pueden adquirir los criptoactivos, como un token emitido inicialmente para ser medio de pago pero que luego pueda usarse como derivado financiero. “Los tokens pueden llegar a tener más de una función y eso da cierta incertidumbre sobre qué regulación aplicarle. Y en el caso de los smart contracts, no pueden contemplarse en su totalidad todos los problemas que puede llegar a tener el protocolo”, afirmó Hundewadt.

Por otro lado, Giupponi sostuvo que algunos activos como Libra, que estén vinculados a monedas fiduciarias de otros países, “podrían generar menor demanda de activos valuados en pesos”.

Cuestiones técnicas

Fuera de las cuestiones económicas y monetarias, el consultor informático Francisco Faliero afirmó que también deben establecerse regulaciones técnicas sobre las criptomonedas.

En ese sentido, un punto a considerar es el consumo eléctrico para minería: “Los kW consumidos en la ejecución de algoritmos para validación es cada vez mayor y, cuando el BTC se consigue, no representa el valor de lo obtenido por los altos costos que hubo en infraestructura, amortización de equipo, y energía. Por eso, ya hay países que están regulando el gasto en kW respecto al beneficio económico”.

Otro punto a regular, sostuvo, es la conectividad a Internet. “Tenemos una dispersión geográfica que no nos hace muy amigables para usar estas monedas. Está habiendo un consumo centralizado donde hay buena conectividad, pero desde el punto de vista técnico hay lugares que no podrán acceder por mucho tiempo a transaccionar estos activos”, aseguró.

Por otra parte, afirmó que otro punto a considerar es que pronto aparecerá la computación cuántica, que multiplicará la capacidad de proceso de los equipos “en cantidades astronómicas” y afectará el negocio de la minería. “Esto llevará a que las criptomonedas enfrenten algún golpe en la seguridad de cifrado”, sostuvo.

Regulaciones en otros países

En este escenario con tantas aristas para regular, los funcionarios del Banco Central detallaron que hasta ahora en el mundo se tomaron seis tipos de medidas para encarar el imparable avance cripto:

1- Advertencias a consumidores e inversores minoristas sobre los riesgos de operar con criptoactivos.

2- Hacer que un determinado criptoactivo, si cumple determinadas características, se rija por determinada normativa, como la ley del mercado de valores. Esto en algunos casos implica el encuadre en regímenes de registro y licencia para poder operar.

3- Hacer inspecciones a los intermediarios que operan criptomonedas cuando ocurran casos de fraude a nivel minorista.

4- Modificar la regulación antilavado para alcanzar a los intermediarios. En la UE, por ejemplo, se les dio hasta enero para que se registren y, según el país, se licencien.

5- En algunos países se prohibieron directamente algunas operaciones (China lo hizo con las ICO y Colombia con la comercialización de derivados de criptoactivos a minoristas) y actividades (algunos bancos no pueden operar criptoactivos).

6- Como última opción, algunos bancos centrales analizan emitir su propia moneda digital. “La disyuntiva es regular o competir por la adopción (de una criptomoneda que compita)”, concluyó Hundewadt.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés