El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Con balances muy malos, el petróleo salvó el día

La noticia financiera del día se originó en Londres porque el Banco de Inglaterra decidió bajar las tasas debido a que el Reino Unido se encamina a una recesión.

05-08-2016
Compartir

por Luis Varela

Con complicadas situaciones económicas en todas partes, fuertes reclamos por las tarifas en las calles de Buenos Aires y una inflación que no cede (FIEL acaba de medir una canasta del 4,2% en julio), el mundo financiero sigue registrando tensiones por donde se mire.

La principal noticia económica de ayer fue la decisión del Banco de Inglaterra, de bajar en un cuarto de punto su tasa de interés, a un mínimo histórico del 0,25% anual, debido a que como efecto post Brexit el nivel de actividad se sigue frenando y, de continuar la actual tendencia, todos esperan que el Reino Unido se sumerja en una recesión durante los últimos meses de este año.

Esta decisión de la autoridad monetaria inglesa provocó una salida de capitales del Reino Unido, por lo que la libra esterlina volvió a registrar una baja significativa. El 23 de junio pasado, con el Brexit, la paridad había bajado de 1,48 a 1,29 dólares por libra, luego el valor se recuperó hasta 1,34, pero ayer después que el Banco inglés decidiera la baja de tasas, mas el lanzamiento de un paquete de medidas para “apoyar el crecimiento y un sostenible retorno de la inflación” (como el uso de reservas para comprar bonos corporativos por hasta US$ 13.000 millones durante 18 meses y la ampliación en 60.000 millones de libras del programa para la compra de bonos de deuda pública), la libra se deplomó otra vez hasta 1,31 dólares.

La debilidad de la moneda inglesa provocó una baja de todas las monedas europeas contra el dólar, pero la divisa estadounidense siguió de manera estable en Asia y con cierta debilidad en América Latina, bajando levemente en Brasil y Chile. En Argentina, siguiendo las tensiones por las tarifas y el caso Bonafini, el billete verde subió dos centavos, con el oficial a $ 15,14, el 15,33, el contado con liqui a 14,99, todos en alza. El único que bajó fue el dólar mayorista (terminó a 14,87), con buena cantidad de operaciones con bonos y los títulos mas firmes, luego de varios días a la baja.

La tensión cambiaria europea no se sintió en las commodities, donde se destacó una firme recuperación del precio del petróleo y leves subas para los granos en Chicago. El barril de crudo volvió de US$ 39 a casi US$ 42 tras conocerse un fuerte descenso de las reservas de gasolina en Estados Unidos, con varios analistas pronosticando que durante los últimos cien días de este año el barril cotizará entre US$ 40 y US$ 44.

La recuperación del petróleo permitió que el empetrolado índice de papeles líderes de la Bolsa de Buenos Aires lograra otra rueda en ascenso. Aún con muy bajo volumen de negocios operado, el Merval recuperó 0,84%, en un repunte que ya acumula dos ruedas consecutivas, algo que no sucedía desde hace bastante.

Lo particular de la suba bursátil de ayer fue que en la Bolsa porteña están entrando los primeros balances, que traen consigo todos los ajustes que fue realizando Argentina de los primeros siete meses de Macri en el poder. Y, debe decirse, los resultados que se están viendo no son para nada positivos.

Sólo por citar tres de los varios estados contables que se presentaron esta semana debe decirse que YPF perdió nada menos que US$ 50,7 millones en el segundo trimestre, presionada sobre todo por la devaluación del peso. Además del rojo de la petrolera máxima, se supo que Metrogas perdió $ 676,8 millones en el semestre y que la ganancia de Tenaris se desintegró 94% en los primeros seis meses.

El resultado de los balances está generando un mercado partido en dos, con ganadoras y perdedoras. Ayer en Buenos Aires hubo una suba del 2 al 10% para Polledo, Capex, Dycasa, Cresud, Central Costanera, Tenaris, Longvie, Agrometal, Caputo, Mirgor, Grupo Clarín, Petrolera Del Conosur, Colorín, Telefónica, Banco Francés y Grimoldi. Y una baja del 1,5 AL 8% para Andes Energia, Solvay Indupa, Quickfood, Bodegas Esmeralda, Metrogas, Telecom, Edenor y Juan Semino. En Nueva York también hubo ganadores y perdedores: entre los ADR se registró una suba del 1 al 3,5% para Francés, Tenaris, Cresud, Irsa Inv., Macro, YPF y Bunge, y una baja del 1 al 4,5% para Nortel, Ternium, Edenor, Globant y TGS.

Detrás de estos movimientos, los inversores siguieron haciendo consultas sobre qué hacer ante el blanqueo, y la opinión de los analistas ya ha girado de manera casi unánime: nadie recomienda el bono a tres años, muy pocos optan por el bono a 7 años y el 90% de los asesores prefieren pagar las multas de hasta el 10% desde ahora hasta diciembre, ya que ven a los bonos argentinos sumergidos en una meseta, con pronóstico reservado hasta que el Gobierno demuestre que puede controlar la inflación, y sobre todo el déficit fiscal.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés