El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

¿Cómo invertir en la segunda quincena de octubre?

Más allá del optimismo reinante, siempre es recomendable tener algunos activos defensivos

19-10-2017
Compartir

Por Equipo de Research de PUENTE

En las próximas semanas el movimiento de los activos financieros argentinos debería explicarse principalmente en base a los resultados de las elecciones legislativas del 22 de octubre. En ella se definirán no sólo la distribución de senadores y diputados a nivel nacional, sino también las posibilidades de la administración actual de avanzar con las reformas estructurales propuestas por el oficialismo. En total, se renovarán en la Cámara de Diputados 127 de los 257 miembros por un período de cuatro años mientras que a la Cámara de Senadores le corresponderán 24 de los 72 integrantes.

En medio de resultados positivos en las PASO para el oficialismo, sumado a datos que evidencian una recuperación mayor en la economía en los últimos meses, y mejoras en las encuestas para a las elecciones, los activos financieros ya incorporan que los resultados definitivos serán mejores que los preliminares, lo que ha resultado en fuertes subas tanto en los bonos en dólares como en pesos y en las acciones en el último tiempo.

El aumento de los precios se ha traducido, para el caso de los bonos soberanos en dólares, en una caída en los spreads hacia valores menores al promedio de emisores con su actual calificación crediticia “B”. Paralelamente en el caso de las acciones, se han incrementado los precios por encima de las ganancias de las compañías, implicando un aumento de las valuaciones, en algunos casos por encima de sus pares de la región.

Las elevadas valuaciones y el gran optimismo para el oficialismo de cara a las elecciones brindan indicios de que los riesgos de que pueda darse una corrección en los activos argentinos se han incrementado, particularmente en caso de que los resultados del oficialismo no sean tan positivos como se espera. En línea con lo señalado, resulta clave incorporar dentro de un portafolio de inversión ciertos activos defensivos, a modo de cobertura frente a eventuales sorpresas (negativas).

Entre los distintos activos, desde Puente observamos que los bonos en dólares de corto plazo se presentan como los títulos más adecuados para inversores conservadores, teniendo en cuenta que la capacidad de pago no se encuentra cuestionada en un entorno de elevada liquidez a nivel global y de alta demanda por activos argentinos. A su vez, estos activos tienen una baja sensibilidad al movimiento de los rendimientos, por lo que su precio se vería levemente afectado ante correcciones en los mercados. Por otra parte, los bonos soberanos de mediano y largo plazos, así como los bonos provinciales y corporativos resultan atractivos para los inversores que busquen mayores rendimientos, aunque también una mayor exposición al riesgo, dado que éstos sufrirían una mayor corrección que los bonos de corto plazo ante un movimiento bajista de los mercados.

Las elevadas tasas que impone el BCRA como parte de su política antiinflacionaria, sumado a nuestras expectativas de tipo de cambio para lo que resta del año, mantienen el atractivo por posiciones en pesos, especialmente por las Lebac, que actualmente ofrecen rendimientos de entre 26,5% y 27,35%. Con la expectativa de un tipo de cambio de $17,50 para fin de año, podría lograrse un rendimiento de 4% en dólares en lo que resta del año, aunque debe tenerse en cuenta que el inversor se encuentra expuesto a la variación del tipo de cambio, por lo que una corrección del dólar disminuiría el retorno de este tipo de posiciones. Para inversores más agresivos los bonos ajustados por CER son una opción atractiva, ya que empezarán a generar ganancias de capital en el momento en que la inflación comience a disminuir y el BCRA se decida a recortar las tasas de interés.

Por el lado de las acciones, son los activos que mayor volatilidad deberían presentar, siendo aquellos más expuestos a una eventual corrección en el corto plazo. Sin embargo, en el largo plazo se mantienen las perspectivas positivas para las acciones argentinas, aunque de forma selectiva, dadas las elevadas valuaciones. A nivel particular, encontramos valor en los títulos de Banco Francés, IRSA, San Miguel e YPF.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés