El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 11°C
Panorama

Ante el proceso electoral, los ahorristas acortan posiciones

En las últimas dos semanas los plazos fijos dejaron de crecer. Ahorristas e inversores se van pasando a fondos a un día, para poder desensillar rápido.

Estamos muy cerca de las elecciones. Ayer el dólar fuga siguió muy firme. Los bonos bajaron, el riesgo subió. Y la Bolsa sigue volando.
Estamos muy cerca de las elecciones. Ayer el dólar fuga siguió muy firme. Los bonos bajaron, el riesgo subió. Y la Bolsa sigue volando.
Luis Varela 02 junio de 2023

En su discurso de hace unos días Cristina Kirchner estimó que para la próxima elección es más importante el piso que el techo, pero los mercados financieros contradijeron por completo ayer a la vicepresidente argentina: el techo fue lo determinante, tanto para Estados Unidos como para Argentina.

Por supuesto, CFK hablaba del techo de los votos, pero lo que estuvo en juego ayer fue el techo de la deuda, tanto norteamericana como local. Después de muchas ruedas tensas, la Cámara de Representantes terminó aprobando con 314 votos a favor y 117 en contra la autorización para que el Presidente Joe Biden pueda subir el techo de la deuda de su país, y con la ratificación del Senado se evitará que EE.UU. entre en default.

Las decisiones de Massa

56616-massa-arranco-su-segundo-dia-con-visitas-a-mineras-que-invertiran-en-el-litio-de-salta
 

Y a nivel local, empieza a comprobarse que, en línea con lo que le pasó a Alberto hace un par de semanas en Brasil con Lula, el ministro de Economía Sergio Massa tampoco está consiguiendo plata fresca para afrontar el complejo panorama actual, los DEG del FMI también vienen muy demorados, no hay divisas para afrontar los compromisos inminentes (US$ 4.100 millones con el FMI y US$ 1.050 millones con los bonistas surgidos del canje de Guzmán) y el BCRA se vio obligado a tomar una medida impensada: le cerró la ventanilla de los dólares a las provincias, para que puedan cumplir con sus compromisos.

Lo sucedido en EE.UU. generó un gran alivio para los mercados internacionales. Pero el nuevo cepo impuesto desde la Nación a las provincias le puso delante de la nariz a los inversores la gravedad de la escasez de fondos, y con eso, el dólar fuga volvió a calentarse, con el blue quieto y el mep frenado. Los bonos argentinos volvieron a bajar, por lo que el riesgo país subió. Y, en lo que muchos consideran como trade electoral, la Bolsa de Buenos Aires siguió viento en popa, con otra suba potente y con un alza en bloque para los ADR argentinos que cotizan en Nueva York.

El tema, evidentemente, tiene que ver con las deudas que debe afrontar un Estado Nacional que está quebrado. Y no solo las deudas en dólares que hay que cubrir con el FMI y los bonistas, sino también la montaña de vencimientos que hay con la deuda en pesos: en junio vencen bonos en moneda local por $1,2 billones, en julio por $4,3 billones y en agosto por $ 2,3 billones, lo que suma un agujero de $7,7 billones en apenas noventa días. De ahí que el secretario de Finanzas Eduardo Setti se reuniera el miércoles con banqueros y formadores de mercado, y ayer con representantes de fondos de inversión, para empezar a hablarles sobre un inminente canje de deuda voluntaria.

Buena parte de lo que vence está en manos estatales, por lo que en ese sentido no habría demasiado problema para renovar. Pero los fondos de inversión tienen mucha plata de inversores privados, que están con claras intenciones de desensillar. De hecho, en las últimas dos semanas se estancó por completo el crecimiento de los depósitos en pesos, a pesar de la tasa del 97% anual que les colocaron para seducir a los ahorristas. Y todo lo que dejó de crecer se pasó a los denominados money market, que no son otra cosa que fondos que pagan tasas de interés algo más bajas, pero que permiten retirar el dinero en cualquier momento, sin esperar los plazos más largos de los plazos fijos.

Y, además de conocerse estimaciones de consultoras que ubican la inflación de mayo otra vez para arriba, entre 8,8 y 9,2% mensual, en el sexto mes consecutivo con el IPC en alza, también empezaron a aparecer encuestas que también contradicen a Cristina Kirchner: lo que se ve venir para la próxima elección no es una división en tercios, sino en cuartos, y lo peor de todo es que el cuarto integrante de la puja es formado por indecisos, es decir por votantes que no están decididos por votar ni por JxC ni por el FdT ni por Milei. Y esa indecisión es lo que está impulsando a los ahorristas a colocar su dinero en posiciones cada vez más cortas.

Más calma afuera

biden
 

Mientras tanto, en el exterior, la autorización a Biden para que pueda endeudarse por más fondos, generó una distensión, por lo que siguieron aflojando las tasas largas de EE.UU.: y con eso se pagó 5,2% anual a 1 año de plazo, 3,7% a 5 años, 3,6% a 10 años y 3,8% a 30 años. Y, en respuesta al movimiento, el dólar global retrocedió fuerte contra todas las monedas. En el exterior el dólar bajó contra todo: en Brasil perdió 1%, contra la libra y el mexicano achicó 0,7%, contra el euro declinó 0,6%, en Chile 0,5%, en Japón 0,4% e incluso en China, con malos datos económicos muy frescos, el billete verde bajó 0,2%-

El dólar en Argentina

2022_collages_temas-genericos_dolar_1_4 (4)
 

A nivel local, sin embargo, nos encontramos con más de lo mismo. El Gobierno continuó interviniendo  con bonos para que la corrida no lleve al dólar a $500 primero y después posiblemente rápido a $600. Y con esa movida del Estado, el dólar blue no cambió y siguió a $490, el dólar Qatar subió $1,58 hasta $502,32, el Senebi saltó $2,92 hasta $493,49, el MEP bajó 48 centavos hasta $471,22 y el contado con liquidación subió $3,58 hasta $494,50. Por lo que la brecha entre el oficial y el blue fue del 95% y la del CCL y el mayorista fue del 106%.

La intervención del Banco Central vendiendo Bonares para mantener el dólar MEP anclado hizo que los bonos argentinos perdieran ayer otro 0,4%, por lo que el riesgo país subió 61 unidades hasta 2.616 puntos básicos. En un día en el que ya sin dólar soja el BCRA pudo sumar reservas por US$ 54 millones (ya con todas las ventanillas bloqueadas, incluso la de los gobernadores), pero dramáticamente la autoridad monetaria se endeudó ayer aún más con los bancos, chupando depósitos por $ 1,8 billones, entregando Leliq cortas.

La desaparición del cisne negro del techo de la deuda y la posibilidad de un cisne blanco por la inteligencia artificial, permitió que ayer se anotara una fuerte suba en la bolsa de Nueva York: el Dow subió 0,5%, el S&P avanzó 1% y el Nasdaq trepó 1,3%. Al tiempo que hubo un salto del 2,1% en la Bolsa de San Pablo y cierre sin cambios en la de México.

La Bolsa sigue firme

Mercados-tras-las-PASO
 

A nivel local, sin que pareciera importar el efecto de un estado quebrado, la Bolsa porteña siguió a todo vapor. Con $5.776 millones operados en acciones y $12.550 millones en Cedears, la Bolsa de Buenos Aires saltó otro 3,3%. Y hubo un salto en bloque del 1% al 6% para los ADR argentinos en Nueva York, con Central Puerto, IRSA, Telecom, TGS, Edenor, Macro, Francés, Pampa E y Loma Negra como las más beneficiadas del día.

Las commodities, entre tanto, se movieron bastante más que en los últimos días. A la espera de la reunión que hará la Opep este domingo, hubo una suba del 3% para el petróleo. Los metales preciosos actuaron en alza. También se vio un repunte para los metales básicos. En granos hubo una distorsión por el final del dólar soja: en Chicago hubo subas sobre todo para el trigo y la soja, pero en Rosario el maíz pudo sostenerse, pero la soja se hundió, por lo que el valor promedio del grano rosarino vuelve a precios de 2020. Y, a las puertas de lo que parece otra inminente suba de tasas de la Fed, si no es en junio será en julio, el Bitcoin bajó 1,2%, con híper selectividad, Litecoin en alza y Cardano en caída.

Mirando hacia adelante hay muchos elementos que pueden mover los precios de manera contundente. Hoy, por ejemplo, sale un dato clave del empleo de EE.UU. y eso puede determinar si Jerome Powell actuará dentro de diez días o si esperará algo más de un mes para mover su joystick. Y a nivel local, seguimos colgados en una agonía que no termina: negociando y entregando concesiones en China, y esperando que en algún momento el FMI entregue los DEG, y cada vez parece más probable que solo aporte los fondos para pagar lo que se le debe al organismo y quizás algo más para que no haya default con los bonistas el 9 de julio. Hasta que ese asiento contable no se complete, la situación será de gran incertidumbre.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés