El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 20°C

Renovables: ¿la solución a la suba de tarifas?

29-08-2016
Compartir

Frente a la repercusión negativa que recibió el aumento de las tarifas de los servicios de gas y energía eléctrica, hay quienes postulan que una salida viable a futuro es el fomento a las fuentes de generación alternativa, que pueden implicar una reducción en los costos, y por ende, en los precios.

“En los últimos años se observa una fuerte tendencia a nivel mundial hacia las energías limpias como una opción hacia la reducción del consumo y ahorro energético. En nuestro país la situación se agrava por las subas tarifarias en los servicios deelectricidad y gas y su alto impacto económico en el hogar, industrias, comercios y empresas”, advierte un informe de Sungreen, una de las empresas nacionales líderes en el sector de energías alternativas, y propone como salida al problema “soluciones innovadoras con energías renovables que apuntan a reducir el gasto en el consumo energético”.

Entre las soluciones que ya permitirían una reducción de los costos de la energía, menciona los termotanques solares para calentamiento de agua, con los cuales se pueden ahorrar, según Sungreen, entre 80% y 100% del costo de la energía tradicional. “Si bien la inversión inicial comparada con un termotanque convencional es superior hasta 340%, el retorno máximo es de dos años y el ahorro económico es a largo plazo porque su vida es de veinte años”, apunta.

Uno de los mayores problemas que presenta la generación de energía a través de fuentes no tradicionales es precisamente el costo de inversión inicial que insumen. Al ser tecnologías mucho menos exploradas y que han logrado menores niveles de progreso -especialmente en Argentina-, los equipos necesarios para este tipo de energía implican todavía una inversión costosa. Como contrapartida, los costos posteriores son muy bajos, dado que el insumo principal de los equipos proviene precisamente de la energía solar, eólica o hidráulica.

Otro ejemplo que ofrece el informe es el de los paneles fotovoltaicos para energía eléctrica, cuyo ahorro “depende del lugar donde se los coloque”. En zonas rurales sin conexión a red, el ahorro es de 100% con una inversión superior entre 50% y 100% comparados con grupos electrógenos, con un retorno máximo dos años y medio. En cambio, en zonas urbanas con legislación de generación distribuida, la inversión original suele comenzar a partir de U$S 7.000 con un retorno de entre cuatro y nueve años, dependiendo de la legislación, sostiene. Otros ejemplos son los sistemas duales (agua caliente y calefacción) que funcionan con energía solar, y los aerogeneradores.

En marzo, el Gobierno Nacional reglamentó la ley 27.191, sancionada por el Congreso el año pasado y redactada por el ahora subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, lo que llevó a una fuerte expansión de las apuestas de inversión en el sector. Entre otras, Pampa Energía anunció que invertirá US$ 400 M en proyectos de generación térmica y eólica, y la firma norteamericana Dow se asoció a la empresa local Invap para la creación de un parque eólico que demandará US$ 123 M para su puesta en marcha.

Asimismo, el reemplazo de las energías tradicionales, más caras, por otras menos costosas, es uno de los argumentos que ha esgrimido el Gobierno a la hora del lanzamiento del programa Renov.Ar, de licitaciones para la generación de 1.000 Mw.

Mientras el Gobierno busca Cómo solucionar el problema desatado con la suba de tarifas de abril, las renovables se presentan como una opción. El problema central que enfrentan, es el tiempo: aumentar la participación de las fuentes alternativas en la matriz energética lleva años y el camino a la reducción de los costos en la generación de energías renovables, sostienen los especialistas, implica transitar una curva de aprendizaje que no llegará inmediatamente.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés