El Economista - 70 años
Versión digital

dom 26 May

BUE 7°C

Aranguren reverá el “barril criollo”

Lo discutirá a fin de año con operadoras y refinerías.

16 mayo de 2016

Durante su participación en el seminario “Shale en la Argentina: el futuro de Vaca Muerta”, organizado por la sede de Houston del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anticipó que a fin de año reverá el precio del barril subsidiado de petróleo que pagan las refinerías locales, que hoy es de US$ 54,9 para el Escalante y US$ 67,5 el Medanito. Con el cambio de gobierno, esos valores habían bajado ya US$ 10 y Aranguren había asegurado que era su intención que convergan hacia el precio del crudo a nivel internacional, aunque para cuidar el empleo ?especialmente en la Cuenca Neuquina? era necesario no eliminar los subsidios enteramente en una sola oportunidad. Ahora, según Télam, aseguró que en los últimos meses de 2016, discutirá con refinerías locales y operadoras del sector una revisión del programa de subsidios.

Además, desde Houston, el ministro consideró que “Argentina debe concluir lo antes posible la etapa de aprendizaje de los recursos no convencionales en Vaca Muerta, para lo cual es clave optimizar los costos de la logística y de la operación”, lo que podría hacer viable el desarrollo del shale con los nuevos precios internacionales e incrementar la producción petrolera argentina.

En ese sentido, consideró que “Argentina debe privilegiar el crudo local para evitar una reducción de empleos y una menor recaudación de impuestos”, y anticipó que el país podría “dejar de importar petróleo liviano en el 2016” para lograr la soberanía energética nuevamente. Por eso, sobre la reciente exportación de 200.000 barriles de crudo liviano, opinó que “hay que evitar que eso vuelva a suceder en el futuro para que ese crudo se venda a refinerías locales”, aunque aclaró que “los embarques al exterior de crudo pesado continuarán”.

En cuanto al gas, precisó que el objetivo es dejar de importar GNL “en cinco o seis años” y que a partir de entonces el país se provería con la oferta local y el saldo necesario que se importe desde Bolivia, por gasoducto. Por último, anticipó que el Gobierno evalúa enviar al Congreso un proyecto para “incentivar las inversiones petroleras”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés