Creció en noviembre

La industria opera por encima de los niveles de 2018-2019

Con el dato de noviembre, la industria acumuló trece meses consecutivos al alza en la comparación interanual

La producción industrial marcó un crecimiento del 4,8% mensual desestacionalizad
Agustín Maza Agustín Maza 06-01-2022
Compartir

Luego de una fuerte caída del 5% en octubre, la producción industrial marcó un crecimiento del 4,8% mensual desestacionalizado en noviembre último y se ubicó 11,2% por encima del nivel prepandemia de febrero de 2020. Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Luego de varias caídas consecutivas, la industria volvería a crecer en el acumulado de 2021 no sólo por encima de los niveles previos a la pandemia sino también por sobre 2018 y 2019. El porcentaje de crecimiento podría ser incluso superior al 15% que proyectaba hace unos meses el Gobierno, en línea con el proceso de recuperación general de la economía. 

En tanto, el Indice de Producción Industrial Manufacturero (IPI manufacturero) del organismo estadístico marcó en el anteúltimo mes del año pasado un alza del 10,1% en comparación al mismo mes de 2020.

Entonces, la industria acumuló trece meses consecutivos al alza en la comparación interanual, superando en 15% el nivel de noviembre de 2019 y en 10% el nivel del mismo mes de 2018.

“La industria aceleró su crecimiento interanual en noviembre y refleja el repunte de la actividad económica”, destacaron desde el Ministerio de Economía. Dicha suba fue traccionada por prendas de vestir, cuero y calzado; otro equipo de transporte; vehículos automotores; refinación de petróleo; maquinaria y equipo; productos textiles; productos de metal y químicos.

La producción manufacturera alcanzó en los primeros once meses del año pasado un crecimiento de 16,3% respecto de igual período de 2020 y de 6,4% respecto a los once primeros meses de 2019.

Por sectores

A su vez, en noviembre crecieron de forma interanual todos los sectores que integran el indicador que realiza el Indec con excepción de otros equipos, aparatos e instrumentos (-4,4%) y muebles y colchones (-1,1%).

El sector prendas de vestir, cuero y calzado lideró el crecimiento del mes (67,1%) y fue el de mayor aporte al crecimiento (+2,3 puntos porcentuales, o p.p.), seguido por otro equipo de transporte (66,6% interanual y un aporte de 0,2 p.p.).

También crecieron a dos dígitos vehículos automotores (22,9% interanual; aporte 1,0 p.p.), refinación de petróleo (18,7% interanual; aporte 0,6 p.p.), maquinaria y equipo (17,3% interanual; aporte 1,0 p.p.), productos textiles (15,2% interanual; aporte 0,3 p.p.), productos de metal (11,5% interanual; aporte 0,5 p.p.) y químicos (10,2% interanual; aporte 1,5 p.p.).

Por su parte, alimentos y bebidas creció 7,3% interanual, con aporte de 2,0 p.p. El incremento en ese segmento fue traccionado principalmente por la industria de galletitas, productos de panadería y pastas (14%) y preparación de frutas, hortalizas y legumbres (35,5%).

Sin embargo, la consultora LCG sostuvo que el subrubro carne vacuna, que explica el 9% de la categoría, “marcó en noviembre el noveno mes de caída interanual (-10,8%) posiblemente debido a las restricciones de comercio con el exterior, principalmente de bovinos hacia China”.

Según destacaron desde Economía, si se lo compara con noviembre de 2019, crecieron todos los sectores con excepción de refinación de petróleo (-0,3%). Los mayores aumentos se dieron en maquinaria y equipo (51,7%), otro equipo de transporte (42,7%), vehículos automotores (41,7%) y prendas de vestir, cuero y calzado (34,4%).

Expectativa empresaria

Por otra parte, el Indec realizó un relevamiento entre los empresarios sobre las expectativas para  el período diciembre 2021-febrero 2022. Sobre la demanda interna, el 43,3% de las compañías prevé que la misma no variará, mientras que el 23% cree que decaerá y el 33,7% anticipa una suba.

A su vez, el 50,4% de los empresarios considera que sus exportaciones totales no tendrán ningún cambio en dicho período, el 20,2% respondió que disminuirá y el 29,4% espera un aumento. En tanto, sobre cómo esperan que evolucionen las importaciones totales de insumos utilizados en el proceso productivo, el 52,3% respondió que no habrá cambios, el 14% que bajarán y el 33,7% que se incrementarán.

Por último, respecto a la dotación de personal, el 77,1% contestó que no habrá variación alguna, pero el 8,4% advirtió que disminuirá y el 14,5% aseguró que contratará a más trabajadores.

Cierre de 2021

Aún falta conocer en febrero próximo el último dato mensual de diciembre, aunque la consultora LCG proyectó un crecimiento de la industria que promedie el 16% anual, “que neteado de arrastre equivale a 5,1% de crecimiento interanual”.

Se espera un crecimiento algo más moderado en diciembre, explicado por los programas de crédito, y el aumento de consumo estacional hacia el final del año, contrarrestados por el menor dinamismo de la industria automotriz en este mes”, añadieron.

“La industria tuvo el mejor noviembre en 4 años”, dijo el director del Centro de Estudios para el Desarrollo (CEP XXI), Daniel Schteingart. Asimismo, comentó que datos adelantados de diciembre en base a consumo de energía arrojaron una expansión cercana al 15% contra diciembre 2019.

En ese sentido, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó: “Nuestros datos adelantados de diciembre son alentadores y nos anticipan que finalizamos 2021 con un crecimiento del 7% respecto a 2019”.

“Gracias a esta mejora, el empleo industrial también se recupera y ya supera en 40.000 puestos de trabajo los niveles de fines de 2019. Se había contraído en 46 de los 48 meses previos a fines de ese año”, concluyó el ministro.

Qué sucederá en 2022

Por su parte, Ferreres destacó que de cara al 2022 la producción local tiene aún espacio para expandirse si se comienzan a corregir los desajustes de la macro y se recupera un “marco de estabilidad” que coordine expectativas.

“Aún si esto no sucediera en el corto plazo, hay espacio para un cierto grado de rebote, por lo que para el año entrante anticipamos un leve avance, condicionado a que no empeore el contexto social y económico”, resaltaron.

Por otro lado, Fiel mencionó que “las perspectivas para 2022 hacen prever un desempeño industrial con escaso dinamismo”.

En las perspectivas de la industria para 2022 que realizó la entidad, gravitan factores tales como el acceso a las divisas para sostener la actividad, la persistencia de una brecha de cambio elevada, precios internacionales de commodities adecuándose a ajustes globales de las condiciones macro monetarias, ingresos reales de la población desafiados por la inflación, ajustes de la tasa de interés de política hacia niveles reales positivos, junto con una expectativa de crecimiento nulo o negativo de Brasil.

“Todo lo anterior permite anticipar un desempeño magro de la industria respecto al observado en 2021, con restricciones que se ciñen, oportunidades y ventajas que ya no se encontrarán disponibles, junto con nuevos desafíos relacionados con la búsqueda de una mayor inserción exportadora de la industria. Es esperable una mayor integración local de la producción”, concluyó el reporte de Fiel.
 

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés