El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

La industria cerró un año negro: - 4,6%

01-02-2017
Compartir

por Mariano Cúparo Ortíz

La actividad industrial mostró en diciembre, según Indec, una caída de 2,3% respecto al mismo mes del 2015. De esa forma, a pesar de que la caída fue mucho más moderada de lo que venían siendo las mermas interanuales en los meses previos, aun así la industria redondeó un desplome de 4,6% en 2016.

Un año pobrísimo, en el que no sólo la menor demanda de Brasil sino también la escasa demanda interna, por la pérdida del poder adquisitivo del salario, y por una construcción que nunca arrancó, fueron protagonistas.

Perdedora

De esta forma, la caída de la industria durante 2016 fue bastante superior a la del promedio de la economía, que según cierto consenso se estima en 2,5% para cuando estén los datos de diciembre. Otro dato: absolutamente todos los sectores tuvieron caídas en el acumulado. Esto convierte a la industria en una de los grandes perdedoras del actual modelo (también sus precios promedio crecieron por debajo del total).

Para la directora de Radar Consultora, Paula Español, “aun con cierta recuperación del PIB en 2017, la industria tiene futuro sombrío, más aun con política aperturista del Gobierno”. Para LCG, habrá mejoras pero con “evolución divergente”: algunos, relacionados con Brasil, obra pública y agro, recupera rán, y otros seguirán perdiendo.

Desempeños

En diciembre repuntó fuerte la exportación de automóviles y utilitarios, lo que llevó a este importante sector a una mejora interanual de 31,4% en el último mes del año (en el acumulado del 2016 cayó 8,3%). Los utilitarios fueron la vedette, con un incremento de 82,3% en su producción del mes. También hubo un desempeño con números positivos en la actividad productiva del sector alimentos (creció 1,9% en diciembre, aunque en el año fue -1,2%), incluida la carne roja, que a lo largo del 2016 protagonizó tal vez el capítulo más duro en la novela de la caída del salario real, ya que registró una merma del consumo de 4,6%. Un dato negro. Eso llevó a ese subsector a dar -3,2% en la producción anual. En buena medida, la mejora de la producción en alimentos se justificó por la molienda de soja: la producción de sus aceites y subproductos creció 28%. La construcción provocó algunos desempeños contradictorios, ya que el cemento mejoró 4,3% en su producción. Y eso en el contexto de un año que en realidad dio -9,7%, lo que podría ser visto como una noticia saludable para lo que se viene. Para el Indec la explicación de este alentador fenómeno se encontró en una mejora de las expectativas a futuro acerca del desempeño por venir en la actividad. Pero el resto de los materiales de construcción siguieron mostrando bajas importantes (-16,1% en diciembre).

Año oscuro

Luego, el mercado interno siguió provocando situaciones muy malas, tal como lo viene haciendo, en sectores como el textil. Ahí la baja fue otra vez estrepitosa en diciembre. Dio -27,4%, con -45,7% en hilados de algodón y -23,3% en tejidos. Noticias entre malas y pésimas, a las que el propio Indec se refirió al decir que “esta situación ha originado algunas paradas de planta en el mes bajo análisis”.

Las metálicas básicas siguieron dando números muy malos (fue el sector con peor desempeño del 2016), también de la mano de la construcción. El total del bloque cayó 12,6% en diciembre y 14,6% en el año. En particular la siderurgia dio -15,9% en diciembre y -17,8% en el acumulado. El Indec destaca que se espera un mejor desempeño para el futuro, de la mano de la automotriz, la construcción y la agroindustria. Y es tan cierto que esos sectores prometen arrastrar con su crecimiento como que esa misma promesa se viene publicando en los distintos EMI desde la edición de agosto, siempre con caídas sostenidas para la siderurgia.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés