“La IED puede mejorar en 2017, pero no veo nada en industria”

17-01-2017
Compartir

Entrevista a Andrés López, Economista y miembro de Argentina 2030

Por Mariano Cúparo Ortiz

Andrés López, integrante del Consejo Presidencial Argentina 2030, dialogó con El Economista acerca de sus visiones para el futuro cercano en materia de Inversión Extranjera Directa (IED).

¿Qué pasó en 2016 con la IED?

El Gobierno esperaba una recuperación significativa y esto se reflejó en esas señales promercado, pronegocios, que iban a generar un impulso que claramente no se vio. Y esto se ve en los números de IED que se conocen preliminarmente. En 2016 la IED fue menor que la de 2015, aunque esoescondeunatrampayaquehabía reinversión de utilidades a la fuerza porque no podían sacar la plata. Como sea, los datos de nuevos aportes no muestran un cambio significativo. Si uno quisiera saber porqué ocurre esto, por un lado tenés que no fue el mejor año para el mundo en IED. Según la UNCTAD, hubo una caída de 15% en la IED en 2016 contra el 2015. Luego, la recuperación de la IED lleva tiempo. Si el Gobierno emite un bono atractivo, tardo media hora en tomar una decisión. En cambio para instalar una fábrica me tomo un rato. Se buscan otras señales más duraderas sobre la evolución de la economía. Luego está el problema de que la economía no se recuperó en absoluto, el desempeño macro fue peor de lo esperado, lo cual suma incertidumbre. Tuviste problemas de indefinición en áreas como energía, que aun no se resuelven. Brasil tampoco alienta, lo cual es malo para la automotriz. Entonces es un cóctel de corto plazo que puede explicar por qué no se cumplieron las expectativas. También está el problema de largo plazo que es dOnde Argentina es atractiva para recibir inversiones. Eso es más difícil. Creo firmemente que el Gobierno tiene que intervenir en el desarrollo productivo. Pero el Gobierno anterior lo hacía de forma caótica y de corto plazo.

¿Qué cabe esperar para el 2017?

Argentina en el año que se viene es candidata para recibir inversiones en energía, si lo de Vaca Muerta funciona, también en renovables, en minería, en el agro, en servicios como informática, en servicios modernos, aunque no significan tanto en dinero porque son oficinas con computadoras, en el mundo automotriz, donde ya hace mucho que venimos operando, la construcción... pero fuera de eso, ¿qué hay? ¿Dónde están las oportunidades? A eso el Gobierno lo tiene claro y están trabajando desde varios lados más allá de lo que Argentina puede traer per se si la economía funcionadeunamaneranormalylos inversores creen que las reglas que puso este Gobierno van a durar. En el mundo industrial no veo que vayan a ocurrir cosas demasiado excitantes. Porque tenés incertidumbre sobre lo que pasa en Brasil, el tipo de cambio no es favorable para esos sectores y está pendiente ver qué estrategia va a seguir el Gobierno en materia comercial. Es probable que la IED en 2017 sea mejor que la del 2016 pero concentrada en energía, construcción y sectores primarios.

¿Davos le genera alguna expectativa especial?

Davos es un como un concurso de belleza. Como mínimo tenés que ir, estar más o menos lindo. Si no vas, o si vas e insultás a todo el mundo, bueno...Pero de cualquier forma si vas competís con otros cien que van a hacer lo mismo. Podés ir a hablar, contar lo que vas a hacer, lo bueno que sos, pero para mí son cosas que sirven para no quedar afuera. Decir “estoy acá”. Es para alinearte con los demás y no seguir haciendo barbaridades. Es ir al colegio y no pegarle a los profesores. No mucho más que eso. Eso sobre el Davos de este año. En cambio, el Davos que se planea en Argentina puede ser otra cosa. Ahí atraés de otra forma. Como el mundial. Viene la gente y tiene la oportunidad de conocer mejor y interactuar. Eso potencialmente puede ser una actividad que marque una diferencia.

Habló de intervenir en el desarrollo productivo. ¿La Agencia Nacional de Inversiones debe direccionar la IED hacia sectores estratégicos?

Direccionar no es una palabra que me guste porque suena soviético. Lo que se ve es que la promoción de inversiones en otros países muestra claro que se fueron especializando. Vos entrás a casi cualquier agencia de inversión y te va a decir “Suecia es bárbaro pero más bárbaro en los sectores X, A, B, C y D”. Y eso se puede implicar que te den dinero específico para hacer negocios en esos sectores o que simplemente te anuncien que esas son las actividades más importantes. Y no es que las agencias están sentadas esperando a que toques la puerta. SienFinlandiadicenqueestá bueno invertir en cloud computing, entonces la agencia de Finlandia va a tocar la puerta a empresas del sector y le dicen “vení para acá, a ver cómo te podemos ayudar”. Y no es sólo atraer a los nuevos. Las agencias en el mundo están en el juego de que la gente que está reinvierta y expanda los negocios. Eso después puede involucrar dar subsidios o no. Pienso en instrumentos no mandatorios sino de incentivar. Pero como mínimo la tarea de promoción, inteligencia comercial, asistencia, etcétera. Nunca se me ocurriría prohibir inversión en algún sector. No me parece mal que venga alguien a hacer negocios en Puerto Madero mientras no le den un subsidio para eso. El punto es que los países hoy están planteando cómo la IED puede contribuir al desarrollo nacional de manera activa. ¿Puede la IED ayudar a diversificar el patrón exportador o a mejorar la productividad? ¿Puede ayudar a desarrollar proveedores locales que puedan también exportar? Eso se plantean hoy las agencias de inversión y eso no significa planificar la economía al viejo estilo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés