Ley de Abastecimiento

Feletti advirtió que si no se sella un acuerdo habrá precios "máximos no consensuados"

El secretario de Comercio Interior amenazó con la ley de Abastecimiento para avanzar con "políticas de precios máximos no consensuadas".

Ferletti indicó que, de no haber acuerdo, aplicará la ley de Abastecimiento.
15-10-2021
Compartir

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, advirtió hoy que si no se llega a un acuerdo con los productores y comercializadores de alimentos a más tardar el próximo lunes se avanzará con “políticas de precios máximos no consensuadas”, a la vez que anticipó que luego de los alimentos se buscará extender esta política a otros sectores.

"Yo espero cerrar este acuerdo y ponerlo operativo el lunes, sino aplicaremos las leyes. Quiero evitar eso", afirmó Feletti esta mañana en declaraciones radiales.

"Dicen (las empresas productoras) que hoy van a hacer una contraoferta, nosotros la vamos a evaluar y el lunes nos sentaremos a cerrar el acuerdo", agregó el funcionario.

De no mediar acuerdo, Feletti anticipó que se aplicará la ley de Abastecimiento y la Secretaría tendrá que avanzar con "políticas de precios máximos no consensuadas". "Evidentemente si no se llega a un acuerdo vamos a tener que aplicar las leyes, que yo trataba de impedir porque yo creo en los acuerdos sociales", señaló el secretario, quién detalló que las mayores resistencias se perciben en los productores, más que en los comercializadores.

Acerca de la reacción empresarial a la medida, Feletti manifestó que el intento de ordenar una política de precios "genera malestares", tras lo cual añadió: "si hay malestar en los empresarios, más lo hay en el pueblo".

Asimismo, el secretario de Comercio Interior anticipó la intención de avanzar con acuerdos en otros productos: "Queremos evitar frustraciones por una escalada de precios en lo inmediato en los alimentos, después vamos a avanzar en otros sectores", señaló.

Según Feletti, el desafío más inmediato es "garantizar el abastecimiento y los precios para un buen nivel de consumo en este último trimestre". "Yo he hablado con los empresarios del sector, tanto los comercializadores como los productores, y les plantee que ganen por cantidades y no por precios. No se les está pidiendo que pierdan plata, sino que baje el peso de la canasta alimentaria en los salarios", dijo el titular de la Secretaría de Comercio Interior.

Por su parte, el secretario explicó que la decisión de retrotraer los precios al 1 de octubre responde a que se ha registrado una "variación muy grande" en algunos productos entre el 1 y el 13 de octubre, y que la proyección de inflación de este mes "volvía a dar la situación de septiembre" que marcó un 3,5% según datos difundidos ayer por el Indec.

"Un detergente lavavajillas de $124 subió a $226 con un 82% de aumento. Unas servilletas de 140 unidades de $135 subió a $171, casi 27%, hubo otros aumentos por arriba del 10%", mencionó como ejemplo.

"Yo lo que quiero impedir es que alguien en los próximos meses, sobre todo en los períodos cercanos a las fiestas, tenga que dejar un producto en la góndola o en la caja porque no puede pagarlo, en un momento en que Argentina necesita alegría", afirmó.

Respecto de la concentración de mercado, el secretario reveló que es una cuestión que se está "revisando" y que se trata de una "política a mediano plazo".

"Entre oferentes y comercializadores no hay más que una treintena de empresas que abarcan más de la mitad del mercado, cerca de los dos tercios", indicó el funcionario.

Desde la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y el Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA) emitieron un comunicado sobre el congelamiento en el que señalaron; "asumimos el compromiso de notificar a las autoridades sobre incumplimientos en materia de precios, condiciones generales o abastecimiento". Agregaron que esto requiere "respuesta oportuna de su parte para seguir acompañando las medidas, a fin de deslindar responsabilidades, puesto que el sector no es el formador de los precios".

Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman, consideró que los congelamientos de precios "son aspirinas que funcionan un ratito, calman el dolor pero la enfermedad sigue, es un deja vú de seguir haciendo lo mismo y queremos resultados diferentes, eso no es posible". 

Afirmó que "nunca hubo un plan antiinflacionario y por eso Argentina sigue siendo la mosca en la sopa de la región" porque países limítrofes tienen "la inflación más baja de un dígito y nosotros tenemos en los últimos 70 años un promedio de 100% de inflación anual, o sea que el problema no está afuera, lo tenemos nosotros".

Consultado sobre las medidas para contener los precios que lleva adelante el Gobierno, dijo que "no es autoritarismo, se dialoga mucho con este Gobierno; el Gobierno de (Mauricio) Macri nunca recibió a la Cámara de Comercio en cambio con el presidente Fernández y los ministros nos reunimos un montón de veces".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés