“Este podría ser el blanqueo más barato”

05-01-2017
Compartir

Entrevista a César Litvin, Socio fundador de Lisicki, Litvin & Asociados

Gracias al impuesto a los bienes exteriorizados durante el blanqueo en curso, el Gobierno logró cumplir su meta fiscal de 2016 y podría sobrecumplir la de este año. En ese sentido, César Litvin, socio fundador de Lisicki, Litvin & Asociados celebra los resultados del sinceramiento y asegura a El Economista que “va a haber un exceso de recaudación”.

¿Qué efecto va a tener el blanqueo en términos de recaudación impositiva?

Los US$ 98.000 M exteriorizados antes no estaban pagando impuesto a las Ganancias ni Bienes Personales. Ahora, esos fondos van a pagar por las ganancias que tengan entre el 22 de julio y el 31 de diciembre y Bienes Personales salvo que lo tengan invertidos en títulos públicos argentinos en nombre de personas físicas, que no es el caso de la mayoría que ingresó. Es decir que, salvo una pequeña parte que está exenta, una minoría, el resto de estos activos que se han exteriorizado amplían la base de imposición enormemente.

¿Cuánto le agrega eso a la recaudación que ya estaba estimada sin contar esos resultados?

Creo que le agrega muchísimo, porque las estimaciones que se hicieron del blanqueo eran mucho más prudentes. El Presupuesto 2017 se terminó de hacer en el Ministerio de Hacienda y Finanzas y se presentó al Poder Ejecutivo el 15 de septiembre. Para entonces, era muy baja la exteriorización, con lo cual no creo que hayan estimado más de US$ 50.000 M, y en ese caso, estarían duplicando las expectativas de exteriorización. Y en realidad, todavía no terminó. Porque todo lo que se exterioriza en marzo, no obsta que paguen Bienes Personales al 31 de entrevista César Litvin diciembre de 2016. Creo que va a haber un exceso de recaudación. Por eso es que entiendo que el ministro de Hacienda (Nicolás Dujovne) dijo que va a tratar de bajar el déficit presupuestado para 2017.

¿Cuánto de esa recaudación adicional es un ingreso extraordinario y cuánto se convertirá en flujos permanentes?

Lo que es extraordinario es el impuesto especial, que recaudó $ 106.000 M y que va al pago a jubilados. Entra y sale, no ingresa a las arcas del Tesoro. Lo otro no es extraordinario, ya queda y amplía la base de imposición.

¿Qué hace falta para desincentivar la evasión fiscal y evitar que sea necesario un nuevo blanqueo más adelante?

Hay que tener un trabajo con sectores en los que se manejan márgenes de evasión muy importantes. Que este sea el último blanqueo es difícil decirlo, pero yo diría que podía ser el más barato si es que llegara a haber otros. Desde el lado impositivo, como anunció el nuevo ministro de Hacienda, hay que tratar de bajar la carga fiscal laboral, que es enorme en Argentina y que nos hace perder competitividad. Cuanto más cargas fiscales y presión tributaria, más premio hay para el evasor. A medida que se reduce la carga fiscal, disminuye el premio.

El Gobierno planteó que este año intentará llevar adelante una reforma tributaria integral. Más allá de lo que se conoce que buscará modificar, ¿qué otra modificación le parecería que debería tener la estructura impositiva actual?

Habría que pensar en un incentivo a la capitalización en bienes de activo fijo en las empresas. Hay mecanismos tributarios para incentivar a que la industria se equipe en maquinaria de mejor tecnología en lugar de esperar cinco o seis años a través, por ejemplo, de amortizaciones aceleradas, quizás en un año. La asignatura pendiente de la última década es la inversión, y esto ayudaría a que los empresarios inviertan en bienes de capital de sus propios y generaría un efecto multiplicador sobre la oferta, con lo que de alguna manera también estás combatiendo la inflación.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés