El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

“Es una moratoria generosa”

Entrevista a Diego Fraga, especialista en Derecho Tributario. RCTZZ Abogados.

16-06-2016
Compartir

Si bien es identificada con las iniciativas de pago de deudas a jubilados y de blanqueo de capitales, la superley que comenzó a debatirse ayer en Diputados incluye varios otros aspectos. Entre ellos, el Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados ?como dio en llamar al proyecto el oficialismo? dispone una moratoria impositiva, que abarca obligaciones tributarias, de la seguridad social y aduaneras.

Por el plazo que dispone (contempla obligaciones vencidas hasta el 31 de mayo, mismo día de la presentación del proyecto) y sus términos hay quienes dicen que se trata de una moratoria muy generosa. ¿Qué impresión le da a usted?

Sí, es bastante generosa. Es común que cuando sale algún régimen de exteriorización de activos o blanqueo ?salvo en el último, de los Cedin? salga además una moratoria, porque por un lado estás beneficiando a los que tenían los bienes ocultos y por otro dándole también un beneficio a los que no tenían bienes ocultos pero cometieron alguna infracción tributaria. Esta moratoria es generosa, pero no tiene nada raro. Condona las multas, las sanciones penales y los intereses también tienen una condonación interesante: no pueden exceder, en ningún caso, el 75% del capital adeudado. Además, hay una reducción de 15% de la deuda consolidada si se paga al contado.

¿Estos términos anticipan un alto acogimiento entre los deudores?

Para el contribuyente que está litigando en una determinación de oficio, en el Tribunal Fiscal o en la Justicia es una oportunidad para cerrar el tema. Implica quitarse de encima un problema que a veces no se sabe cómo puede terminar, porque por más que uno crea que tiene razón y tenga todos los elementos para ganar la contienda, puede pasar que no fallen a favor porque muchas cosas dependen de la interpretación. Creo que muchos contribuyentes ven que el plan de pago que trae la moratoria es bastante generoso (hasta 60 cuotas con un interés de 1,5% mensual) y pueden preferir sacarse el problema de encima que asumir el riesgo de que les fallen en contra.

¿La moratoria puede ser significativa en términos de dinero?

Como tiene muchos atractivos es probable que ingrese un dinero importante para el Estado. Hay muchos temas que están en discusión en distintas instancias y el Fisco en lugar de esperar a cobrar por todo eso, si el contribuyente ingresa en la moratoria, ya lo va a empezar a cobrar y se va a ahorrar el dinero de seguir litigando. Algunos, además, regularizarán deudas de muchos años. De todos modos, el dinero no entra todo junto: hay un anticipo de 5%.

¿Hay un nivel alto de incumplimiento de estos items que incluye la moratoria?

Es muy difícil estimar ese número. Creo que, en general, el incumplimiento suele ser más o menos parejo a lo largo de los años. Lo que sí suele ocurrir es que cuando la situación económica está más complicada, cuando no es una época de bonanza, al primero que se le deja de pagar es al Estado a través de los impuestos. El contribuyente se financia con el Fisco. En ese sentido, es probable que el grado de incumplimiento sea alto en este momento porque estamos en una situación económica delicada.

¿La posibilidad de saldar las deudas con la seguridad social que ofrece la ley podría impactar en el empleo registrado?

No lo creo. Hubo algunas moratorias anteriores que incluían una especie de blanqueo para empleados que no estaban registrados, pero esta no lo trae. Lo que sí permite es que a los que tienen deuda con la seguridad social, con algunas excepciones (no se incluyen deudas con el sistema de obras sociales ni con el régimen de riesgos del trabajo), regularicen a los que ya están en el sistema.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés