El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 12°C

“El mercado está comprando una baja del IPC importante”

18-10-2016
Compartir

La semana pasada, dice Miguel Kiguel en su tradicional informe de todos los lunes, “el Gobierno redobló la apuesta y tuvo gran éxito al buscar financiamiento en pesos a tasa fija, esta vez a 7 y 10 años, para extender los plazos del bono a 5 años al 18,2% que colocó hace apenas tres semanas”. El mercado, agrega, “volvió a mostrar gran interés y se colocaron a la par $ 22.800 millones a 7 años al 16% y $ 53.600 millones a 10 años al 15,5%”.

Así, el Gobierno logró de este modo seguir extendiendo la curva soberana en pesos a tasa fija y lo hizo a tasas que eran impensadas sólo unos meses atrás. “Es importante que la curva se mantuviera invertida, con tasas de interés más bajas para plazos más largos, lo que indica que el mercado está 'comprando' una baja de la inflación importante para los próximos años. En otras palabras, los inversores sacrifican algo de rendimiento en los primeros dos o tres años que esperan recuperar con creces en los años siguientes cuando la inflación llegue a un dígito”, explica.

Un buen equipo Agrega Kiguel que “el éxito del Gobierno en estas colocaciones es ciertamente compartido con el BCRA. Si bien (Alfonso) Prat- Gay y (Luis) Caputo tuvieron la visión de que esta transacción se podía hacer y que iba a ser exitosa, hubiera sido imposible colocar estos bonos si el mercado no estuviera convencido de que (Federico) Sturzenegger va a hacer todo lo que sea necesario para que la inflación llegue a un dígito lo antes posible”.

Esta curva en pesos a 10 años anticipa el titular de Econviews, “se convertirá más temprano que tarde en la referencia de tasas para el mercado de crédito local, que comenzará a desacoplarse de la tasa de política monetaria del BCRA”. Es decir, la curva soberana comenzará a ser la base sobre la que los bancos construyen su tasa de préstamos personales, prendarios o hipotecarios, agregándole sus primas de riesgo crediticio, operativo, encajes e impuestos. “En poco tiempo podremos ver hipotecas en pesos a tasas inferiores de entre 15% y 20%, y empresas que encontrarán más ventajoso endeudarse a largo plazo que a corto”, palpita Kiguel.

El hecho de que el Gobierno esté desarrollando el mercado de pesos, tanto a tasa fija como en instrumentos ajustables por CER (o UVA, como lo llaman ahora) es central para reducir la vulnerabilidad financiera del país en caso de que enfrente shocks externos, dice y agrega: “Una de las fortalezas de muchos países emergentes ha sido el hecho de que pudieron sobrellevar una fuerte depreciación de sus monedas sin que eso implique un aumento en el ratio de deuda pública a PIB. Con estos nuevos bonos, Argentina va en la dirección correcta”.

Un dato positivo adiciones es que, “con esa emisión el Gobierno prácticamente cerró el programa financiero de este año”. Esto incluye, agrega Kiguel, unos US$ 5.000 millones para cumplir con el margen de financiamiento con el Banco Nación, que establece un máximo de 30% de los depósitos públicos en la entidad y que había quedado afectado tras una caída de los mismos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés